La esposa de Pecci pide firmeza y no claudicar ante los males de la "sociedad corrupta"

·2  min de lectura

Asunción, 10 may (EFE).- La periodista paraguaya Claudia Aguilera aseguró este miércoles, cuando se cumple el primer aniversario del asesinato de su esposo, el fiscal antimafia Marcelo Pecci, que la vida y muerte de su esposo exige ser "firmes y fuertes" y llamó a "no claudicar ante los males" de "esta sociedad corrupta".

En sus primeras declaraciones en persona desde el atentado que acabó con la vida del funcionario judicial en una isla del Caribe colombiano, Aguilera señaló que hace un año se perdió no sólo "a un gran fiscal, sino un hombre útil para la sociedad, un hombre que buscaba ser mejor cada día".

"Perdimos a un gran padre de familia y a un amoroso esposo, por eso hoy cuando me toca exigir la verdad sobre su asesinato y duras condenas para sus sicarios, pido también una verdadera lucha contra el narcotráfico y contra el crimen organizado", dijo en un mensaje que leyó con tono pausado y a veces con la voz entrecortada.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Sin embargo -confesó-, no quedo conforme, pues Marcelo Pecci merece mayor justicia".

En ese contexto, afirmó que su familia "quedó amputada" porque su esposo y padre de su hijo "hacía bien su trabajo", hecho que pidió no sea un desaliento, sino un verdadero compromiso.

"Por eso mi clamor lo dirijo a las autoridades de Colombia, a la Fiscalía paraguaya, a los Gobiernos, a los políticos, a la sociedad entera: Anhelo que la vida de mi esposo no sólo deje un mensaje en el ámbito judicial; la justicia para Marcelo Pecci será convertirlo en una inspiración diaria", sentenció.

"La vida de Marcelo -continuó- y su muerte nos exige ser firmes y fuertes. No claudicar ante los males que rozan nuestras espaldas en esta sociedad corrupta".

Aguilera asistió a un acto en el que fue presentado un avión de la extinta Líneas Aéreas Paraguayas (LAP) que fue restaurado gracias a un proyecto que impulsó Pecci y tuvo eco entre autoridades, exempleados de la compañías y empresas privadas.

En su discurso, Aguilera pidió a los presentes hacer un compromiso en su nombre y en el de su "amado hijo Marcelito": "Seamos verdaderamente buenos en el servicio público, amemos de verdad a nuestras familias, honremos a nuestros padres, cuidemos a nuestros hijos y mascotas, trabajemos en favor de nuestro país, porque de verdad lo necesita", acotó.

Además, rogó a las personas que sean mejores seres humanos y que, "por encima por las adversidades", estén agradecidos con Dios.

Pecci, uno de los fiscales antimafia más importantes de Paraguay, fue asesinado por sicarios cuando se encontraba en una playa de la isla de Barú, próxima a la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, celebrando su luna de miel con Aguilera.

(c) Agencia EFE