'El día después' es una imitación

·3  min de lectura
Iñaki Urrutia y GUstavo López en 'El día después'.
Iñaki Urrutia y GUstavo López en 'El día después'. (Foto: Movistar+)

Reciclar un nombre mítico tiene ventajas e inconvenientes. Te ahorras construir una marca y desde el minuto 1 te adhieres a los valores que se le suponen… salvo que no estés a la altura. En ese caso, el mito se te vuelve en contra. “Estudio estadio’ es un programa de larga trayectoria, 40 años de presencia en antena... para acabar haciendo lo que estamos haciendo, pero bueno… Hacemos lo que podemos”, llegó a admitir su actual conductor, Juan Carlos Rivero. Algo parecido sucede con ‘El día después’, histórico programa de Canal+ que esta temporada apuesta por un cómico como presentador, Iñaki Urrutia, y un trío de analistas sentados a su mesa: Álvaro Benito, Gustavo López y Maldini.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Como he escrito ya alguna vez, ‘El día después’ es culpable de que que mi afición por el fútbol y sus alrededores trascienda lo razonable. Tras su impacto inicial, la rutina acabó por diluirlo; a comienzos de siglo desapareció discretamente y nadie lo echó de menos. Unas temporadas más tarde, en Canal+ pensaban en un nuevo programa para los lunes, con imágenes de la jornada de Liga, y alguien cayó en la cuenta: puestos a hacer algo como ‘El día después’... ¿por qué no recuperar ‘El día después’? Y la marca volvió; primero con Juanma Castaño y Santi Cañizares, luego con José Antonio Ponseti, Antoni Daimiel y Carlos Martínez. El programa nunca volvió a tener la frescura de los noventa, entre otras cosas porque la televisión, el fútbol y los espectadores tampoco estamos ya tan frescos.

Movistar+ confía en Urrutia pese al fiasco de ‘Últimos fichajes’, una especie de ‘Ilustres ignorantes’ del fútbol pero estirado de mala manera, antinatural, rehén del Teleprónter y carente del talento y de la provocación del formato remedado. Baste decir que en el original tienen a Javier Cansado y en el sucedáneo tenían a J. J. Vaquero.

Confinado a las 23:00 (como me dijeron varias personas en Twitter, un poco más y tienen que llamarlo ‘Dos días después’), el nuevo ‘El día después’ respondió en su primera entrega del curso a lo que anunció el propio Urrutia: “Habrá cosas nuevas y cosas viejas”. Las viejas son ‘La Parabólica’ de Maldini, la gastadísima ‘Lo que el ojo no ve’ o los habituales vídeos dentro y fuera de los estadios. Las nuevas son, sobre todo, un sinfín de imitaciones de Raúl Pérez, un extraordinario camaleón que ya colaboraba con el programa y ahora se ha hecho omnipresente. Da la impresión de que Urrutia, sin pretensión de aportar en lo futbolístico y sin guion cómico para su lucimiento, ha sido colocado para tirar paredes con Pérez, como hacía Mayra en el ‘Un, dos, tres’ con Arévalo o Bigote Arrocet. El resultado es un híbrido un tanto desconcertante y absolutamente prescindible que no es ‘El día después’ pero tampoco deja de serlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.