Los directores técnicos interinos, la moda a la que se unieron 14 clubes en lo que va de 2021

·5  min de lectura
Daniel Oldrá, Sebastián Battaglia, Diego Monarriz y Claudio Úbeda, un póquer de exponentes de los técnicos interinos en el fútbol argentino
Juan Jose Garcia

La figura no es novedosa, aunque en los últimos tiempos se hizo repetitiva. No es más que la de un globo de ensayo que pocas veces logra resultados. Ante una mala campaña, estalla el fenómeno del director técnico interino. El elegido, coordinador de las divisiones inferiores o entrenador de las categorías juveniles, dejará la tarea para que la que fue contratado y tomará las riendas del plantel de elite. Diferencias notorias: de ser un formador a plantarse ante jugadores profesionales. Si la crisis se encauza, aunque sea de modo momentáneo, se le extenderá el crédito o se lo oficializará con el rango de DT hasta el término del campeonato, cuando se analizará el desempeño. Catorce de los 26 clubes que participan en la Liga Profesional de Fútbol recurrieron a este modelo en 2021; tres de esos equipos, San Lorenzo, Newell’s y Platense, actualmente son dirigidos por técnicos interinos.

El viaje sin destino que protagoniza San Lorenzo se refleja en la cantidad de entrenadores que tuvo el Ciclón en el año. Diego Dabove y el uruguayo Paolo Montero fueron las espadas con las que en el Bajo Flores se intentó enseñar un proyecto, pero entre ellos estuvo Leandro Romagnoli, que asumió el 10 de mayo y fue discontinuado el 16 de junio; el ídolo y referente era junto con Alberto Acosta y Hugo Tocalli integrante de la secretaría técnica. Hoy, luego de la partida de Montero y sin candidatos a la vista -Hernán Crespo y Gabriel Heinze desistieron de sentarse a negociar- Diego Monarriz y José Di Leo salen al rescate. ¿Seguirán hasta fin de año? La urgencia por romper la racha de cinco juegos sin victorias -los últimos cuatro fueron derrotas- y el descontento que ya expresaron los hinchas en el Nuevo Gasómetro -el domingo el Ciclón recibirá a Godoy Cruz-, recortan el margen de maniobra.

Leandro Romagnoli asumió en San Lorenzo entre los ciclos de Diego Dabove y el uruguayo Paolo Montero; se marchó en malos términos con los dirigentes
MAURO ALFIERI


Leandro Romagnoli asumió en San Lorenzo entre los ciclos de Diego Dabove y el uruguayo Paolo Montero; se marchó en malos términos con los dirigentes (MAURO ALFIERI/)

Con dirigentes con menos desgaste, porque el presidente Ignacio Astore asumió el 20 de septiembre pasado, la actualidad futbolística de Newell’s es preocupante. La nueva conducción decidió la salida del DT Fernando Gamboa -contratado el 12 de junio- y también del manager Lucas Bernardi, que tomó la función tres días antes que el entrenador. Julio Saldaña es el nuevo director de fútbol y al plantel profesional lo dirige Adrián Taffarel, que estaba al frente de la séptima división. El rosarino dirigirá el domingo ante Independiente, pero sabe que tiene fecha de vencimiento. El acertijo es saber quién será el elegido para el futuro: el sueño de Heinze y Eduardo Berizzo se esfumó y ahora la lista es tan amplia que incluye a Jorge Almirón, Diego Osella, Darío Franco y hasta dos DT’s que están en funciones y con buenos presentes como Sebastián Beccacece (Defensa y Justicia) y Juan Pablo Vojvoda (Fortaleza, de Brasil).

Platense regresó a primera luego de 22 años. El DT del ascenso, Juan Manuel Llop, se marchó a los cuatro meses del logro; el 21 de mayo arribó Leonardo Madelón, que también se sentó en el banco de los suplentes por 120 días. Claudio Spontón, a cargo de la reserva, tomó las riendas en calidad de entrenador interino y luego de dos partidos fue confirmado hasta la finalización del campeonato. Serán 13 encuentros para seducir a los dirigentes de que es el indicado para darle continuidad a la propuesta.

Después de 22 años, Platense regresó a primera: Claudio Spontón dirigirá al equipo hasta la finalización del actual torneo y los dirigentes luego evaluarán si se mantiene al frente del plantel
Archivo


Después de 22 años, Platense regresó a primera: Claudio Spontón dirigirá al equipo hasta la finalización del actual torneo y los dirigentes luego evaluarán si se mantiene al frente del plantel (Archivo /)

También hasta fin de año tenía crédito Claudio Úbeda, el coordinador general de las divisiones inferiores de Racing, que fue el elegido para dirigir cuando los dirigentes, encabezados por el presidente Víctor Blanco, despidieron a Juan Antonio Pizzi. Pero la promesa quedó trunca: tres triunfos, tres derrotas y seis empates y la posibilidad de no clasificarse para la Copa Sudamericana 2022 generaron la contratación de Fernando Gago. Ahora, el capitán del equipo que en 2001 se consagró campeón y cortó la abstinencia de 35 años sin vueltas olímpicas en el fútbol local tendrá que definir si continuará en el club en su antigua función, si dirigirá la reserva o si busca un nuevo horizonte lejos de Avellaneda.

Boca fue un precursor de los interinatos a plazo. Jorge Ameal ungió a Abel Alves en reemplazo de Alfio Basile y 11 años más tarde repitió la fórmula con Sebastián Battaglia, tras anunciar el despido de Miguel Ángel Russo. En los dos casos, fueron contratos por seis meses y en ninguno de las dos oportunidades se los reconoció como interinos, aunque la extensión del vínculo lo indicaba: de otro modo, el actual DT hubiera firmado por un año de trabajo. Los resultados -Boca marcha quinto, a 12 puntos del líder River- señalan que la Copa Argentina es la meta de los xeneizes y el torneo que puede darle oxígeno al entrenador; el miércoles, con Argentinos, se jugará algo más que la clasificación a la final.

Fernando Berón, el director técnico al que Independiente recurre cada vez que se interrumpe un proceso de trabajo; en 2021 dirigió entre los ciclos de Lucas Pusineri y Julio Falcioni
Archivo


Fernando Berón, el director técnico al que Independiente recurre cada vez que se interrumpe un proceso de trabajo; en 2021 dirigió entre los ciclos de Lucas Pusineri y Julio Falcioni (Archivo/)

El fútbol argentino tiene dos casos emblemáticos de técnicos interinos: Daniel Oldrá, que asume cada vez que Godoy Cruz cambia de entrenador y luego vuelve a su rol de manager -lo hizo antes de que Sebastián Méndez fuera el entrenador del club mendocino-, y Néstor Apuzzo, que tomó el cargo en Huracán ¡nueve veces! Tan extraño, que además en tres ocasiones fue campeón: en 2014 ascendió y ganó la Copa Argentina y Supercopa.

Nombres como Pablo Quatrocchi (Estudiantes); Fernando Berón (Independiente); Favio Fernández y la fórmula Diego Villar y Facundo Oreja, en Aldosivi; Martín Anastasio (Atlético Tucumán); Hugo Donato (Banfield); Marcelo Mosset (Unión); Pablo De Muner (Defensa) y las sociedades Osvaldo Rinaldi-Gastón Casas (Huracán) y Sebastián Scolari-Adrián Adover (Central Córdoba), también son parte del recorrido de los DT’s interinos en la LPF. Un recurso que resalta y que demuestra que la necesidad de resultados está por encima de la paciencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.