Diego Schwartzman derrotó a Kevin Anderson y a la tormenta y sigue adelante en el US Open

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Schwartzman venció en sets corridos a Kevin Anderson; Alex Molcan será su próximo rival en el US Open
Frank Franklin II

Con jerarquía de jugador top, Diego Schwartzman dio otro paso adelante en el US Open. El argentino, 14° del ranking y undécimo favorito, avanzó a la tercera rueda en Flushing Meadows con un triunfo más que convincente a expensas del sudafricano Kevin Anderson, con pasado de Top 5 y actualmente 77°. Pero peligroso, a partir de su experiencia, potencia y altura (2,03m).

Schwartzman se impuso con parciales de 7-6 (7-4), 6-3 y 6-4, en un duelo que comenzó como el primero de la sesión nocturna en el estadio Louis Armstrong y terminó pasada la medianoche en el gigantesco Arthur Ashe. Y es que, a pesar de que se jugaba en un escenario techado, la intensa tormenta que se desató sobre Nueva York se filtró por las aberturas laterales de la parte superior y el agua llegó hasta la cancha. Se jugó poco más de un set, hasta la tercera interrupción para secar el campo, cuando ambos jugadores y el umpire entendieron que no había manera de seguir jugando allí.

Diego Schwartzman y una noche particular: empezó su partido en el estadio Armstrong y lo terminó en el Ashe
Frank Franklin II


Diego Schwartzman y una noche particular: empezó su partido en el estadio Armstrong y lo terminó en el Ashe (Frank Franklin II/)

Se podría haber postergado el cotejo al mediodía del miércoles, pero entre la organización del certamen y los jugadores acordaron mudar el partido a la cancha central, el Arthur Ashe, donde se completó lo que restaba, a continuación del partido que el griego Stefanos Tsitsipas le ganó al francés Adrian Mannarino.

Ni las interrupciones, ni el cambio de escenario, ni la potencia de Anderson alteraron el plan de Schwartzman, que jugó con paciencia para esperar su oportunidad, y con inteligencia para vulnerar al sudafricano con certeros contraataques. Anderson acertó con 24 aces ante un muy buen devolvedor como el argentino, pero en la estadística pesaron más los 58 errores no forzados del sudafricano contra sólo 21 del Peque. Muy concentrado, firme con su servicio, Schwartzman sabía que no iban a abundar las chances sobre el saque de Anderson, y capturó tres de los diez break-points que contó para tomar distancias.

Schwartzman cometió solamente 21 errores no forzados en su duelo contra el sudafricano Anderson, que totalizó 58 fallos
Frank Franklin II


Schwartzman cometió solamente 21 errores no forzados en su duelo contra el sudafricano Anderson, que totalizó 58 fallos (Frank Franklin II/)

“Fue un buen desafío que pude pasar, jugar en estadios es distinto a las canchas exteriores, hacía mucho que no jugaba en canchas tan grandes y con la tormenta ni siquiera se podía escuchar el ruido de la pelota. Pero creo que jugué un partidazo. Estuve trabajando mucho con el saque para meter más primeros servicios, estuve efectivo, hubo grandes puntos de fondo, siento que jugué bien en todas las líneas”, remarcó el argentino apenas concluyó el encuentro en declaraciones a ESPN.

Lo que viene para Schwartzman es un duelo con el eslovaco Alex Molcan, 138° del mundo, de 23 años, zurdo y con revés de dos manos. El europeo ingresó en el cuadro principal del Abierto de los Estados Unidos desde la clasificación y en las dos primeras ruedas superó al turco Cem Ilkel y al local Brandon Nakashima. Para el Peque, es una buena oportunidad para acceder a los octavos de final en el cemento neoyorquino, donde alcanzó los cuartos en dos ocasiones. Por ese mismo lado de la llave asoma el otro argentino en carrera: Facundo Bagnis, que se enfrentará con el neerlandés Botic van de Zandschulp.

Schwartzman y una discusión con el umpire; fue durante el primer set, cuando las condiciones en el estadio Armstrong no eran las ideales para jugar
AL BELLO


Schwartzman y una discusión con el umpire; fue durante el primer set, cuando las condiciones en el estadio Armstrong no eran las ideales para jugar (AL BELLO/)

“Vi algo del partido suyo, pero la verdad es que no tenía idea que me podía tocar jugar contra él. Voy a analizar su juego, y luego veremos, pero es una buena oportunidad para mí en una tercera ronda”, expresó el Peque sobre su próximo adversario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.