El clamor de la ultraderecha de España a México para que limpien la tumba de Hernán Cortés

·8  min de lectura
Second letter of Relation by Hernan Cortes (October 30, 1520). To punish the betrayal of Aztec hero Cuauhpopoca, Cortes took prisoner Moctezuma II. Engraving, 1807. Colored. (Photo by: PHAS/Universal Images Group via Getty Images)
Grabado de 1807 que muestra a Hernán Cortés tomando como prisionero a Moctexuma II en castigo por la traición de héroe azteca Cuauhpopoca. (Photo by: PHAS/Universal Images Group via Getty Images)

La polémica sobre el papel de los españoles en la conquista de América pica y se extiende.

Ahora el partido español VOX pidió al Congreso de los Diputados, que es el órgano constitucional que representa al pueblo español, que solicite a México un mejor cuidado de la tumba de Hernán Cortés, el conquistador que hace 500 años puso fin al imperio Azteca.

Y no hay que desmerecer la astucia del extremeño que dejó la península a los 18 años para aventurarse en la exploración del llamado “Nuevo Mundo” en 1503. Durante los siete años que pasó en la Española y ocho en Cuba se dedicó a conocer a fondo las culturas indígenas caribeñas.

Cuando partió de Cuba en 1518, en una expedición exploratoria ordenada por el gobernador Diego Velázquez, decidió desobedecer al representante de la corona para dedicarse a la conquista del vasto territorio azteca.

En apenas dos años derrotó a jefes indígenas, se alió con otras tribus que deseaban deshacerse del yugo de los aztecas, y aprendió todo lo que pudo de las jóvenes indígenas que eran secuestradas y llevadas como botines de guerra. Una de ellas fue la Malinche, una india que aprendió muy rápido el castellano y fue clave para dilucidar las fortalezas y debilidades de sus adversarios. Con la Malinche tuvo un hijo llamado Martín, considerado el primer mestizo reconocido de la América continental.

El 13 de agosto de 1521 culminó la caída de Tenochtitlán por la división entre los pueblos indígenas, la superioridad en la logística y armamentos de los conquistadores y por el desgaste provocado por enfermedades como la viruela, que se esparció más rápido que la pólvora entre las comunidades locales.

Las habilidades militares de Cortés son indiscutibles, pero VOX piensa que la grandeza de Cortés ha pasado por debajo de la mesa y desea que sea exaltado a 500 años de la conquista.

Vox instó al Gobierno a "promover, a través de las instituciones del Estado, la divulgación y promoción de la figura de Hernán Cortés de Monroy y Pizarro Altamirano, por su importante contribución a la historia militar del mundo, en general, y a la grandeza de España, en particular", según las iniciativas a las que tuvo acceso la agencia Europa Press.

"La Monarquía Hispánica sacó a los pueblos precolombinos de la antropofagia, la esclavitud, los sacrificios humanos y la prehistoria tecnológica”, dice la iniciativa del partido derechista.

Parte de la solicitud es llevar a cabo las gestiones diplomáticas necesarias ante el Ejecutivo de los Estados Unidos Mexicanos con el fin de que se “proceda al adecentamiento y adecuada señalización del sepulcro de Hernán Cortes, permitiéndose su visita".

A lavarse las manos

El camino relajado y fraterno de las relaciones entre Latinoamérica y España ha tomado un rumbo un poco más pedregoso desde hace casi 15 años.

El punto de inflexión ocurrió el 10 de noviembre de 2007, cuando el entonces rey de España, Juan Carlos I, espetó un “¿Por qué no te callas?” al presidente venezolano Hugo Chávez Frías ante las continuas interrupciones que hacía al discurso de presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de estado, que se celebró en Santiago de Chile.

Desde entonces, se ha profundizado una especie de pugna entre un antiguo imperio que se siente orgulloso de su legado y unos ex súbditos que cada vez se muestran más incómodos con la negación de las civilizaciones americanas antes de la conquista y el aire de superioridad europea ante lo americano.

El expresidente José María Aznar se burló hace semanas de la petición del Gobierno de México para que España se disculpe por la conquista y subrayó que tanto el nombre como los apellidos de Andrés Manuel López Obrador tienen origen español.

