Las discusiones de Marcelo Gallardo desde su llegada a River: la reacción con Sebastián Beccacece y sus otros altercados con Hernán Crespo y Gabriel Milito

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Gallardo discutió con Beccacece en el duelo entre River y Defensa y Justicia de este domingo. No es la primera vez que el Muleco pasa por una situación así
Mauro Alfieri

Detrás de cada profesional, el temperamento siempre está latente. Las revoluciones con las que viven diferentes situaciones a veces hacen todo estalle en enojo, bronca o indignación. Algunas veces de formas alteradas, pero otras de formas más controlables. Quien vive de ese modo es Marcelo Gallardo. El entrenador de River, que este lunes cumplió ocho años de su llegada al club, fue protagonista de algunas tensas discusiones con otros colegas. Gabriel Milito y Hernán Crespo, fueron dos directores técnicos que pasaron por esas situaciones con el Muñeco, pero todo terminó en paz, incluso, con disculpas cruzadas.

Todo lo contrario se dio en el empate entre River y Defensa y Justicia de este domingo. Su encontronazo fue con Sebastián Beccacece, pero ese altercado en el campo de juego luego continuó en los pasillos de los vestuarios del estadio de Florencio Varela. Aunque no haya registros, varias personas que estuvieron en el lugar contaron lo que pasó y aseguran que todo casi termina a golpes de puño. Una relación tensa que parece que todavía no tiene fin.

Una de las discusiones del Muñeco, fue hace menos de un año, por Copa Libertadores. El 15 de julio del año pasado, River y Argentinos Juniors igualaron 1 a 1 en el duelo de ida de los octavos de final en el Monumental, y el entrenador rival era Gabriel Milito. Tras el partido, un hecho frecuente suele ser una conversación breve entre dos entrenadores para saludarse. Lo cierto es que en este caso no fue así. Todo se potenció por la tensión en la que se dio el diálogo y porque la ausencia de público permitió escuchar algunos tramos de la conversación.

El tenso cruce entre Gallardo y MIlito, tras el 1 a 1 de River y Argentinos
El tenso cruce entre Gallardo y MIlito, tras el 1 a 1 de River y Argentinos


El tenso cruce entre Gallardo y MIlito, tras el 1 a 1 de River y Argentinos

Cuando se acercaron para saludarse, Marcelo Gallardo estrechó la mano de Milito mientras lo señalaba. Luego lo abrazó, pero al mismo tiempo le cuestionó una actitud, vinculada con una acción del segundo tiempo. Después de una infracción de Fabrizio Angileri, Milito pidió una tarjeta amarilla. Ese airado reclamo no le cayó bien a Gallardo, y se lo hizo saber, y bajo la atenta mirada del cuarto árbitro, el argentino Fernando Echenique, se dio el siguiente diálogo:

-Milito: “Yo me equivoqué, pero vos también pediste”.

-Gallardo: “Yo no pedí ninguna amarilla”

-Milito: “Vos no me podés mandar a callar. Me decís ‘No te aguanto más’”

-Gallardo: “No te aguanto más pidiendo amarillas”

Luego, sonrieron, con cierta tensión, y se despidieron. “Nos vemos a la vuelta”, le dijo Gallardo.

La jugada por la que se inició el cruce entre los entrenadores, fue en el segundo tiempo. Cuando Jonathan Sandoval iba a recibir la pelota y recibió una falta de Fabrizio Angileri. Allí, Milito se acercó a la línea de cal con un aparente reclamo de la amonestación. Eso hizo enojar a Gallado, que lo increpó ante las cámaras. El sonido ambiente, sin el ruido que generalmente genera el público en tiempos de normalidad, captaron el cruce: “¡Fue a la pelota, ¿qué decís?! ”, le reclamó el Muñeco a un Milito sorprendido. La voz del exzaguero de Independiente y Barcelona no se llega a entender, pero con su imagen corporal parece explicarle a Gallardo y al árbitro su punto de vista. “¿Qué amarilla, Gaby? ¡Vos estás errado!”, cerró el DT de River.

Ya en conferencia de prensa, el entrenador del Millonario calmó las aguas. “No pasó nada con Gabriel, lo conozco desde hace tiempo y tuvimos un diálogo. Nos quedamos hablando un poco de lo que nos pareció en ese momento el partido, pero son cosas que quedan ahí”.

La más lejana en el tiempo sucedió el 18 de febrero de 2019. River visitaba a Banfield en el estadio Florencio Sola por la Superliga. Todo comenzó con besos, abrazos y palmadas entre Marcelo Gallardo y Hernán Crespo, que por aquel entonces dirigía al Taladro. Pese a que son de categorías diferentes, Gallardo -nació en 1976- y Crespo -nació en 1975- compartieron inferiores en River e integraron el plantel campeón de la Copa Libertadores 1996.

La discusión en la oscuridad entre Gallardo y Crespo
Captura de TV


La discusión en la oscuridad entre Gallardo y Crespo (Captura de TV/)

Pero toda la calma inicial se rompió cuando desapareció la luz en el estadio debido a un problema con el generador –según anunció la voz del estadio– que desató un pequeño cortocircuito entre los entrenadores. Primero, el Muñeco se acercó a la terna arbitral y tuvo un cruce de palabras con Renato Civelli, quien le reprochó el reclamo. Y luego evidenció su malestar en una charla con Crespo y soltó la sospecha de que el corte fue adrede.

