Dibu Martínez contó qué estrategia usó en la gloriosa tapada a Kolo Muani en la final del Mundial y contó la anécdota de “los arquerudos”

Emiliano Martinez y Lionel Messi, antes del comienzo de un partido del Mundial. El arquero habló sobre su admiración hacia el capitán
Emiliano Martinez y Lionel Messi, antes del comienzo de un partido del Mundial. El arquero habló sobre su admiración hacia el capitán - Créditos: @JUAN MABROMATA

No sabe de grises. Vive con intensidad, habla desde el corazón. Es claro, no le gusta demasiado usar frase de compromiso o que sean políticamente correctas. Emiliano Martínez, el arquero argentino, el campeón del mundo, el que fue considerado con el premio The Best por la FIFA como el mejor de 2022 en su posición, recapituló un momento determinante en la conquista de la Copa del Mundo de Qatar y reconoció que no pudo tomar dimensión de lo que había logrado con esa tapada magnífica ante Kolo Muani, cuando la final entre Argentina y Francia estaba 3-3 y faltaba menos de un minuto para el final: “ Yo quería que la pelota me pegara en la cara ”.

Los fanáticos se quedaron con esa jugada, sobre el final del tiempo extra, cuando Dibu Martínez le negó lo que hubiera sido el gol del éxito a Kolo Muani, sin embargo, el arquero argentino contó: “ No me di cuenta del valor que tenía la atajada del final . Fue una jugada sucia. Cuando veo que le queda la pelota a Muani, pensé en achicarle el espacio, no quería apurarme porque si me apresuraba me la picaba por arriba. Le tuve que dejar un ángulo para que su última visión fuera el primer palo y después me tiré con mis manos y mis pies rezando ‘por favor, pegame’”. Y agregó: “Me encanta ver la imagen de esa jugada. Yo quería que la pelota me pegara en la cara, no me importaba, si me mirás no me doy vuelta, cierro los ojos, me pongo todo duro y sólo quería que me pegara la pelota. Estoy tan tenso y tan duro que rebota la pelota para adelante. A medida que pasan los días y repiten la jugada, más me emociona verla”, repasó en una entrevista con TyC Sports.

Dibu Martínez no le escapa a ningún tema. Por eso cuando le consultaron acerca del gesto que hizo en la premiación tras consagrarse campeón del mudo que recorrió el planeta, aceptó que no su mejor elección, pero que el origen de su gesto (tomó el trofeo de mejor arquero y lo apoyó sobre sus genitales) había sido un desafío de sus compañeros: “ No estoy orgulloso, pero era una apuesta. ‘A que no lo hacés como en la Copa América’, me dijeron los chicos . Me desafiaron. En los The Best no lo iba a hacer, era otra clase de evento”, contó.

Cuando se expresa, se muestra tal cual es. Piensa cada respuesta, habla pausado, remarca el valor de su familia. Vive en Birmingham, la ciudad inglesa que lo recibió como un héroe tras el Mundial. Allí, Aston Villa lo hizo capitán, una distinción que lleva con orgullo. Pero en todo momento, su cabeza vuelve al Mundial. Entonces, contó qué le pasó cuando Lionel Scaloni determinó que Ángel Di María fuera titular en la final: “Cuando vi que Di María jugaba en la final dije: ‘Lo ganamos’. Angelito es el hombre de la finales. Nos ganó las tres copas. Siempre voy a estar agradecido a él. No tengo dudas de que es uno de los cinco mejores jugadores de la historia de la selección”.

Dibu Martínez y un gesto que recorrió el planeta; el arquero argentino reconoció que fue por una apuesta
Dibu Martínez y un gesto que recorrió el planeta; el arquero argentino reconoció que fue por una apuesta

En ese contexto es que Dibu aceptó contestar también acerca de los dichos de su compañero Rodrigo De Paul, que afirmó que la actual es la mejor selección de la Argentina de la historia. El arquero argentino no fue tan terminante, sí valoró mucho lo que hicieron y consideró: “ Yo creo que si repetimos lo que conseguimos en Qatar, podemos afirmar lo que dijo Rodrigo ”. Y respecto de su trascendencia en la selección como arquero, Martínez fue muy claro: “ No puedo decir que soy el mejor. Todavía me falta mucho en la selección . Tengo apenas 26 partidos, quiero llegar a los 100. Chiquito Romero hizo un gran trabajo en la Selección. Jugó 100 partidos, estuvo más de 40 partidos invicto. Llegó a la final del mundo y dos veces a la final de la Copa América...”.

