Donovan Mitchell, el chico que quería ser pitcher, se sentó a la mesa de Kobe Bryant y escribió una página histórica en la NBA

Donovan Mitchell en el aire: el jugador de los Cavaliers tuvo una noche para la historia en la NBA
Donovan Mitchell en el aire: el jugador de los Cavaliers tuvo una noche para la historia en la NBA - Créditos: @Ron Schwane

La NBA disfruta de un momento único.Mientras todas las luces estaban concentradas en lo que produce el esloveno Luka Doncic en Dallas Mavericks, la competencia sacudió toda lógica con una actuación histórica de otra de las su figuras: Donovan Mitchell. El hombre de Cleveland Cavaliers, que dejó Utah Jazz para convertirse en el dueño de la que fuera la casa de Lebron James, inscribió su nombre en los libros, se sentó a la mesa de Kobe Bryant y dejó a todos sin aliento con 71 puntos, en la victoria ante Chicago Bulls por 145-134, en el tiempo suplementario.

Mitchell se quedó con todo, este chico que nació en Nueva York, que en sus planes no estaba la NBA, sino la MBL, puso patas para arriba la competencia. Es que este muchacho que deseaba ser pitcher y que quería seguir los pasos de su padre, que fue miembro de las ligas mayores de béisbol y continuó su carrera como ejecutivo de los New York Mets, selló la mejor actuación desde el 22 de enero 2006, cuando Kobe Bryant anotó 81 puntos contra los Toronto Raptors. Para poner mejor en dimensión lo conseguido, sólo Wilt Chamberlain, con 100 y 78 puntos en 1961, 73 y 72 en 1962, más Kobe Bryant y David Thompson, con 73 en 1978, lograron mejorar la marca de Mitchell en la historia de la liga estadounidense.

“Esta noche nos obsequiaron con una de las mejores actuaciones en la historia del juego. Cada jugada que hizo fue una jugada necesaria. Donovan nunca se ha puesto por encima del equipo, entonces, ¿cómo no apoyar a un tipo como eso? Les dije a todos los demás que se quitaran del camino”, dijo J.B. Bickerstaff, el entrenador de los Cavaliers. La tarea de Mitchell no sólo es la sexta mejor anotación individual en un partido en la historia de la NBA, sino que también es la mejor de un jugador de Cleveland: el récord lo tenían LeBron James y Kyrie Irving con 57 puntos.

“Lo primero que quiero hacer es felicitar a mis compañeros porque luchamos para quedarnos con la victoria. Sé que hice 71 puntos, pero no lo hubiera logrado sin ellos. Lo hicimos como grupo, mis compañeros me pusieron en una buena posición y yo hice las jugadas. Una vez tuve un partido así en un videojuego, pero no tiré de manera tan eficiente. Y además fue en una derrota, así que ésta noche sienta mucho mejor”, dijo Mitchell tras su histórica actuación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Mitchell que se declaró elegible para el Draft de 2017, estuvo primero en los planes de Charlotte Hornetts, después de Sacramento Kings, luego de Indiana Pacers y hasta los Jazz, pero la noche de la elección Adam Silver mencionó su nombre junto al de Denver Nuggets en el puesto trece, sin embargo, no fue más que una confusión porque camino al escenario, le avisaron que había sido traspasado a Utah. “Estar en el libro de récords con jugadores como Wilt [Chamberlain] es realmente una locura. Siempre creí que podía ser uno de los mejores jugadores de la liga. Estoy sin palabras y bendecido de estar en compañía de esa grandeza”, dijo Mitchell.

Hasta este momento, la mejor marca anotadora del año en la NBA era de Luka Doncic con 60 puntos, seguida por los 59 de Joel Embiid y 58 de Devin Booker. La actuación de Donovan Mitchell no deja en esos términos el asombro, porque se trata de un doble-doble con 70 puntos o más. Es la primera vez que ocurre, y además estuvo a dos capturas del triple-doble: 71 puntos, 8 rebotes y 11 asistencias.

En lo que va de temporada, hasta 13 veces se superaron los 50 puntos anotados en un partido. Lo que hace que los especialistas de la NBA se animen a decir que se está transitando la era con más talento en términos ofensivos. Incluso, en la misma jornada, más allá de los 71 puntos de Mitchell, Klay Thompson marcó 54 para los Warriors y LeBron James 43 para los Lakers.

Tan importante fue lo que produjo Mitchell, que hasta LeBron James le dedicó unas palabras: “El tipo tenía que estar en llamas... Donovan demostró que es uno de los mejores en nuestra liga. Cada vez que estás marcando 70, 60, 50 o 40 puntos, sabes que eres extremadamente, extremadamente talentoso en lo que haces. Eso es definitivamente algo que él nunca olvidará y su familia tampoco podrá hacerlo”.