Trampas y sorpresas por Andalucía

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Rincón de la Victoria (Málaga), 24 ago (EFE).- Tras la espléndida del domingo en el Alto de Velefique, quien más quien menos esperaba una etapa apacible en el día después de la jornada de descanso en Almería. Pero no fue así, sino una jornada muy intensa, con trampas en el camino y sorpresas, varias sorpresas.

Un recorrido con un puerto final que se las traía y que avanza lo que les espera, además de mucho calor, a los corredores en los próximos días por Andalucía en Valdepeñas de Jaén y hacia Córdoba.

Este martes, en una jornada para aventureros con un puerto interesante a poco de la meta, se cumplieron los pronósticos: una escapada que, con ¿el deseo? del Jumbo-Visma de dejar el liderato, podía dar la Roja al más afortunado de los fugados.

Lo que nadie esperaba era que el propio líder atacase y menos aún que se cayese. Roglic reventó el grupo de favoritos, perseveró y apuntaba a ampliar diferencias en la general, pero el puerto reservaba una emboscada, una bajada técnica y sucia, y dio con sus huesos en el suelo.

Se levantó rápido, pareció que sin haberse hecho mucho daño y entró junto a sus principales rivales, los Movistar Enric Mas y Miguel Ángel López, mucho más cautelosos, y el australiano Jack Haig (Bahrain).

Pero la sorpresa que dio al resto del pelotón con su ataque se la llevó Roglic cuando vio quien componía el grupo perseguidor al que se sumó tras besar el asfalto: no venía ningún Ineos. Ni Adam Yates, que parecía el más fuerte del equipo inglés, ni, sobre todo, Egan Bernal, el otro gran favorito en la salida hace once días en Burgos.

A pesar de tenerle a casi dos minutos, seguro que Roglic temía a Bernal por si el colombiano recuperaba su mejor nivel. Aunque aún anda lejos. Tanto que cedió 37 segundos en una jornada que para los favoritos apuntaba a intrascendente.

Al final, la etapa dio mucho de sí y para este miércoles y el jueves también se esperan cosas. Porque este miércoles la meta es en el muro de Valdepeñas de Jaén, una pared de un kilómetro con rampas cercanas al 30 por ciento de desnivel que seguro que querrán aprovechar algunos.

Como el propio Roglic, si al final, como parece, su caída se ha quedado en poca cosa. Su arreón final en rampas de alto porcentaje no parece tener igual en el pelotón y de cuestas así el líder del Jumbo suele sacar pingües beneficios en forma de unos segundos en meta y otros pocos de bonificación.

Pero no se queda en el puerto de este martes de Almáchar, con peligrosa bajada incluida, y en la cuesta de Valdepeñas de Jaén del miércoles las 'trampas' preparadas en Andalucía para la segunda semana de Vuelta.

Ya que, camino de Córdoba, en lugar de una etapa llana que dirimir al esprint, la organización ha preparado dos puertos en el último tercio del recorrido.

El segundo con sus intenciones advertidas en su nombre: el Alto del 14 por ciento. Cerca de 9 kilómetros al 5,1 por ciento, pero un kilómetro vertical entre el 6 y el 7 con rampas de hasta el 16. De la cima a la meta, 10 kilómetros de bajada y otros 10 de llano.

Terreno propicio para una aventura como la que ha buscado este martes Roglic, arriesgada e inesperada.

Como sorpresa también ha sido, y mayúscula, que un noruego (Odd Christian Eikin/Stord, 26 años; Intermarché-Wanty) se ha haya hecho con la Roja en una jornada de calor abrasador en Rincón de la Victoria y con cierta montaña.

Las cosas de estas etapas con trampas por Andalucía. Sorprendentes y, al menos la de este martes, divertidas.

Ramón Orosa

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.