El polémico ángulo del medio tiempo del Super Bowl: voluntarios en evento millonario

·Periodista
·6  min de lectura
Shakira y Jennifer Lopez en el show de medio tiempo del Super Bowl LIV en Miami, Florida. (Foto: Al Bello/Getty Images)
Shakira y Jennifer Lopez en el show de medio tiempo del Super Bowl LIV en Miami, Florida. (Foto: Al Bello/Getty Images)

Es innegable que el Super Bowl sea probablemente el evento deportivo por excelencia, porque engloba desde el inherente aspecto de la competencia por el título de la NFL, la parafernalia, la gran ventana de los anunciantes para lanzar sus comerciales más pomposos del año y, desde luego, el siempre mencionado y esperado espectáculo del medio tiempo.

Y sobre este aspecto es que se intentará poner un poco de luz, haciendo notar que a través de recientes denuncias hacen notar que el extremadamente visible y esperado show del medio tiempo tiene grandes áreas de oportunidad, considerando que la buena voluntad y la derrama económica podrían ayudar a dirimir las diferencias.

Mientras millones de personas verán a través de la televisión el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl LVI con una alineación de raperos de lujo, como Snoop Dogg, Mary J. Blige, Eminem, Dr. Dre y Kendrick Lamar, lo que no se podrá ver será lo que sucede tras bambalinas en los nueve días previos (y 72 horas en total durante esos días) a que los equipos vayan a los vestidores después de los dos primeros cuartos de acción y dejar espacio a la puesta en escena para el gran show.

La artista de baile y activista, Taja Riley, reveló en entrevista con Los Angeles Times que el elenco en campo para el espectáculo, compuesto de aspirantes a bailarines, actores, cantantes y músicos que son reclutados de equipos de instrucción locales seguramente podrían estar agradecidos de participar en esta oportunidad, quizás, única en la vida, pero sin retribución económica alguna.

Los Black Eyed Peas participan en el medio tiempo del Super Bowl XLV en el que los Green Bay Packers enfrentaron a los Pittsburgh Steelers en el Cowboys Stadium en Arlington, Texas, el domingo 6 de febrero de 2011. (Ron T. Ennis/Fort Worth Star-Telegram/Tribune News Service via Getty Images)
Los Black Eyed Peas participan en el medio tiempo del Super Bowl XLV en el que los Green Bay Packers enfrentaron a los Pittsburgh Steelers en el Cowboys Stadium en Arlington, Texas, el domingo 6 de febrero de 2011. (Ron T. Ennis/Fort Worth Star-Telegram/Tribune News Service via Getty Images)

Riley no es la única persona que ha hablado al respecto. Las bailarinas Alyson Stoner y Heather Morris, quienes han participado en la serie musical Glee, también han utilizado sus redes sociales para visibilizar esta situación.

Sin embargo, cuando Riley intentó hablar con Fatima Robinson, la coreógrafa en jefe del espectáculo del medio tiempo del próximo Super Bowl, dijo que ésta la bloqueó en Instagram al buscar profundizar en el asunto, sobre todo pidiéndole un mejor trato al talento involucrado con el show. Esto le causó decepción, pues se declaraba admiradora de su trabajo.

The Weeknd participa en el medio tiempo del Super Bowl 55 entre los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers, domingo 7 de febrero de 2021 en Tampa, Fla. (AP Foto/Ashley Landis)
The Weeknd participa en el medio tiempo del Super Bowl 55 entre los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers, domingo 7 de febrero de 2021 en Tampa, Fla. (AP Foto/Ashley Landis)

"Creo que en un espectáculo que va a mostrar predominantemente personajes, artistas y símbolos de la cultura afroamericana, pienso que esta es la oportunidad de realmente dar un paso al frente y hacer algo al respecto", dijo Riley en un video en su cuenta de Instagram, añadiendo el valor de hacerlo en medio del Mes de la Historia Negra (Black History Month).

Riley ha trabajado como bailarina pagada en espectáculos del medio tiempo de dos Super Bowls anteriores y aunque no participó en las audiciones de este año, siente que es su obligación expresarse acerca de que la empresa Bloc LA, una famosa agencia que representa bailarines en Los Angeles, se acercara a ellos preguntando si ellos querían hacer 'voluntariado'.

“Esto es mucho más grande que el Super Bowl”, dijo Riley al LA Times, quien es hija del productor discográfico Teddy Riley y ha bailado junto a artistas como Janet Jackson, Beyoncé, Nicki Minaj y Rihanna. “Este es otro ejemplo del problema sistémico en la industria de la danza donde sentimos que estamos siendo intimidados para hacerlo gratis o enfrentarnos a ser boletinados si hablamos”.

