Esperó cuatro horas a Lionel Messi en París y consiguió una foto con él por ser argentino

·2  min de lectura
Alain Possiel cumplió un anhelo difícil: tener una foto con su ídolo, Lionel Messi; la espera de cuatro horas ante el hotel de París valió la pena.
Instagram @alainpossiel

Por su nombre, perfectamente podría ser francés. Pero haber nacido en Wanda, es decir, en Argentina, le reportó algo que tal vez un francés no podría lograr ni siquiera ahí, en París: una foto con Lionel Messi. Alain Possiel es compatriota del nuevo crack de Paris Saint-Germain, y así como según la canción los cordobeses no necesitan llevar documentos gracias a su acento, al muchacho misionero no le hizo falta un pasaporte especial: con sólo decir que era argentino, consiguió lo que había anhelado largamente.

Tanto, que había pasado cuatro horas a la vera del ingreso al hotel donde se hospeda Messi en la capital francesa. Con su papá, Alain esperaba la vuelta del capitán del seleccionado, que venía de brillar con tres goles a Bolivia en Buenos Aires por las eliminatorias para el Mundial de Qatar. Tras la larga guardia, hubo recompensa. Apareció una camioneta negra, de ella salió Lionel, el chico le dijo que era argentino, y el rosarino lo miró a los ojos y aceptó la foto. Inmortal para Alain.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“EL MEJOR MOMENTO DE MI VIDA. NO PUEDO MÁS”, escribió Possiel en Twitter, así, en mayúsculas, con las etiquetas “#MESSI” y “#GOAT” (acrónimo que en inglés significa “el más grande de todos los tiempos”). No pudo abrazar al 10 argentino, el 30 de PSG, por la cuestión sanitaria, pero esa imagen será enmarcada bien grande para quedar guardada en su casa. Pensaba verlo en el partido de este sábado, contra Clermont en el Parque de los Príncipes por la Ligue 1, pero Messi no lo jugará. El delantero afrontaría el próximo miércoles su segundo compromiso en el club francés, frente a Brugge y en Bélgica, por la Champions League.

Alain atiende una barra en España, donde está viviendo, pero lo que le permitió tener una foto con su ídolo es haber nacido en Wanda, localidad minera cercana a Puerto Iguazú. A 10.000 kilómetros de ahí, entre los lujos del barrio más distinguido de la gran París, su pasaporte invisible le facilitó la que siente como la vivencia más fuerte de sus 23 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.