Los errores defensivos de River, una alarma latente que ahora le costó una eliminación

·4  min de lectura
Marcelo Gallardo no pudo contenerse ante el error de Paulo Díaz
LA NACION/Mauro Alfieri

Paga un precio muy elevado ante cada error. No es la primer vez que le sucede. Por eso, la alarma frente a este escenario. Lo más complejo es que en esta oportunidad le costó una eliminación a River. Quizá por eso Marcelo Gallardo no pudo contenerse al ver qué había pasado y se le escapó una expresión que él jamás se permitiría en público. Es que el error de Paulo Díaz que intentó salir jugando y perdió la pelota ante Facundo Colidio que después definió y puso el 2-1 para Tigre, resultó demasiado, tanto que lo dejó afuera de la Copa de la Liga Profesional.

En el Monumental se congelaron las almas cuando advirtieron que Díaz perdió el balón ante Colidio y mucho más cuando el defensor chileno no pudo contener al atacante de Tigre porque se resbaló en su intento de recuperar el balón. La carrera resultó un sufrimiento y la definición ante Armani mucho más. Por eso Gallardo quedó en el centro de la escena: las cámaras lo tomaron al entrenador de River y se lo pudo ver de espaldas a la cancha, tomado del techo del banco de los suplentes. Al darse vuelta soltó: “La p... madre. No te lo puedo creer”.

El error de Paulo Díaz

El rosto de la gente marcó la misma frustración que la del entrenador al ver cómo se movió el equipo defensivamente. Es que no es la primera acción que le cuesta caro. Hace un par de días sufrieron por una falla de González Pirez en el último partido del torneo, contra Platense. En ese partido Centurión se la jugó corta sobre el sector derecho en una salida del fondo y el zaguero, de primera, la pasó al medio sin destinatario claro: Emanuel Mammana intentó cubrir el balón creyendo que iba a intervenir el arquero, pero no sucedió. Horacio Tijanovich la punteó y Brian Mansilla definió para el empate 1-1.

El desacople ante Platense

La más significativas de las fallas y que comenzó a encender las alarmas sucedió en el clásico con Boca. También en esa oportunidad fue González Pirez el protagonista y por la séptima fecha de la Copa Liga Profesional. El defensor confió en que un pase Luis Vázquez tendría como destino las manos de su arquero y cubrió el balón de Sebastián Villa que estaba al acecho. Pero Armani estaba lejos, tardó en interpretarlo y Villa lo presionó de tal manera que provocó su caída, después eludió al aquero y definió con el arco libre.

Villa lo presiona a González Pirez

Otro gol a partir de un grueso error propio fue el que sufrió en la fecha 10 ante Banfield, en el Florencio Sola. En ese partido, que River terminó ganando por 2 a 1, Franco Armani fue a buscar un centro frontal lejos del arco, pero se le escurrió la pelota. Y el delantero Jeremías Perales aprovechó para anotar con la valla libre.

La falla de Armani

El mensaje de Gallardo, tras la eliminación, también pone en perspectiva cómo se está expresando el equipo defensivamente y cómo lo inquieta al entrenador estas cosas. Sabe bien qué decir y cómo decirlo, pero al detenerse en sus palabras se desnudan estas urgencias: “El segundo gol de ellos nos golpeó muy fuerte. Cuando te pasan esas cosas, cualquier equipo puede sentir el golpe. Lo sentimos porque estábamos en partido. Lo intentamos hasta el final... Es válido reconocerlo y nos toca quedar eliminados. No estuvimos en la mejor noche y cometimos errores que pueden significar golpes anímicos importantes”.

El estilo que pretende River es lo que hoy está provocando más desacoples, con defensores muy encima de la mitad de la cancha, una fórmula que se utiliza en el fútbol europeo, que da resultados, pero que parece que en Núñez todavía falta rodaje. Incluso, uno de los históricos del club, como es Héctor Enrique, posteó en su cuenta de Twitter: “Si River juega así los mano a mano de Libertadores, queda eliminado en octavos. La defensa no puede jugar de esa manera estos partidos”.

Es un momento en el que River debe reacomodar sus piezas, la cita por la Libertadores está muy encima, porque debe medirse con Colo Colo, aunque se trata de un partido de la etapa de grupos. Sabe Gallardo de esta situación, la advierte, por eso envía señales para tratar de frenar un problemas que puede abrirle heridas profundas: “A dar vuelta la página y tratar de ser más regulares en lo que viene, que nos va a dar una enseñanza”, y cuando lo consultaron por la primera parte de este 2022 todavía fue más autocrítico: “Fuimos irregulares. No está mal reconocerlo. Uno se observa y no está mal reconocer que fuimos irregulares”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.