Diego Schwartzman y un show en el Australian Open: les ganó a su lesión, el calor y la pausa de tres horas que no quería y cortó una racha negra

Señal de victoria: Diego Schwartzman ganó un partido que vale mucho, más allá del rival
Señal de victoria: Diego Schwartzman ganó un partido que vale mucho, más allá del rival - Créditos: @ANTHONY WALLACE

El mejor tenista argentino, Diego Schwartzman, se reencontró este martes con la victoria ante el ucraniano Oleksii Krutykh en la primera ronda del Australian Open, en la que se sobrepuso a una lesión que mantuvo en vilo su participación. Después de un largo partido de casi cuatro horas, que estuvo otras casi cuatro interrumpido debido al calor extremo en Melbourne, el “Peque”, con un vendaje muy notorio en la pierna izquierda, se llevó la victoria por 6-4, 6-7 (6/8), 6-3, 7-6 (7/5).

El argentino acumulaba ocho derrotas consecutivas desde el Abierto de Estados Unidos en agosto y había caído por primera vez en cinco años de los primeros 20 puestos de la ATP. Además, el miércoles pasado sufrió una distensión durante un torneo preparatorio en Australia y el domingo reconoció que todavía no sabía si este martes podría jugar. ”La preparación no fue la mejor. No pude entrenarme con otros jugadores y recién ayer hice algunos puntos con uno de los chicos de ‘sparring’ que te ofrece el torneo. Era un poco una incógnita y por suerte salió bien. Es difícil preparar así un partido, pero siempre me siento fuerte en los Grand Slams”, dijo, una vez consumado su largo éxito, que le demandó más de ocho horas debido a la pausa impuesta por la organización por la regla de “calor extremo”.

Schwartzman lanza un drive desde el fondo de la cancha
Schwartzman lanza un drive desde el fondo de la cancha - Créditos: @Quinn Rooney

Con medicación para sentir menos dolor, Schwartzman saltó a la cancha con la voluntad de limitar los esfuerzos y desde el centro de la cancha hizo correr al rival, de ranking muy inferior y procedente de las rondas previas. ”El jugador que enfrenté no provocaba peloteos muy largos y eso me ayudaba un poco al no tener que correr tantas veces para evitar sentir dolor. De esa manera se hacían los puntos más cortos y me favorecía. Si me hubiera tocado un rival con más experiencia, que no estuviera debutando en un Grand Slam, quizás no me habría presentado”, confesó.

Rápidamente se puso con ventaja, rompiendo el servicio del ucraniano en el primer juego, y a los 45 minutos ya se había adjudicado el primer set. En el segundo sufrió más. Primero tuvo que neutralizar un quiebre del portentoso joven ucraniano y, ya en el tie-break, desperdició una ventaja de 5-0 para acabar perdiendo el set. Reaccionó en el tercer parcial, en el que pareció más entero físicamente que su rival, poco acostumbrado a los partidos de cinco sets. Y en el capítulo definitivo, después de la interrupción por el calor, supo imponerse en los momentos clave.

El calor obligó a parar una serie de partidos este martes en Melbourne
El calor obligó a parar una serie de partidos este martes en Melbourne - Créditos: @LUKAS COCH

“Se me escapó el segundo set, después tuve que soportar la pausa por el calor... El partido parecía un crucigrama que debía resolver todo el tiempo”, graficó, en una entrevista con ESPN. “Las tres horas que estuve en el vestuario, esperando para continuar, estuve muy golpeado anímicamente, como si hubiera perdido. Sentía que no me alcanzaba con lo que estaba haciendo”, confesó. Y se detuvo en sus reacciones durante el partido: “Pegué muchos gritos, pero ése soy yo, y a veces así encuentro respuestas, sin faltarle el respeto a nadie. Sé que a veces parece que me tienen que llevar al loquero después del partido”, sonrió.

Sobre la pausa por el calor, se mostró contrariado: “Claro que hacía calor, pero no sé si tanto como para frenar. En el vestuario nadie entendía por qué se habían parado los partidos. La regla no puede ser para un torneo, tiene que ser para todos. Entonces, ahora cuando juguemos en Río de Janeiro y Buenos Aires, deberían parar los partidos todo el tiempo. Cuando las máquinas esas que hay llegan a un número, se frena. Y no se tiene en cuenta el momento del partido, yo estaba 5-3, a punto de ganar el tercer set. Eso no existe”, opinó.

Lo mejor del triunfo

Luego le dedicó una larga explicación al tema de su lesión. “Cuando corría para el revés, me molestaba, por eso usé mucho el slice. Recién al final del partido me pude olvidar un poco del tema. Pero estaba recontra empastillado. Me empastillé a la mañana, otra vez a la tarde. Todo legal, por supuesto. A mí no me gusta tomar muchas cosas, pero no tuve otra. Todo lo legal que se podía usar estaba dentro de mi cuerpo”, repitió, en medio de las risas en la charla con ESPN. “Ahora voy a tomar algo más, pero para que no me estalle la panza”, agregó.

En la próxima ronda, el 23º preclasificado se enfrentará al estadounidense J.J. Wolf, número 67 del ranking, que le ganó al australiano Jordan Thompson por 6-3, 3-6, 6-4, 7-5. “El triunfo me dio mucha seguridad, el próximo partido o voy a jugar más suelto, sin dudas. Hice un esfuerzo enorme... Me emociono un poco porque me costaba mucho ganar, pero lo logré”, cerró, locuaz y feliz.

En tanto, quedaron eliminados en esta primera ronda los argentinos Federico Bagnis y Pedro Cachín, al ser derrotados por el británico Daniel Evans y el español Pablo Carreño Busta, respectivamente.Bagnis (90) cayó ante Evans (27) por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-4, en tres horas y 29 minutos, mientras que Cachín (59) fue derrotado por Carreño Busta (15) por 7-6 (7-4), 6-1 y 7-6 (7-3), en 128 minutos.

La regla del calor y sus consecuencias

El calor extremo obligó el martes a parar los partidos en las canchas descubiertas del torneo, como los de los argentinos Diego Schwartzman, Facundo Bagnis y Pedro Cachín, el chileno Nicolás Jarry y el colombiano Daniel Elahí Galán. Pasado el sofocón de las horas centrales del día, los organizadores anunciaron que los partidos se reanudarían a las 17, hora local, después de casi cuatro horas de interrupción. Entretanto, solo se mantuvieron los encuentros programados en las tres canchas cubiertas del Melbourne Park: Rod Laver, Margaret Court y John Cain Arena.

Con el termómetro a 40 grados, el torneo declaró sobre las 13 locales el “nivel 5 de estrés por calor”, el más alto en esta escala basada en la intensidad del sol, la temperatura en la sombra, la humedad y el viento. Al alcanzar el nivel 5, los partidos en canchas descubiertas, así como los entrenamientos, deben suspenderse. “Esto significa que el partido continúa hasta el final de un juego impar o hasta el fin del desempate”, tuitearon los organizadores del Grand Slam.”No se llamarán a pista nuevos partidos. Jugar en las canchas de prácticas descubiertas también queda suspendido”, indicaron.

Los problemas no terminaron allí. Luego de la reanudación, una tormenta repentina obligó a detener nuevamente el juego. Si bien algunos partidos continuaron, otros se tuvieron que cancelar y aplazar al miércoles, dijeron los organizadores.

Un espectador se refresca con las gotas de una máquina de hidratación, en Melbourne
Un espectador se refresca con las gotas de una máquina de hidratación, en Melbourne - Créditos: @James D. Morgan