“¿Y usted cómo se llama? Yo me llamo Andrés Manuel López Obrador. Andrés por los aztecas; Manuel por parte de los mayas; López es una mezcla”, ironizó Aznar durante la Convención Nacional del PP.

El líder del partido mexicano Morena, Ignacio Mier, respondió de inmediato a la burla española y aseguró en redes sociales que el apellido Aznar viene del latín asinarius y significa “el que cría o cuida asnos...Así que origen es destino, se convirtió en uno de ellos. Qué duda cabe”.

Unos días después de ese episodio, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, calificó de “sorprendente" que el papa Francisco haya pedido perdón a México por los "pecados" de la iglesia católica durante la evangelización en la conquista de América. “Están empezando a deshacer la historia de España, a deshacer ese legado, y a promover el indigenismo, que es el nuevo comunismo”, expresó la dirigente del Partido Popular.

Durante su gira por Estados Unidos, Ayuso se dedicó a defender el legado de España en sus colonias frente a la llamada leyenda negra que destaca los abusos de los europeos sobre las comunidades dominadas.

Por su parte, el actor y político del PP Toni Cantó fue un poco más allá y dijo: “Yo no creo que seamos colonizadores ni conquistadores ni nada parecido. Yo creo que España cuando llegó a aquel continente liberó al continente. Porque sino los pocos cientos de españoles que fueron capaces de liberar a aquel continente debieron ser Superman. Porque lograron liberar a personas de aquel continente que estaban absolutamente sojuzgados por poder absolutamente brutal, salvaje, e incluso, caníbal”.

Cambio de narrativa

Desde la perspectiva latinoamericana, en los últimos 50 años ha cambiado varias veces la manera en que interpretamos los acontecimientos que siguieron la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492.

En la década de 1970, en Venezuela se celebraba el 12 de octubre como el “descubrimiento de América”, en las décadas entre 1980 y 1990 se hablaba del “encuentro entre dos mundos” y desde que comenzó la Revolución Bolivariana en 1999 los textos escolares venezolanos defendían la tesis del genocidio español durante la conquista de América.

El periodista colombiano Marco Schwartz recuerda que cuando estudió en la escuela había una tónica de glorificación de la conquista, mientras que los indígenas estaban absolutamente anulados de la historia.

Schwartz dijo, en una entrevista con Juanlu Sánchez, que las fricciones más recientes entre gobiernos latinoamericanos y España por la actuación de las tropas que actuaban en nombre de la monarquía no son producto de un nuevo movimiento indigenista, sino de un proceso que ya lleva al menos 4 décadas. Recordó al filósofo e historiador mexicano Miguel León Portilla y su libro “La visión de los vencidos” sobre el pensamiento y la cultura náhuatl publicado en 1959.

Desde entonces, la corriente indigenista ha tomado fuerza en muchas partes, especialmente en México, Perú y Bolivia. “Pero tratamos el tema del indigenismo y la conquista como algo del pasado y los efectos aún se sienten hoy. Es que han pasado muchos siglos y todavía en gran parte de América Latina hay unas élites descendientes de Europa gobernando y manejando todas las riendas del poder. Esto, por más que suene caricaturesco, es así”, explicó Schwartz.

¿Tiene futuro la hispanidad?

Lo más razonable es evaluar históricamente al 12 de octubre y tratar de excluirlo del debate emocional.

“Lo que ocurrió fue inevitable. Pero necesitamos poner las cosas en su sitio sin apasionamientos. Y ver cómo se pueden encauzar las relaciones entre las partes”, considera Schwartz.

Piensa que los movimientos indigenistas no están reivindicando o pidiendo un perdón de España sino que buscan defender sus derechos ante las autoridades de cada país, y que la mejor manera que tenemos de aproximarnos a celebraciones como la del 12 de octubre es “olvidarnos de esos discursos corroñosos” y dejar a los historiadores que hagan una disección de lo que pudo haber ocurrido.

A juicio de Schwartz, lo que sí es preocupante es que la inacción de políticos españoles más moderados está dejando un vacío que perjudica las relaciones entre España y Latinoamérica.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) "Amor y paz", responde AMLO ante mofa de Aznar de petición de perdón

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.