Esperan un duro primer round en la final femenil

Sebastián García M.

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- La noche de este viernesse disputa el primer capítulo de la gran final de la Liga MX Femenil, entre el América y las Tigres, en el Estadio Azteca.

Las Amazonas, como principales candidatas al título del Apertura 2022, quieren pegar primero de visita.

Sin embargo, las Águilas han venido de menos a más y —luego de dejar en el camino a las Chivas, su acérrimo rival y actuales campeonas del futbol femenil— llegan como serias contendientes para alzar el campeonato.

Ángel Villacampa, estratega de las azulcrema, disputa su primer torneo en el futbol mexicano. Después de varios obstáculos y problemas internos durante la fase regular, el estratega español ha hecho de las Águilas un muy duro rival.

"Hay que creer en los proyectos, debemos tener paciencia", asegura el europeo. "Lo más importante era entender al club que representamos. Ha habido momentos que nos hicieron crecer desde el vestuario".

En el bando felino, la canadiense Carmelina Moscato vive también su primera temporada al frente del conjunto norteño, que está en busca de su quinta estrella en la Liga.

"Hay equipos muy buenos y esta final tiene a los dos que más crecieron", afirma la norteamericana. "Espero una final muy intensa y tenemos que hacer un gran partido para vencer al América".

El escenario de esta noche será el Azteca, que tendrá una gran entrada. Los boletos tuvieron promociones y un costo accesible. Las Águilas quieren tener, como sea, a su afición para que las aliente.

Tigres regresa a una final después de un año, mientras las de Coapa no lo hacían desde el Apertura 2018, certamen que conquistaron, precisamente, contra las felinas regiomontanas.

Revancha para las de Moscato o consagración para el proyecto de Villacampa.