La nueva Davis vuelve con fuerza: aumenta un 33% las entradas vendidas

·6  min de lectura

Madrid, 19 nov (EFE).- La Copa Davis vuelve con fuerza. Tras el parón obligado del 2020, el 'Mundial' de selecciones de tenis pasa de una a tres ciudades y de 7 a 11 días de torneo. Aspira al lleno. Y los espectadores responden: a una semana del inicio, se han vendido 60.000 localidades, un 33% más que en 2019. "Los cambios fueron los adecuados", afirma a EFE Enric Rojas, consejero delegado de Kosmos Tennis.

El centenario torneo afronta su segunda edición con el nuevo formato propuesto e implementado por la empresa del futbolista Gerard Piqué, Kosmos, que en esta edición ha tomado nota de aquellas cosas que no funcionaron en 2019: la congestión de horarios que provocó encuentros matinales con poco público o sesiones nocturnas que acabaron de madrugada.

"El formato fue un éxito, más al proclamarse España campeona siendo en Madrid, pero es verdad que tuvimos algunos problemas. En cuanto terminó la Davis 2019 nos pusimos a trabajar para solucionarlo", explica a EFE el primer ejecutivo del área de tenis de la compañía. La pandemia les impidió organizar la Davis 2020, no obstante prefiere quedarse con la parte positiva. "Nos ha dado tiempo", asegura.

Por este motivo se solicitó extender el torneo a once días y ampliarlo a dos ciudades más, la austríaca Innsbruck y la italiana Turín, lo que permitirá que todas las jornadas sean de tarde a excepción del sábado, lo que facilitará la gestión de los horarios. Yendo a dos ciudades más, los equipos de Italia y Austria garantizan pabellones llenos, otro punto a favor para los gestores del torneo.

"A nivel de venta de entradas se está demostrando, y se verá en la pista, que los cambios fueron los adecuados", afirma Rojas, que respalda su afirmación con datos: en 2019 vendieron 45.000 entradas, y actualmente ya superan con mucho esa cantidad, al haber vendido 60.000 billetes entre las tres ciudades. Esperan rozar los 80.000 espectadores entre promociones e invitaciones, y saben que algunos espectadores, como los españoles, esperarán a saber por qué lado del cuadro avanza el combinado español para comprar su localidad.

Ese crecimiento compensa dos impactos duros para el torneo: las bajas de Rafael Nadal y Dominic Thiem, dos iconos del tenis mundial y de las sedes española y austríaca. Sus decisiones frenaron el ímpetu en la venta de entradas. Pero hay nuevos ídolos. "En España, el 'boom' de Carlos Alcaraz nos está yendo muy bien", asegura el ejecutivo de Kosmos Tennis sobre la estrella emergente del conjunto español.

Una edición con tres sedes diferentes en países distintos no desvirtúa el concepto del 'Mundial del tenis' que Piqué promovió como el espíritu de la propuesta con la que convenció a la Federación Internacional. "La esencia del Mundial es que ocurra todo seguido, sin parones. Que sean varias sedes afecta menos. La última Eurocopa de fútbol se ha celebrado en varios países al mismo tiempo", recuerda Rojas.

La pandemia dificultará el desplazamiento de espectadores de otros países, que en la Davis de 2019 supusieron el 25% del aforo en Madrid y este año caerán al 2%, un dato que en la organización esperaban. "Estamos haciendo mucho hincapié en la promoción local en las ciudades, porque la gente está viajando menos", admite el ejecutivo.

DE LA CAJA MÁGICA AL MADRID ARENA

En la capital española, el torneo pasará de la Caja Mágica, en el distrito de Usera de la zona sur de la ciudad, al Madrid Arena de la Casa de Campo, un recinto más cercano al centro. El ejecutivo de la compañía organizadora asegura que el motivo del cambio de emplazamiento se debe a las condiciones climáticas.

"La Caja Mágica es un recinto que está muy bien, pero no es para invierno. Por su situación es un recinto perfecto para el Mutua Madrid Open, en mayo, primavera-verano. En invierno, la inversión que tuvimos que hacer para un torneo de tenis en noviembre y diciembre, no tenía mucho sentido", explica Rojas.

El Madrid Arena y el Palacio de Cristal de la Casa de Campo les ofrece, en cambio, "una situación fantástica, bien situada y conectada" que "logísticamente es más sencilla" de organizar. "Perdemos un poco de aforo, pero nunca hubiéramos podido llegar al aforo de la Caja Mágica".

De las 12.500 personas que podrían caber en la Caja Mágica se pasa a los 10.300 del Madrid Arena, y con el aforo al 80% en las localidades normales esa cantidad se reducirá a unos 9.000 espectadores.

El torneo cuenta con el apoyo de varias marcas y pese a los recortes de presupuestos publicitarios por la pandemia, sus organizadores aseguran que mantendrán los ingresos del torneo en este apartado.

"Para llegar al crecimiento que queríamos, lo que obteníamos antes de la pandemia con dos patrocinadores, ahora lo hacemos con cuatro. En el resultado final superaremos el dato de 2019", asegura Rojas.

Entre estos patrocinadores, ofrecerán los 'Fan Tokens' de la plataforma Socios.com, un tipo de activos digitales que dan derecho a sus poseedores a elegir algunos elementos del torneo (el mensaje de inicio, la decoración de los vestuarios de las tres selecciones locales o el diseño de las bolas de la final), y que se pueden intercambiar económicamente. De esos intercambios, el torneo recibirá una cantidad. "Si funciona como esperamos, puede ser una sorpresa muy agradable", apunta el ejecutivo de Kosmos Tennis.

ANUNCIOS DE IMPACTO PARA VOLVER

Las lonas de gran tamaño se han convertido en un elemento clave para sorprender en la industria deportiva. Marcó escuela Joan Laporta con la suya frente al Santiago Bernabéu en la campaña presidencial del Barcelona, y unos meses después lo hizo la Copa Davis, con el eslogan "En Madrid somos de derecha y de revés". La frase se prestaba a doble interpretación tras la victoria de la popular Isabel Díaz Ayuso en las elecciones regionales.

"Quisimos hacer ruido, estuvimos pensando algún tipo de lona que fuera impactante y que fuera viral, sin faltar el respeto a nadie. Se consiguió, estuvo en todas las redes, televisiones, periódicos, fue justo después de las elecciones. Conseguimos lo que buscábamos. Tuvo un impacto brutal", recuerda Rojas.

El objetivo se cumplió con creces. "Desde 2019 habíamos estado callados, por la cancelación, estaba muy claro que el torneo iba a seguir en Madrid y quisimos salir de los métodos convencionales para hacer mucho ruido", añade Rojas.

Su siguiente objetivo es no solo llenar el Madrid Arena, sino aumentar el público joven. No será a través de Twitch, porque la retransmisión televisiva está acordada en exclusiva con Movistar. Pero buscarán otros métodos. "Hay que intentar volver a atraer a la gente joven a los eventos deportivos. Si no lo conseguimos, en unos años va a ser difícil", advierte el ejecutivo de la organizadora de la Copa Davis.

Miguel Ángel Moreno

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.