Beyonce, Chris Martin y Bruno Mars (der) participan con el guitarrista Jonny Buckland en el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl 50 entre los Carolina Panthers y los Denver Broncos en Santa Clara, California el 7 de febrero de 2016 2016. REUTERS/Stephen Lam
Beyonce, Chris Martin y Bruno Mars (der) participan con el guitarrista Jonny Buckland en el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl 50 entre los Carolina Panthers y los Denver Broncos en Santa Clara, California el 7 de febrero de 2016 2016. REUTERS/Stephen Lam

Jana Fleishman, vicepresidenta ejecutiva de estrategia y comunicaciones de la empresa Roc Nation, que funge como responsable del espectáculo del medio tiempo del Super Bowl, negó, en declaraciones al Times, que ellos le hayan pedido a una agencia que buscara bailarines para que hicieran voluntariado.

“Conocemos de primera mano el nivel de pasión, talento, creatividad y largos días de preparación que se necesitan para lograr una actuación de este calibre, por lo que es importante que abordemos la narrativa actual”, escribió Fleishman.

“Estamos completamente de acuerdo en que todos los bailarines deben ser compensados por su oficio y es por eso que estamos empleando a 115 bailarines profesionales que actúan junto a los artistas principales. Los bailarines profesionales están completamente separados del elenco de campo no coreografiado basado en voluntarios. Como en años anteriores, depende completamente de los candidatos voluntarios participar. A los voluntarios no se les pide que aprendan coreografías”, añade Fleishman.

Ryan Allen de los New England Patriots hace una patada de despeje ante Los Angeles Rams durante la primera mitad del Super Bowl 53 de la NFL, el domingo 3 de febrero de 2019, en Atlanta. (AP Foto/Morry Gash)
Ryan Allen de los New England Patriots hace una patada de despeje ante Los Angeles Rams durante la primera mitad del Super Bowl 53 de la NFL, el domingo 3 de febrero de 2019, en Atlanta. (AP Foto/Morry Gash)

De acuerdo con Robinson, el elenco de campo tiene la misión de representar a las personas que acuden a un concierto "para llenar el espacio y llevar energía a los artistas que actúan en el escenario que diseñamos". El único requisito para ser contratado como voluntario es poder “caminar y mascar chicle al mismo tiempo”.

Robinson manifestó que la convocatoria de bailarines pagados se realizó a través de la mayoría de las principales agencias de baile en Los Ángeles; los 400 voluntarios del elenco de campo, dijo, están siendo reclutados en otros lugares.

“Cuando un bailarín viene a Los Ángeles, quiere tener todas las oportunidades de ser parte de algo en Hollywood. ¿Cómo pueden aprender y experimentar algo?”. Robinson dijo. “De la misma manera que las personas se ofrecen como voluntarias para Coachella y los Juegos Olímpicos: para tener la experiencia, estar en el lugar, estar en el evento. El Super Bowl lo ha estado haciendo todos los años; este año no ha sido diferente”.

Feb 1, 2015; Glendale, AZ; La artista Katy Perry participa en el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl XLIX en el University of Phoenix Stadium. Kirby Lee-USA TODAY Sports
Feb 1, 2015; Glendale, AZ; La artista Katy Perry participa en el espectáculo del medio tiempo del Super Bowl XLIX en el University of Phoenix Stadium. Kirby Lee-USA TODAY Sports

La razón por la que se necesitan las 72 horas en total de ensayos para los voluntarios, dicen los organizadores, obedece a "asuntos de seguridad", es decir que sepan dónde van a estar los cables de las cámaras, los efectos de pirotecnia en el campo y para que puedan entrar y abandonar en terreno de juego de forma ordenada y segura.

“Si un bailarín está sentado esperando que se haga un trabajo, pero tú puedes estar en el campo para el Super Bowl, ¿por qué no querrías hacer esto?”. Robinson dijo. “Lo último que quiero hacer es aprovecharme de los bailarines trabajadores”.

En una época en la que la lucha por los derechos civiles y humanos está más viva que nunca, vale plantearse la reflexión acerca de la necesidad de remunerar a los participantes en el especáculo, por muy menor que sea su participación, pues es un evento que en la ciudad en la que ocurre puede generar una derrama económica cercana a los 600 millones de dólares, sin contar regalías de derechos de retransmisión y otros ingresos alrededor del Super Bowl.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.