Delfina Pignatiello, en los 800 metros de Tokio 2020: la autocrítica por su paso por los Juegos, el mensaje previo y la clave de “disfrutar” de cara al próximo ciclo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Delfina Pignatiello, al salir del agua en su última participación en Tokio 2020
Santiago Filipuzzi

TOKIO.- Seis horas antes de la tercera serie de clasificación de los 800 metros libres, Delfina Pignatiello compartió una frase de la patinadora británica Elise Christie sobre el presente de Simone Biles y esa jaula que oprimió a la mejor: “Estoy orgullosa de que puso su bienestar por encima de todo. Estoy con ella, como todos deberíamos. Ella es un modelo a seguir, una inspiración. Los Juegos Olímpicos no siempre se tratan de medallas. Se trata del espíritu”. Toda una declaración de principios. Un mensaje que retumba en la cabeza de la sanisidrense. “El otra día veía una parte de una entrevista en la que decía que hay que disfrutar, debo recordármelo”, sentenció frente a las cámaras de TV, minutos después de una serie en la que no solo terminó última sino que lo hizo con un tiempo inesperado: 8m44s/85. A 19 segundos de la séptima.

Si en los 1500 metros ya había sorprendido la diferencia con su mejor tiempo histórico, los 800 fueron una continuidad. En ninguna de las dos pruebas dio signos de estar cerca de sus marcas. Ubicada entre las 12 primeras en la lista de inscripción, esta vez terminó en el puesto 27 sobre 30 nadadoras. El paso de los días para soltar el mal paso y enfocarse no alcanzaron. El problema venía de base. “Puse todas mis garras para cambiar el chip y tener mi revancha, pero no se me dio. Hace un año ni me planteaba estar acá por todo lo que pasó, pero no lo pongo como excusa. Se ve un rato de competencia, después de todo lo que uno hace en la oscuridad para trabajar. Necesito vacaciones y arrancar con otra cabeza el próximo proceso. Estar acá es increíble, único. Con lo duro que es me dan más ganas de volver con otra cabeza, con otra preparación”, explicó ante la TV. París 2024 aparece en el objetivo de una joven que siempre tuvo que lidiar con la presión. Una mochila que cargó en los Juegos de la Juventud 2018, que supo quitarse en los Panamericanos de Lima 2018 -llegó como favorita y recién se pudo liberar con el pasar de las pruebas, y las medallas de oro-, pero que terminó siendo demasiado pesada en Tokio 2020. “Disfrutar”. Una palabra que soltó varias veces sobre los micrófonos desde que salió de la pileta del Aquatics Centre. Ahí estará la clave.

Pignatiello mira a futuro: apuesta a París 2024
Santiago Filipuzzi


Pignatiello mira a futuro: apuesta a París 2024 (Santiago Filipuzzi/)

Autoexigente y poco conformista, Pignatiello sabe que su sueño olímpico en Tokio tuvo algo de pesadilla. Autocrítica, destacó que es la primera vez en mucho tiempo que le va mal en un torneo. Acostumbrada a los éxitos en los últimos tiempos, ahora buscará salir de este traspié, una zona que no la encuentra cómoda. “Te puede tocar un día que te levantás con mil pilas o un día que puede no darse, que puede salir mal. Pero me está costando, no voy a esconderlo”, sentenció. Molesta, volvió a mostrarse contrariada de regreso al vestuario. Con la mirada apuntando a un futuro necesario para pasar de página (y tomar nota del aprendizaje de estos Juegos Olímpicos) y mirando de reojo un pasado reciente en el que quedó en evidencia todos los cimbronazos que tuvo en la puesta a punto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.