Bochorno en Budapest: insultos, racismo y lanzamiento de objetos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Declan Rice, jugador inglés, toma de un vaso que le arrojaron desde la tribuna durante el partido frente a Hungría. Los locales no trataron bien a los jugadores de Inglaterra en el duelo por las eliminatorias europeas
Michael Regan

Un clima de muchísima hostilidad vivió el seleccionado inglés en su duelo por las eliminatorias europeas . En el triunfo por 4 a 0 frente a Hungría, en el partido correspondiente a la 4° fecha del Grupo I jugado en el Puskas Arena de Budapest. Los jugadores ingleses fueron el foco de atención de los fanáticos locales, ya que recibieron proyectiles, insultos racistas, silbidos y abucheos.

Los dirigidos por Gareth Southgate no lo pasaron nada bien, pero tuvieron su revancha con el resultado. De todas formas, alimentaron el clima de tensión con algunos gestos con los que hicieron enardecer al público húngaro. Además, otra de las perlas de la jornada fue un gol en contra que le dio a Kosovo un triunfo histórico.

Los futbolistas ingleses se hincaron en el campo de juego en el tradicional gesto de lucha contra el racismo y fueron insultados y abucheados por el público húngaro
Los futbolistas ingleses se hincaron en el campo de juego en el tradicional gesto de lucha contra el racismo y fueron insultados y abucheados por el público húngaro (Eddie Keogh - The FA/)

Inglaterra, que se presentaba tras ser segundo en la Eurocopa, visitaba Hungría por las eliminatorias y -a pesar de la victoria con goleada- fue víctima de escenas poco felices para el fútbol. Todo comenzó cuando el árbitro del encuentro Cuneyt Cakir realizó el pitazo para que los futbolistas ingleses se agachen en sus posiciones para llevar a cabo su tradicional pedido de justicia contra el racismo . En ese instante, el público presente comenzó con los abucheos. El más atacado de todos fue Raheem Sterling, autor del primer tanto, a quien trataron de “mono”, según informaron varios medios ingleses.

Los fanáticos húngaros no trataron bien a los jugadores ingleses que fueron el centro de insultos racistas, proyectiles y abucheos
Los fanáticos húngaros no trataron bien a los jugadores ingleses que fueron el centro de insultos racistas, proyectiles y abucheos (ATTILA KISBENEDEK/)

Ya en la segunda parte del partido y con la llegada de los goles que completaron el gran triunfo , la hostilidad continuó de diferentes formas. Ante cada tanto y festejo del seleccionado visitante, volaban todo tipo de proyectiles desde las tribunas . Entre los tantos objetos que cayeron al campo de juego, varios fueron vasos. Y los jugadores Declan Rice y Jack Grealish los agarraron e hicieron el gesto de beber su contenido, en una clara muestra de respuesta (y provocación) a los fanáticos.

Algunas actitudes de los futbolistas visitantes pusieron nerviosos a los jugadores de Hungría, pero no pasó más allá de algún tumulto entre pocos protagonistas que sólo se empujaron e intercambiaron algunas palabras . En el final, el seleccionado inglés goleó como visitante a Hungría por 4 a 0 y es el único líder del Grupo I con 12 unidades, habiendo ganado los cuatro partidos que disputó.

Vídeo | Lo nunca visto: así entrenan los porteros del Cádiz sus reflejos con pelotas de tenis

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.