David Okereke, la figura del día en la Serie A de Italia: slalom desde el campo propio, 60 metros con la pelota y golazo maradoniano

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El nigeriano David Okereke festeja su obra de arte junto al capitán de Venezia, Pietro Ceccaroni, en el 2-1 ante Empoli, por la Serie A de Italia
Twitter @VeneziaFC_IT

Hacía menos de un minuto que David Okereke, 24 años, típica potencia africana, había ingresado al campo en el estadio Carlo Castellani, la casa de Empoli. El equipo del nigeriano, Venezia, ganaba por 1 a 0 el partido correspondiente a la tercera fecha de la Serie A. Iban 22 minutos de la segunda etapa. Nadie se imaginaba lo que estaba por venir, pero en un instante vertiginoso y una jugada para la historia, el balón terminó dentro del arco local. Y fue el 2-0 para los visitantes, dirigidos por Paolo Zanetti, ex futbolista del seleccionado italiano.

Okereke recibió el balón en la zona media de su propio campo. Miró hacia adelante y no vio a ningún futbolista vestido de blanco y verde, los colores de su club. El nigeriano, formado en Spezia y que llegó hace un par de semanas cedido por el Brujas, prendió el turbo y avanzó, pelota al pie. Volvió a mirar. Nadie cerca. Siguió adelante. Cruzó la mitad de la cancha y se enfrentó a la primera línea de defensores locales. Continuó a toda velocidad. Un jugador local lo perseguía desde atrás. Fue imposible alcanzarlo. Okereke continuó. Ya estaba en la puerta del área local. Seguía sin compañía.

A esta altura, el nigeriano se la jugó. Le quedaban cerca de 10 metros para tener ángulo de tiro. Amagó hacia la derecha y sus marcadores cayeron en la trampa. La genética africana hizo el resto: son expertos en el arte del engaño. Escapista profesional, los de camiseta azul no pudieron detener al delantero visitante. Acomodó la pelota para su pierna zurda y definió cruzado. No fue el remate que pedía la jugada monumental, pero alcanzó para desairar a Guglielmo Vicario, arquero de Empoli. Okereke convirtió el golazo de la jornada y, quizás, del mes en las principales ligas europeas. Fue su primero en su nuevo club.

El gol de Okereke, lo mejor del partido

“Intenté la acción individual porque delante de mí no había nadie”, confesó el héroe veneciano después del partido, y en declaraciones a la cadena DAZN. “Estoy contentísimo por el primer gol. Todos entendimos que era importante estar juntos, como un equipo. El retiro que hicimos ha ayudado, ha pagado”, contó el goleador africano. La semana pasada, el equipo aprovechó que no hubo partido oficial por las eliminatorias europeas e hizo un entrenamiento intensivo para favorecer la unión del grupo, recién formado con el objetivo claro de evitar el descenso. Con joyas como la de Okereke en Empoli está un paso más cerca de lograrlo.

Juventus no arranca

Otro error no forzado del arquero polaco Wojciech Szczęsny le costó carísimo a la Juventus. Al igual que en el estreno doméstico contra Udinese, ahora el ex guardavallas de Arsenal (Inglaterra) no pudo contener un remate en apariencia inofensivo de Lorenzo Insigne y del rebote convirtió Matteo Politano. Era el 1-1 para Napoli en el partido disputado en el estadio Diego Armando Maradona (ex San Paolo), ya que la Vecchia Signora se había puesto en ventaja gracias a un gol del español Álvaro Morata.

La jornada no terminó nada bien para el equipo ahora dirigido por Massimiliano Allegri, y que hasta hace un tiempo tenía a Cristiano Ronaldo: el capitán napolitano, Kalidou Koulibaly, le dio el triunfo a su equipo tras un córner y a cinco minutos del final. Luciano Spalletti, entrenador de Napoli, agradeció a los hinchas por el permanente apoyo a su equipo durante todo el partido. En Juventus no estuvo Paulo Dybala, y el único argentino convocado fue el juvenil Matías Soulé (18 años), quien permaneció en el banco de suplentes y no ingresó.

El momento en el que Koulibaly anota el segundo gol de Napoli y condena a Juventus a la derrota en el estadio Diego Armando Maradona por 2-1.
CARLO HERMANN


El momento en el que Koulibaly anota el segundo gol de Napoli y condena a Juventus a la derrota en el estadio Diego Armando Maradona por 2-1. (CARLO HERMANN/)

El mejor partido del sábado: Leverkusen 3 - Dortmund 4

En el Bay Arena de Leverkusen se vio lo mejor del Viejo Continente. Se enfrentaron Bayer Leverkusen, el equipo de los argentinos Lucas Alario y Exequiel Palacios (ambos suplentes; el ex Colón jugó unos minutos en el segundo tiempo) y Borussia Dortmund, el conjunto del bombardero noruego Erling Haaland. La historia comenzó a pedir de los locales: Florian Wirtz anotó el primer gol con una definición al primer palo del arquero Kobel.

Pero, cuando su equipo más lo necesitaba, apareció Haaland en las alturas para cambiarle la dirección a un centro de Thomas Meunier y convertir el empate. Wirtz, otra vez, fue instrumental para el 2-1 del local en un contragolpe, definido con inteligencia por Patrick Schick, el otro gigante del partido, pero que juega para Leverkusen. Haland volvó a rescatar a los suyos y también intervino en el 2-1 de su equipo, obra de Julian Brandt. Pero el francés Moussa Diaby tenía otros planes y con un remate esquinado puso el 3-2 de Leverkusen. Faltaban 35 minutos y el partido hacía un buen rato que era partidazo.

La calificación terminó de redondearse cuando Dortmund dio vuelta el resultado a su favor. Lo hizo, primero, con un tiro libre ejecutado con maestría por el zurdo portugués Raphael Guerreiro. Y luego, otra vez, el 9. De nuevo, Haaland. Siempre Haaland, esta vez para anotar desde los doce pasos, luego de un penal a Marco Reus, el capitán de los de Dortmund.

Sampaoli, amonestado, pero contento

Jorge Sampaoli, entrenador argentino de Marsella, arrancó la temporada con los decibeles altísimos. En su último amistoso antes de la actividad oficial se enfrascó en una pelea con el entrenador de Villarreal, Unai Emery. Luego, en el partido del debut, fue testigo directo de una trifulca con hinchas y futbolistas de Niza que se pasó en cadena nacional por la televisión francesa. en esa ocasión, su misión fue separar...

El entrenador argentino protesta durante el partido entre su equipo, Marsella, y Mónaco, por la Liga de Francia.
VALERY HACHE


El entrenador argentino protesta durante el partido entre su equipo, Marsella, y Mónaco, por la Liga de Francia. (VALERY HACHE/)

Esta vez, el ex DT del seleccionado argentino se aguantó las protestas durante 15 minutos. La árbitra francesa Stéphanie Frappart lo amonestó, al igual que a su futbolista Boubacar Kamara. De todas maneras, Sampaoli pudo festejar: su equipo venció a Mónaco por 2 a 0 (el argentino Leonardo Balerdi fue titular) gracias a los goles de Ahmadou Bamba Dieng. Así, quedó a cinco unidades del líder e invicto PSG.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.