En un tramo de la entrevista de absoluta distensión, se refirió a una anécdota vivida en la concentración, en esos momentos libres en los que los futbolistas buscan diversas actividades para pasar el tiempo. “En un momento tenía un equipo de truco con Marchesín y Musso. La triple M... Éramos muy malos, pero teníamos una moral bárbara. Nos decían ‘los arquerudos’. Me acuerdo que Messi, Paredes y De Paul decían: ‘Eh, vamos a jugar con los arquerudos’. Les ganamos una o dos veces y después nos hacíamos las estrellas y no les jugábamos. Ellos estaban recalientes porque nos querían ganar y nos hacíamos las estrellas, les decíamos que no, jaja”. Entonces, analizó a ese equipo malo, pero ganador, del que formaba parte: “Musso es muy mentiroso, cantaba ‘falta envido’ y tenía siete puntos. El que más ligaba era Messi, siempre ligaba 33 en las últimas manos, pero para mí se carteaban con Paredes y De Paul. Si le preguntás, para mí, Paredes, se cartea. Ya los voy a enganchar, pero para mí De Paul y Paredes se cartean, y Messi, si me apurás, te digo que también”, contó divertido.

Arqueros de la selección y sus entrenadores, en una imagen de la concentración argentina durante la Copa América 2021: Darío Herrera (entrenador), Emiliano Martínez, Agustín Marchesín, Martín Tocalli (entrenador principal), Juan Musso, Franco Armani y Mauro Dobler (entrenador)
Arqueros de la selección y sus entrenadores, en una imagen de la concentración argentina durante la Copa América 2021: Darío Herrera (entrenador), Emiliano Martínez, Agustín Marchesín, Martín Tocalli (entrenador principal), Juan Musso, Franco Armani y Mauro Dobler (entrenador) - Créditos: @Instagram Emiliano Martínez

Dibu Martínez y...

Qué le dijo a Mbappé. “Le dije que se levante y mire hacia adelante porque la había descosido. Que no tendría que estar en el suelo si no orgulloso del partido que había hecho. La verdad, había hecho 4 goles. ¡Yo tenía que estar en el piso ahí! Obviamente es normal, perdió la final del mundo”.

Lo que le dijo Messi después de eliminar a Países Bajos. “Me abrazó y me dijo un insulto que no voy a decir y ‘lo hiciste de vuelta’. La gente decía que yo era la figura por atajar dos penales y nada que ver. Leo la había descocido en ese partido. Que lo voy a ayudar, ‘vos me ayudaste en todo el partido’, a mi me habían pateado dos veces y me hicieron dos goles. Pero que venga el 10 y te diga ‘sos un hijo de mil’... te emociona”.

Su charla con Messi tras la final. “Estaba con mi nene a upa y lo primero que le dije a Leo fue gracias por hacerme campeón del mundo. Es un pibe que se pone muchísima presión a él mismo. La gente no sabe lo que ama a la selección y lo que genera adentro con los cocineros, los fisios, trata a todos igual. El abrazo con la cocinera, ahí te das cuenta lo que es adentro. Con Holanda me vino a buscar, me dijo un insulto y me dijo lo hiciste de vuelta, nos ayudaste de vuelta. La gente dijo que la figura era yo, pero me habían pateado dos veces y fueron dos goles, Leo la había descosido ese partido. Pero que venga el 10 y te diga eso, te emociona”.

Dibu Martínez es el primer arquero argentino de la historia en ganar el premio The Best
Dibu Martínez es el primer arquero argentino de la historia en ganar el premio The Best - Créditos: @Michel Euler

Los festejos en el país. “El micro se estaba quedando sin embrague. Una cosa de locos si nos llegábamos a quedar ahí. Nosotros queríamos quedar bien con todos, llegar al Obelisco. Lo tendríamos que haber hecho de otra manera. Vimos para adelante y pensamos que no llegábamos mas: no había agua, no había champagne, era rezar que baje el sol. Era un momento de alegría, la gente tiraba espuma, era para celebrar con el país. Se había parado el país. Me sorprendieron dos cosas: los llantos de los nenes y la gente arriba de los arboles. Me daba miedo la gente que saltaba de los puentes”.

Su mirada sobre Enzo Fernández. “Es un caradura. Jugó un amistoso y entró a un Mundial como si hubiera jugado 350 partidos. Paredes, De Paul y Lo Celso eran intocables. Todos estuvimos bajos el primer partido y Scaloni hace un par de cambios. Un canchero: la colgó del ángulo, hizo la bicicleta, la verdad me sorprendió. No solo como jugador sino como persona”.

La idolatría de los niños. “Un nene no te va a insultar, un nene te ve reflejado. Ver a los nenes y tratar de ser el Dibu o darles un par de guantes y que estén horas en sus jardines. Eso me llevo. Igual, el 99% quiere ser Leo Messi. Si todos quiere ser Dibu, ¡pobre las madres! Se los tienen que bancar las 24 horas, un loro. Lo tomo como una satisfacción y un orgullo que los nenes quieren atajar más que antes, pero también una responsabilidad. Quiero generar que sea un ídolo adentro de la cancha, pero como dije el otro día, los ídolos son mamá y papá. Puedo ver cosas de un arquero para mejorarme, pero estar reflejado en los padres y madres que trabajan 8 o 10 horas por día, que los alimenten y los manden a la escuela. Ahí está el reflejo. Después, sí, mirar un futbolista para crecer futbolísticamente”.

Dibu Martínez en el festejo en su honor, en Mar del Plata
Dibu Martínez en el festejo en su honor, en Mar del Plata - Créditos: @Mauro V. Rizzi