Espera Talavera su oportunidad con inagotable paciencia

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 29 (EL UNIVERSAL).-Es el año 2003 y Alfredo Talavera ve, estudia e imita. No entiende cómo Oswaldo Sánchez, titular consagrado con las Chivas, se deshace al entrenar, se prepara como bestia, no da pelota por perdida... y es un entrenamiento.

Talavera, el nacido en La Barca, Jalisco, sonríe y trata de imitarlo, se lanza por todo, no lo iguala —por ahora—, pero sabe que su momento llegará. Y su momento llegó.

Alfredo Talavera tiene la cualidad de la mayoría de los porteros suplentes: la paciencia.

La tuvo, aguantó firme detrás de Oswaldo, se fue de Chivas a Tigres, donde fue suplente de Oscar Pérez y en Toluca tuvo que esperar a que el histórico Hernán Cristante se fuera del club para tener la suya, y ya cuando la tuvo, nunca la soltó.

Alfredo Talavera parece portero, se mueve como portero y es un portero completo; tuvo la oportunidad de demostrarlo con los Diablos Rojos cuando fue clave para el campeonato del Bicentenario 2010.

Y la Selección llegó y también tuvo que volver la paciencia. Talavera ha tenido la mala suerte de vivir en la era de Guillermo Ochoa, la mala fortuna de estar detrás de uno de los porteros considerados históricos en el futbol mexicano.

Aguantó la banca en Brasil 2014 y después en Rusia 2018. Hoy, en Qatar 2022, parece que deberá aguantarla de igual forma.

En Pumas fue líder, figura y ahora en el FC Juárez sigue demostrando que, a pesar de sus 40 años, sigue vigente. Paciencia, aguante, ese es el destino del portero suplente, que a pesar de todo, debe estar preparado, listo, al 100 por ciento si es que es requerido de emergencia.

Perfil

Alfredo Talavera es el futbolista más veterano de la Selección Mexicana.

Edad: 40 años.

Club: FC Juárez.

Posición: Portero.

Juegos en el Tri: 39.

Mexicanos en Europa

A pesar de una expulsión, el cuadro de Javier Aguirre rescató el punto.

Gerardo Arteaga anotó su primer gol en la temporada de la Liga belga.