Luego, comenzaría un momento de absoluta tensión. Crespo habló con la transmisión televisiva mientras con su mano derecha hacía el gesto de “loco”, y expresó: “No sé lo que pasó. Son historias de él. Me sorprendió. Me fui para otro lado porque no podía creer lo que me estaba diciendo. ¿Cuál es el motivo? ¿Por qué lo voy hacer? Estamos todos… nos pasamos de rosca a veces”, dijo Crespo. Fueron 20 minutos hasta que la luz volvió a funcionar.

Más tardes, en conferencia de prensa, el exentrenador de Banfield disparó: “No discutió conmigo. A Marcelo lo conozco. Entiendo que quería desestabilizar una situación que veía comprometida y me quiso acusar a mí de que yo fui a apagar la luz (risas). Le dije que no era electricista. Pero bueno, ya está, Marcelo es un gran jugador de truco y sabía que hasta mintiéndome me iba a incomodar y no me movió un decibel”.

La respuesta de Gallardo no demoró en llegar y también expuso su opinión: “El corte de luz fue adrede. Había un jugador de Banfield que necesitaba ir al baño y no querían quedarse con uno menos. Ahí nomás vi todas las señales. Pero no voy a culpar a nadie porque no tengo las pruebas. Yo sé lo que pasó”, sentenció el Muñeco, y agregó que un jugador rival le contó lo que sucedió.

“Sé que Crespo lo tomó en joda, dijo que soy un buen jugador de truco, y todas esas pavadas que él sabe muy bien porque siempre le ganaba al truco, pero desestabilizar con una pavada así... no convenía al espectáculo. Quedó en el pasado lo de hacer esas cosas, si es que hubo intención. Yo no tengo pruebas, pero sé fue así porque yo estaba en el campo, vi las cosas que pasaron y un jugador de Banfield me lo confirmó. No voy a decir quién, pero me lo confirmó”, destacó el entrenador de River, y cerró: “Va a quedar entre lo que digan ellos y lo que diga yo. Con Hernán (Crespo) está todo bien, hace mucho no lo veía y vivimos muchas cosas juntos. Me enojé porque creo que estas cosas no pueden pasar en el fútbol argentino. Si queremos tener un fútbol mejor, son cosas que no suman para nada. Pero en ese momento estaba más para ellos. Podía yo sacar ventaja, pero a mí me enoja otra cosa”.

Su encontronazo con Beccacece

Lo que se vio en el campo de juego entre el director técnico del Millonario con el del Halcón, tuvo su segunda contienda en la zona de los vestuarios. Lo cierto es que todo comenzó a los 36 minutos del segundo tiempo, cuando River tenía un lateral en ataque sobre el costado derecho. Justo de ese lado están los bancos de suplentes. Y ahí, sorpresivamente, apareció en acción Beccacece. De manera insólita, el entrenador empezó a gritarle al árbitro que parara el juego para realizar un cambio, pero como Tello no le hizo caso, el rubio entrenador optó por literalmente bloquear el saque lateral que estaba por hacer Marcelo Herrera.

Ante esa situación atípica, Tello inmediatamente le mostró la tarjeta roja a Beccacece, que preso de un ataque de histeria empezó a gritarle al árbitro que debía haber hecho el cambio.

Tello insistió en mostrarle el camino de salida. A unos metros, Gallardo, que asistía atónito a todo lo que pasaba, se acercó al cuarto árbitro para conversar sobre lo que estaba sucediendo. “Está loco”, se vio que dijo el técnico de River.

Cuando Beccacece emprendió su retirada, primero sacudió con furia uno de los carteles electrónicos de publicidad. Luego, cuando cruzó su mirada con Gallardo y vio que el técnico de River lo observaba incrédulo, el de Defensa y Justicia le gritó “qué te pasa, vos quién sos” y algunas cosas más. Gallardo, con los brazos, le hizo el gesto de saque lateral, pero luego optó por darse vuelta y dirigirse hacia su banco de suplentes.

La bronca siguió en los vestuarios

Pero la cuestión no quedó allí. Cuando parecía que los ánimos ya estaban calmados y había pasado un tiempo prudencial, la tensión volvió a escena en la zona de vestuarios. Ocurrió una vez terminada la conferencia de prensa de Marcelo Gallardo. Mientras este se retiraba y se dirigía al ómnibus para retirarse del estadio Beccacece esperó al técnico de River, lo interceptó y continuó con la acalorada discusión que había tenido lugar en el campo de juego durante el partido. Y fue tan caliente el nuevo encuentro que testigos del hecho afirman que hubo que separarlos entre empujones e insultos. Esto pasó en el pasillo que comunica los vestidores con la sala de prensa y el incidente no duró más de un minuto, tiempo en el que integrantes de ambos cuerpos técnicos pudieron intervenir y llevarse a cada entrenador.

En conferencia de prensa, también hubo palabras cruzadas. Gallardo se refirió con una sonrisa al incidente con su colega dentro del campo de juego: “Simplemente, no me gustó la actitud que tuvo de meterse dentro del campo para evitar que no pudiéramos jugar un lateral. No me gustó esa actitud y se lo hice saber. Después, no pasó nada más”.

Por su parte, Beccacece le bajó el tono a la polémica: “Lo importante es que se hable del espectáculo, que fue lindo. Lo otro, si yo hice algo que no corresponde, fui expulsado. Me pareció que [Gallardo] no tenía que intervenir en la acción, hay un árbitro. ¿Si lo esperé en el vestuario? No, para qué lo voy a esperar, ya está, son situaciones de juego. No pasa nada”.

Durante estos 8 años al frente de River, Gallardo recogió más elogios y admiración a su trabajo que cuestionamientos. Pero también tuvo tres peleas puntuales con colegas que no opacaron el recorrido exitoso, pero que dejaron su huella en medio del camino.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.