El Dinamo Kiev empata con el Dinamo Zagreb y cierra su gira invicto

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción deportes, 28 abr (EFE).- El Dinamo Kiev cerró con un empate frente al Dinamo Zagreb (2-2) su gira de partidos amistosos para recaudar fondos que irán destinados a los refugiados ucranianos que se vieron obligados a abandonar su país por la invasión de Ucrania.

Los hombres de Mircea Lucescu acabaron sin derrotas su serie de cinco encuentros en los que ganaron al Legia Varsovia (1-3), al Galatasaray (1-3), al Borussia Dortmund (2-3) y empataron contra el Cluj (0-0). Después de visitar Polonia, Turquía, Rumanía y Alemania, el turno le llegó a Croacia, que acogió otro encuentro con un significado más simbólico que futbolístico.

En esta ocasión, Lucescu volvió a alinear a sus mejores hombres y rotó a otros para formar un once con cuatro caras nuevas respecto al duelo que ganó al Borussia Dortmund. Salieron Georgi Bushchan, Illia Zabarnyi, Vladislav Dubinchak y Denys Antyukh y entraron Denys Boyko, Oleksandr Syrota, Kostiantyn Vivcharenko y Volodymyr Shepelev.

Lucescu no sacó del campo a uno de los mejores jugadores de la gira, Vladyslav Vanat, que a sus veinte años ha demostrado ser un jugador con mucho futuro. El delantero del Dinamo Kiev, que ya firmó un doblete frente al Borussia Dortmund, repitió en el Estadio Maksimir y de nuevo celebró dos tantos con los que su equipo consiguió un empate.

El primero, a los ocho minutos, lo marcó a placer tras aprovechar una asistencia de Artem Dovbyk. Sólo tuvo que empujar la pelota para hacer el 0-1. Poco después, en el dieciséis, no desaprovechó un gran pase al hueco de Buyalskyy para no fallar ante el guardameta Daniel Zagorac.

Con el 0-2 a favor, el Dinamo Kiev bajó los brazos y su rival aprovechó para empatar antes del descanso por medio de Milan Vukotic y de Luka Menalo. El primero, marcó un gran gol con un zurdazo desde fuera del área, mientras que el segundo batió a Boyko tras un túnel espectacular al central Aleksandr Syrota.

En la segunda parte, no hubo mucha más historia. El partido, al final, era lo de menos. Lo más importante era recaudar dinero para los refugiados y el público croata respondió a la llamada.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.