Desafío para el Bayern: su primera temporada sin su as del gol

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Después de ocho años en los que se cansó de romper redes y récords, Robert Lewandowski fue transferido a Barcelona, por lo que Bayern Munich deberá afrontar el enorme desafío de superar la partida de su goleador.

A lo largo de sus ocho temporadas con el conjunto bávaro, el polaco marcó 344 goles en 375 partidos, es decir, promedió 0.91 tantos por encuentro, y entregó 72 asistencias. En total, el ex Borussia Dortmund alzó 19 trofeos, incluyendo una UEFA Champions League y las últimas ocho ediciones de la Bundesliga.

Es evidente que no será para nada fácil reemplazar a un jugador de semejante impacto en el juego, especialmente en el último tercio del campo. Además, el club decidió no incorporar a ningún futbolista de sus características.

En principio, la idea de Julian Nagelsmann es que su equipo pase a jugar sin una referencia de área. Sadio Mané, quien llegó procedente de Liverpool por 32 millones de euros (más otros nueve según objetivos), partiría como el delantero más adelantado.

Al senegalés lo acompañarían Jamal Musiala, Serge Gnabry y Thomas Müller en el frente de ataque. Si bien cada uno comenzaría desde una determinada posición -Gnabry por derecha, Musiala por izquierda y Müller por el centro detrás de Mané-, no sorprendería que vayan rotando en función de cómo se desarrolle el juego.

Tal como intentó hacer Pep Guardiola con Manchester City en las últimas campañas, la intención es atacar con muchos jugadores sin darle una referencia fija a los defensores centrales de la defensa rival.

Con Musiala, Gnabry y Mané, la principal arma del Bayern podría pasar a ser su velocidad y desequilibrio individual en el uno contra uno. También Nagelsmann esperará contar con la participación en ofensiva tanto de sus volantes centrales (Joshua Kimmich, Marcel Sabitzer) como de sus laterales (Benjamin Pavard, Alphonso Davies).

En conclusión, el elenco alemán no buscará reemplazar a Lewandowski con un determinado futbolista, sino a partir de un funcionamento colectivo. Esto podría demandarle tiempo de trabajo y adaptación, con lo cual no sería para nada descabellado que sufra el inicio del curso 2022-23.

Por último, al margen de la incorporación de Mané, cabe destacar que el Bayern se reforzó con Matthijs de Ligt, Mathys Tel, Ryan Gravenberch y Noussair Mazraoui.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.