Una estrella del tenis chino acusó de abuso sexual a un ex funcionario político de su país

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Peng Shuai en acción: su acusación sacudió el poder político chino
Peng Shuai en acción: su acusación sacudió el poder político chino

Peng Shuai, una estrella del tenis profesional, acusó públicamente a un ex viceprimer ministro de China de agresión sexual, encendiendo una tormenta de atención en línea a una acusación #MeToo que por primera vez tocó los pináculos del poder del Partido Comunista.

Peng hizo la acusación en un post el martes por la noche en su cuenta verificada en Weibo, la versión china de Twitter. En él, describió una agresión que inició una relación consensuada intermitente con Zhang Gaoli, quien de 2013 a 2018 formó parte del Comité Permanente del Politburó del PC, el máximo órgano de gobierno en China.

El post fue eliminado en cuestión de minutos, pero las acusaciones se extendieron por la fuertemente controlada Internet del país, alimentadas por la fama de la acusadora y el acusado. Las búsquedas de su nombre e incluso de la palabra “tenis” parecían estar bloqueadas, lo que refleja la extraordinaria sensibilidad que existe en China a la hora de hablar de la mala conducta de los líderes del partido.

Zhang Gaoli, ex viceprimer ministro chino entre 2013 y 2018
Zhang Gaoli, ex viceprimer ministro chino entre 2013 y 2018


Zhang Gaoli, ex viceprimer ministro chino entre 2013 y 2018

“El impacto del #MeToo se ha ido acumulando durante tres años”, dijo Lü Pin, una activista que fundó el ahora prohibido foro online chino Voces Feministas, en una entrevista telefónica desde Nueva Jersey, donde ahora vive. “Cuando las primeras mujeres empezaron a hablar de sus experiencias hace tres años, nadie podía imaginar que llegaría a este nivel”.

Las acusaciones de Peng no han podido ser corroboradas. En su post, reconoció que no podría presentar pruebas de su acusación, sugiriendo en un momento dado que Zhang había expresado su preocupación de que pudiera grabar sus encuentros.

El Consejo de Estado, órgano de gobierno de China, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. No se ha podido contactar con ella para que haga comentarios.

Las autoridades ya han acusado a funcionarios del gobierno de conducta sexual inapropiada, a menudo en relación con investigaciones sobre corrupción. Sin embargo, nunca antes se había formulado públicamente una acusación de conducta sexual indebida contra un dirigente político de tan alto nivel como Zhang.

“Estas acusaciones no son chocantes en cuanto al fondo, pero sí en cuanto al objetivo”, escribió Bill Bishop, fundador de Sinocism, un boletín sobre asuntos chinos.

Economista de formación, Zhang, que ahora tiene 75 años, ascendió en las filas del partido y del gobierno. Fue gobernador de la provincia costera de Shandong y, posteriormente, secretario del partido en Tianjin, la ciudad portuaria de ámbito provincial situada en el mar de Bohai. Como viceprimer ministro entre 2013 y 2018, fue uno de los siete miembros del Comité Permanente del Politburó, dirigido entonces, como ahora, por el líder de China, Xi Jinping.

La china Shuai Peng durante el Abierto de Australia 2020
GREG WOOD


La china Shuai Peng durante el Abierto de Australia 2020 (GREG WOOD/)

“Sé que para alguien de tu poder, viceprimer ministro Zhang Gaoli, has dicho que no tienes miedo”, escribió Peng en su post, “pero aunque sólo sea yo, como un huevo que choca contra una roca, o una polilla a la llama, cortejando la autodestrucción, diré la verdad sobre ti”.

Las mujeres que trabajan en los medios de comunicación, en las universidades y en el sector privado de China han presentado acusaciones de acoso y agresión sexual, pero han tenido que enfrentarse a la represión en los tribunales y a la censura en Internet.

En China, dicen muchas mujeres, sigue existiendo una arraigada tradición patriarcal de utilizar los puestos en las empresas o en el gobierno para obtener favores sexuales de las subordinadas o de otras mujeres. En 2016, la principal agencia fiscal del país enumeró el intercambio de “poder por sexo de forma imprudente” como uno de los seis rasgos de los altos funcionarios acusados de corrupción.

La acusadora en otro caso de acoso de alto perfil, Zhou Xiaoxuan, publicó una nota en la que expresaba su simpatía por Peng, lo que ilustra la amplitud con la que se conoció la acusación a pesar de la censura. “Espero que esté sana y salva”, escribió.

Zhou, que en 2018 acusó a un prominente presentador de televisión de acoso sexual cuatro años antes, surgió como pionera del incipiente movimiento #MeToo de China y también como víctima de los desafíos sociales y legales a los que se enfrentan las mujeres que denuncian. En septiembre, un tribunal de Pekín dictaminó que había “presentado pruebas insuficientes” para demostrar su caso contra el presentador, Zhu Jun, que la ha demandado por difamación.

Zhang se retiró en 2018, cuando, según el relato de Peng, ambos retomaron una relación que había comenzado cuando él servía en Tianjin, lo que habría ocurrido entre 2007 y 2012. Peng dijo que Zhang la había agredido por primera vez después de invitarla a jugar al tenis con él y su esposa. “Nunca consentí esa tarde, en la que estuve llorando todo el tiempo”, escribió, sin especificar cuándo ocurrió exactamente la agresión.

Por aquel entonces, estaba en pleno auge de su carrera profesional, que la llevaría a ocupar el número 1 del ranking de dobles de la Asociación de Tenis Femenino en 2014 y a alcanzar el puesto 14° como jugadora individual.

Con su compañera de dobles, la taiwanesa Hsieh Su-wei, ganó el campeonato de Wimbledon en 2013 y de nuevo el Abierto de Francia en 2014. Ese año, jugando en individuales, llegó a las semifinales del Abierto de Estados Unidos. Se mantiene en el puesto 189° en individuales y 248° en dobles, jugando por última vez en el Qatar Total Open en febrero de 2020, según la WTA.

Fue una de las atletas que rompió con el sistema deportivo del país, que obliga a la mayoría a entrenar con entrenadores estatales y a devolver al Estado la mayor parte de sus ingresos, incluso los procedentes de avales. También fue una de las primeras en llegar a un acuerdo que le permitiera entrenar y viajar por su cuenta y quedarse con una mayor parte de los ingresos.

Su post siguió circulando en capturas de pantalla y otros mensajes incluso después de ser borrado, un testimonio de la resonancia que acusaciones como la suya tienen en la sociedad china.

“La censura no funciona”, dijo Lü, la activista. Añadió que, aunque era importante que la gente debatiera el tema, “cambiar la política es lo más difícil”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.