La diferencia de Griezmann

Majadahonda (Madrid), 6 ene (EFE).- "Da igual los esfuerzos que iba a hacer, lo único que quería era quedarme aquí", expresó Antoine Griezmann el pasado 10 de octubre, cuando se concretó su traspaso al Atlético de Madrid, del que es la diferencia para desafiar este domingo al Barcelona, como el futbolista sobre el que se basa todo hoy en el equipo rojiblanco, con el que ha rebasado todas las expectativas de forma inigualable.

Sobre todo, por su expresiva contribución ofensiva en el Atlético, al que ha aportado 205 goles entre sus 147 tantos y sus 58 asistencias a lo largo de sus 316 partidos, pero también porque, desde 2015-16, sin contar su primer curso de adaptación en 2014-15 (marcó 25 tantos y dio cuatro), ha sumado 36 dianas más de las esperadas por las probabilidades de la estadística avanzada (122 por las 86,49 que se aguardaban según las diferentes métricas), según datos de 'Be Soccer', y ha dado 13 asistencias más. Su valor ya es incuestionable.

Con el Barcelona, en el que jugó de 2019 a 2021, sólo fueron tres tantos más de los esperados (34 de 31) y apenas dos pases decisivos más (16 a 14), para poner aún más en evidencia el contraste de su intrascendente aventura azulgrana con su imponente carrera como rojiblanco.

Su pasado y su presente se cruzan este domingo en el Metropolitano. De ahí se fue en el verano de 2019 atraído por el Barcelona y ahí regresó en 2021 para reencontrarse con su lugar en el mundo del fútbol, con el entrenador, Diego Simeone, con el que más ha deslumbrado, primero como delantero y goleador y ahora transformado en el jugador total que demostró con Francia, pero que ya había visibilizado antes con el Atlético, en esa posición de interior o entre líneas, con una visión extraordinaria para el fútbol.

Los 147 goles en 316 partidos, 276 como titular, con 58 asistencias, con una media de un tanto cada 162 minutos con el Atlético frente a los 34 tantos en 102 encuentros, 89 de inicio, y los 16 pases decisivos que dio en el Barcelona, con el que tenía un promedio de una diana cada 221 minutos (casi una hora más que a las órdenes de Simeone), sin el protagonismo del que disfrutó antes de rojiblanco. Fue Balón de Bronce en 2016 y 2018.

UN GOL CADA DOS PARTIDOS EN EL ATLÉTICO, UNO CADA TRES EN EL BARCELONA

No hay comparación. Mientras las cifras de goles esperados por partido son similares con uno y otro equipo (0,33 con el Atlético y 0,31 con el Barcelona), la diferencia está en que promedia un gol cada dos encuentros de rojiblanco por el tanto cada tres choques con el equipo azulgrana entre 2019 y 2021.

También revelan un futbolista que tiraba y tira más a portería con el bloque de Simeone (1,11 por duelo) de lo que hacía en el Barça (0,84), pero con el Atlético es más eficaz por disparo (un gol cada 2,1 lanzamientos) de lo que fue en su anterior equipo y rival este domingo (un tanto cada 2,5 intentos).

Igualmente, promedia más pases clave de rojiblanco (0,55) que de azulgrana (0,50).

Aunque está en baremos similares en ese sentido, las estadísticas de asistencias esperadas y las dadas tampoco tienen reflejo del Atlético (54 de 41 de 2015-16 en adelante, sin contar 2014-15, cuando dio otras cuatro) al Barcelona (16 de 14), según las estadísticas avanzadas de 'Be Soccer', que también lo proponen por encima en las recuperaciones.

UN LÍDER CONTRA EL LÍDER

Apagado en el Barcelona, su vuelta al Atlético ha despertado también un líder. No lo era tanto en su primera etapa en el club rojiblanco, cuando rebasó todas las expectativas goleadoras, pero hoy sí lo es con una determinación visible sobre el terreno. Es el eje del equipo, el futbolista sobre el que gira todo el fútbol del equipo, como centrocampista o como delantero, en ataque o en defensa, siempre certero en la elección de cada pase, cada instante, en la combinación para hacer mejor a un bloque que lo necesita siempre.

No lo quiso (ni podía mantenerlo con otros fichajes) el Barcelona cuando lo cedió a última hora del último día del mercado del verano de 2021; lo deseaba de nuevo Diego Simeone en sus filas, consciente de todo lo que podía aportar de nuevo al Atlético; su llegada despertó más que controversia en la afición, por su salida previa al Barcelona; hubo dudas en su primer año, con una lesión muscular (y recaída) que lo frustró como nunca a 'El Principito' para apartarle de diez de once choques entre diciembre y febrero.

La directiva del Atlético se planteó desprenderse de él durante el pasado verano; después lo limitó a media hora en ocho de los primeros nueve encuentros del curso por el pulso con el Barça a cuenta de los 40 millones que figuraban en la opción de compra de sus dos años de cesión; finalmente concretó el traspaso por aproximadamente la mitad, cuando el atacante rebajó su sueldo y firmó hasta 2026, cuando fue el titular indiscutible de siempre para Simeone.

Y ahora es el futbolista más incontestable del Atlético. "Griezmann es un espejo en el que mirarse. Siempre quiso estar acá y en base al trabajo recuperó el afecto para con él, es un buen espejo para sus compañeros por sacrificio, talento y entrega", explicó el técnico después del triunfo por 0-2 contra el Oviedo del pasado miércoles, camino ya de medirse ahora al Barcelona.

Ningún nombre de ningún jugador suena con más fuerza ya entre el aficionado rojiblanco (el ejemplo más reciente fue el duelo de hace una semana contra el Elche en el Metropolitano), cuando se pronuncia por megafonía en las alineaciones iniciales, que Griezmann; el '7', el delantero, entre 2014 y 2019 que ha recuperado -ahora con el '8', como jugador total- su dimensión en el equipo rojiblanco tras su fallido paso por el Barcelona.

DOS VICTORIAS EN 17 DUELOS DE ROJIBLANCO CONTRA EL BARÇA

Es el vigésimo octavo enfrentamiento de su carrera contra el conjunto azulgrana, con cinco victorias, seis empates y 16 derrotas, además de seis goles y cuatro asistencias.

Y el decimoctavo con el Atlético de Madrid, con el que tan solo ha sumado dos triunfos frente al Barcelona, por los cuatro empates y las once derrotas sufridas contra ese adversario, al que ha marcado tres tantos con el conjunto rojiblanco, además de dar otros dos.

Las dos victorias con el Atlético fueron en casa. Una el 13 de abril de 2016 en los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Vicente Calderón por 2-0, con los dos goles suyos, uno de ellos de penalti, con los que eliminó al Barcelona para iniciar su camino hacia la final de San Siro. Otra el 2 de octubre de 2021 en el Metropolitano, también por 2-0, cuando fue suplente, cuando aún no se había reencontrado consigo mismo.

Iñaki Dufour

(c) Agencia EFE