La dramática confesión del padre de Tyson Fury: “Contra Wilder peleó con un dolor insoportable”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Tyson Fury no la pasó bien ante Wilder, a quien igual logró superar
Chase Stevens

Tyson Fury estaba “muy gravemente herido” antes de su victoria por KO sobre Deontay Wilder del 9 de octubre, al punto que debió ser operado del codo para superar ese problema.

Según la confesión de su padre, John Fury, a BT Sports, el boxeador británico recibió inyecciones de cortisona en ambos codos y tuvo una operación de seis horas para remover espolones óseos.

Tyson estaba gravemente herido antes de comenzar esa pelea”, declaró John Fury. Y agregó: “Estaba discapacitado desde el principio. No fue un combate de box, ¿verdad? "

Fury, de 33 años, superó a Wilder en una pelea apasionante en Las Vegas que fue más pareja de lo que muchos esperaban, pero que terminó como la mayoría de los pronosticados, con el británico superando al estadounidense para seguir siendo el campeón lineal invicto. Fury derribó a Wilder en el tercer asalto y salió de la lona dos veces en el cuarto antes de regresar con caídas en los asaltos 10 y 11, y colocar una devastadora mano derecha que envió al estadounidense de cara al piso.

“Él me dijo después, ‘No podía boxear, no podía trabajar el jab. Si me hubiera perdido el jab, me habría dejado en modo flácido y no habría podido pelear ‘”, compartió John Fury. “El dolor al lanzar el jab era insoportable, así que estaba peleando con muchísimo dolor. Todo lo que podíamos hacer era convertirlo en una guerra, y yo quería ganar más que él “.

La entrevista completa de John Fury (en inglés)

Según Fury padre, Tyson estaba “solo al 50%” de su capacidad después de una prueba positiva de Covid-19 que obligó a posponer la pelea contra Wilder en julio, así como complicaciones de salud con su hija recién nacida en agosto.

“Tenía demasiados problemas. Tuvo el Covid en julio cuando [la pelea] estaba destinada a tener lugar por primera vez, luego tuvo los problemas con su hija. No podés sacar tu cabeza de eso en pocas semanas “, analizó John Fury. Y amplió: “Y eso es lo que hizo. Actuar como él lo hizo... Pensó, sí, está bien, al diablo con el boxeo. No va a funcionar. Vamos a tenerlo. Tengamos una guerra. Cuando vi la mirada en sus ojos, noté que solo quería buscar al rival y noquearlo. Y eso es lo que hizo. Fue un asunto emocionante. Pero acorta carreras, ¿no?”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.