Desempleo en Miami-Dade en un mínimo récord. ¿Adónde han ido todos los trabajadores?

·5  min de lectura

La tasa de desempleo en Miami-Dade ha caído a un mínimo histórico. Aunque esto pueda parecer una buena noticia, si recientemente ha intentado comer en un restaurante o comprar en una tienda del condado, probablemente habrá notado que a muchos establecimientos les falta personal.

Para Jennifer Arniella, una joven de 29 años que vive en Kendall y es madre de dos hijos, la respuesta es la siguiente: a casa, para emprender un negocio.

En 2020, Arniella se encontró con que se graduaba durante la pandemia del programa de maestría en Administración de Empresas de la Universidad Internacional de Florida (FIU). Eso significó ir descartando entrevista tras entrevista de trabajo, para lo que entonces era un número cada vez más reducido de empleos para gerente de producto.

No ayudó, dijo, que estuviera embarazada mientras competía por esos puestos.

“En cuanto se enteraban, la conversación se detenía”, dijo Arniella.

Decidió iniciar una empresa en casa, usando la ayuda gubernamental que recibía para mantener a sus hijos para comprar equipos laser que cortan logotipos y carteles para empresas. Con su sitio web, UniqueCraftsByJenn.com, ahora puede ayudar a mantener a su familia, aunque también tiene la suerte que el trabajo de su esposo como ingeniero civil pague la mayoría de las facturas de la familia.

Son los ex trabajadores como Arniella los que ayudaron a que el nivel de desempleo en Miami en diciembre fuera del 1.4%, la marca más baja desde al menos 1990, cuando la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos empezó a recopilar las cifras de desempleo del condado. Se trata de los datos disponibles más recientes e incluso más bajos que la tasa del 1.6% de febrero de 2020, justo antes de la pandemia.

Los expertos dicen que una tasa de desempleo tan baja es una bendición mixta para la economía local. Mientras trabajadores como Arniella se alejan de la fuerza laboral tradicional, las empresas locales tienen dificultades para encontrar empleados cualificados, incluso cuando el nivel de desempleo disminuye. Los datos muestran que la población civil activa en Miami-Dade sigue estando muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, y puede que nunca se recupere del todo.

“[Una tasa de desempleo baja] es muy engañosa debido al número récord de personas que abandonan sus empleos”, dijo Ned Murray, experto en cuestiones económicas y del mercado inmobiliario y director adjunto del Centro Metropolitano Jorge M. Pérez de FIU.

El estado, dijo, está presenciando el fenómeno de la “Gran Dimisión”, que se ha extendido por el resto de la fuerza laboral del país. Los datos laborales federales muestran que en la Florida el 3% de su fuerza laboral deja el trabajo todos los meses, lo que equivale a unos 300,000 trabajadores.

“Estas cifras son bastante preocupantes, porque, en el caso de Miami-Dade, la mayor parte de la pérdida de empleos ha sido en los sectores del ocio, la hotelería y el comercio minorista”, industrias que constituyen la columna vertebral de la economía local, dijo Murray.

La historia es similar en el sector minorista, que ha perdido unos 10,000 trabajadores en comparación a los niveles anteriores a la pandemia.

Carol Dover, directora ejecutiva de la Asociación de Restaurantes y Alojamientos de la Florida, dijo que muchos ex trabajadores de su industria eligieron trabajos en industrias completamente diferentes, especialmente puestos de embalaje en compañías como Amazon y Walmart, que no han enfrentado los mismos desafíos comerciales relacionados con la pandemia. Los niveles de empleo local para los puestos de almacenamiento volvieron totalmente a los niveles anteriores a la pandemia.

“No es un secreto que, mientras nuestra industria sufría cierres e inconsistencias, algunos se fueron a otras grandes empresas, en donde quizá se sentían más estables”, dijo Dover.

Los empresarios de la zona esperan encontrar trabajadores en la próxima feria de empleo JobNewsUSA.com, que se celebrará en FLA Live Arena en Sunrise el 17 de marzo, de l10 am a 2 pm. Entre los que buscan trabajadores está Shannon Maraj, directora de ventas de Senior Healthcare Advisors, un grupo que vende pólizas de seguro de Medicare. Está tratando de contratar hasta 30 representantes de ventas a medida que expande su negocio a Puerto Rico.

“Ahora me planteo contratar a buenos vendedores de cualquier procedencia y pagarles la licencia, algo que nunca me habría planteado hace dos años”, dijo Maraj.

Para Stephen Bittel, fundador y presidente del grupo inmobiliario Terranova Corporation, hay una solución fácil para solucionar la escasez de personal, especialmente en los puestos de primera línea y de atención al cliente: suavizar las restricciones de inmigración.

“Llevamos cinco años con las fronteras cerradas, y no sé por qué a nadie le sorprende que haya empleos de nivel básico sin cubrir, cuando la forma en la que los hemos cubierto, históricamente hablando, ha sido con mano de obra inmigrante”, dijo Bittel.

Dover se mostró de acuerdo en que la escasez de mano de obra causada por la falta de inmigrantes debe abordarse ahora, independientemente del partido político que gobierne. Dijo que la mayoría de los miembros de su asociación enviaron a los trabajadores nacidos en el extranjero de vuelta a sus países de origen cuando la pandemia se extendió en marzo de 2020.

Ahora, dijo, está claro que no será posible cubrir esos puestos en la hotelería.

“Espero no escuchar nunca el argumento de que están quitándole empleos a los estadounidenses”, dijo. “Los estadounidenses ya han tenido todas las oportunidades de tomarlos, y probablemente todavía tenemos medio millón de empleos abiertos que no se están ocupando. Tenemos que arreglar la situación de inmigración”.

Arniella, madre de familia y ahora propietaria de un negocio, dijo que también hay innumerables personas como ella, señalando un grupo de Facebook al que pertenece, That Mom With A Laser, que tiene unos 25,000 miembros.

“No he mirado hacia atrás”, dijo.