El entrenamiento nada convencional de Novak Djokovic mientras se pierde el US Open

·4  min de lectura
Además de su exigente preparación física, el trabajo del aspecto mental y emocional fue clave en Djokovic para alcanzar los primeros puestos en su carrera profesional
Además de su exigente preparación física, el trabajo del aspecto mental y emocional fue clave en Djokovic para alcanzar los primeros puestos en su carrera profesional - Créditos: @Instagram: @djokernole

Que a sus 35 años se mantenga en el puesto número 1 del ranking mundial, no es producto del azar. El serbio Novak Djokovic suma actividades físicas no convencionales a su entrenamiento formal, que contribuyen a que su estado físico le permita sostenerse en la cima del tenis mundial.

El ganador de 18 torneos Grand Slam entrena en el gimnasio, con rutinas que incluyen el fortalecimiento de hombros, piernas, brazos y abdominales.

Más allá de esta actividad, que repite con disciplina, Djokovic “hace yoga, capoeira, método wimhof, bicicleta estática y ejercicios funcionales que ayudan a desarrollar la resistencia. Además, termina dedicando muchos minutos a estiramientos para evitar lesiones”, contó a LA NACIÓN Martín Colacilli, director de Academia 2 dragones.

El preparador físico añadió que el serbio complementa su preparación física con trabajo en cancha, “para desarrollar la técnica y la táctica, poniendo especial énfasis en la concentración mental”. Así, una sesión de entrenamiento del tenista puede durar hasta ocho horas.

¿Qué capacidades requiere un tenista para ser exitoso en su carrera? “El tenis es un deporte con una base aeróbica en el cual se producen un 70% de acciones anaeróbicas alácticas. Esto incide en la alta intensidad de las acciones producidas. La capacidad de resistencia facilitará al jugador la recuperación de los esfuerzos intensos y le permitirá rendir en las mejores condiciones en cada punto”, remarcó el profesor.

Por otro lado, la fuerza, la rapidez y la potencia de los miembros superiores son indispensables para la ejecución de los golpes y para un eficaz desplazamiento de piernas hacia donde cae la pelota. Esto, a su vez, depende de la fuerza explosiva y de la capacidad de resistencia. “Aunque el rendimiento final está condicionado por diferentes factores, en el tenis moderno la capacidad de reacción, de aceleración y de desaceleración y la velocidad de desplazamiento sobre distancias muy cortas, tienen una repercusión en el juego”, adviertió Colacilli.

En sus redes sociales, Djokovic compartió movimientos de capoeira, que suma como parte de su puesta a punto. Este tipo de baile “mejora la agilidad porque todo el tiempo se cambia el peso del cuerpo. Se lleva el peso del cuerpo de una pierna a la otra, que es lo que hacen los tenistas constantemente. También le agrega un trabajo de flexibilidad dinámica, que le permite tener menos cantidad de lesiones. Es una disciplina que ayuda a mejorar el tenis porque activa la agilidad y la flexibilidad”, explicó el entrenador.

Más heterodoxo, el empuje del auto es una actividad anaeróbica que se vio realizar a Novak en redes. “Y el tenis es anaeróbico. Es un deporte de potencia, por eso esto sirve para entrenamiento de tenis. No creo que sea algo que haga habitualmente. En el gimnasio, esto se puede llevar a cabo con trineos, con grandes beneficios para la potencia”, añadió Colacilli.

Objetivos

Más allá de estas actividades que lleva adelante el serbio, por fuera de su entrenamiento, para practicar tenis, sobre todo de manera profesional, se impone una preparación física específicamente planificada con objetivos puntuales. Coordinación intermuscular, agilidad, flexibilidad y estabilidad son tan indispensables como un adecuado control motor.

Para mejorar estos aspectos, dentro de los ejercicios físicos incluidos en su rutina se incluyen “fuerza en antebrazos para sujetar la raqueta, fuerza rápida explosiva de extensores, desplazamientos laterales con frenadas, anticipación perceptiva, coordinación óculo manual, movimientos explosivos de golpeo en brazo diestro y musculatura del core activa para controlar los giros del tren superior con los desplazamientos”, enumeró Colacilli.

Y afirmó que, en este caso, es más importante el trabajo con poleas y pesos libres que el de musculación en máquinas. También sugirió la práctica de ejercicios como “abdominales oblicuos con el codo hacia la rodilla contraria para mejorar la rotación; ejecución de saltos a ambos lados con un bosu para mejorar la potencia, la estabilidad y el equilibrio; y sentadillas para mejorar la fuerza de las piernas.

Además de su exigente preparación física, el trabajo del aspecto mental y emocional fue clave en Djokovic para alcanzar los primeros puestos en su carrera profesional. “A partir de que logró controlar sus emociones y dominar su mente, volvió a ser el número uno del tenis en el mundo. Nos podemos acordar, hace no mucho tiempo, de que, al fallar un punto fácil, se desesperaba, terminaba enojándose y perdiendo los partidos”, agregó Colaccilli.

ARCHIVO-. El serbio se impone una preparación física específicamente planificada con objetivos puntuales.
ARCHIVO-. El serbio se impone una preparación física específicamente planificada con objetivos puntuales. - Créditos: @Adam Davy

Para resolver esta situación, comenzó un trabajo con el psicólogo Igor Cetojevic, “con quien desarrolló técnicas como la autoconversación, la meditación y la visualización, que le permiten controlar sus impulsos y mejorar su juego”, destacó el entrenador.

En particular, la visualización fue de gran ayuda para el tenista. “Consiste en que el deportista imagine o recree con el pensamiento situaciones y acciones del juego; cuanto más intensamente pueda un jugador imaginarse y sentir el movimiento, mucho mejor será la ejecución en la cancha”, explicó Colacilli. Gracias a este trabajo, Djokovic “mantiene el sentido del humor en los juegos, no se desespera con las fallas y mantiene el temple para controlar la adrenalina”, sostuvo.

Vídeo | Kyrgios se queja de olor a marihuana y ruido en el US Open