David Faitelson y su crítica por la violencia en Culiacán: "Nos quejamos de Qatar y así está México"

Faitelson criticó la violencia en Culiacán. (Captura Youtube/ESPN Deportes/Getty Images)
Faitelson criticó la violencia en Culiacán. (Captura Youtube/ESPN Deportes/Getty Images)

David Faitelson suele tener opiniones de prácticamente todos los asuntos. Y en esta ocasión no ha sido diferente. El comunicador deportivo dio su punto de vista sobre la jornada de violencia que ha padecido Culiacán, Sinaloa, en el marco de la captura de Ovidio Guzmán, líder del Cartel de Sinaloa, e hijo de Joaquín Guzmán Loera.

El periodista compartió el comunicado del Gobierno de Sinaloa, en el que se anunciaba la suspensión total de laborales y se extendía una recomendación a permanecer en casa, y fue directo al grano: "Nos la pasamos hablando de Qatar y de su polémica designación mundialista… Y así está el país que acogerá el próximo Mundial", escribió en un tuit. Faitelson también hizo referencia, en otro tuit, a la suspensión de dos partidos profesionales (Mazatlán contra León y Dorados contra Correcaminos) programados para la primera jornada de la Liga MX y Expansión MX: "El futbol mexicano también paga las consecuencias de una guerra, nuestra guerra", expresó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las reacciones no se hicieron esperar. Aunque su postura fue muy respaldada, también hubo comentarios de discrepancia: desde quien le respondió que en Estados Unidos, el anfitrión principal de la próxima Copa del Mundo, también hay episodios tétricos, hasta alguno que señaló que Sinaloa no será sede del Mundial y que en las ciudades elegidas (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey) no se vive violencia —lo cual es falso—.

Faitelson puso el dedo en la llaga. Se gastaron ríos de tinta y se agotaron todas las palabras para hablar de lo condenable que era realizar una Copa del Mundo en Qatar, un país que de manera sistemática viola los derechos humanos. Y fue justo que así fuera: no había forma de que tamaño escándalo pasara de noche. Pero en tres años y medio México se topará con una realidad que compartirá ciertos rasgos. Formará parte de la organización de la Copa del Mundo y no parece que en tan poco tiempo el problema de la inseguridad vaya a arreglarse.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Podrá decirse que ya se han organizado recientemente otros eventos de alto exigencia logística: la Fórmula 1, la NFL, la NBA. En cada uno de ellos, el público televisivo vio la mejor cara de México. Justo como pasó en Qatar (o más o menos, porque no tuvieron rubor taparle la cámara un reportero danés), en donde nunca se vio, en los estadios, en los partidos, ninguna violación a los derechos humanos. Lo mismo pasará en el próximo campeonato del Mundo: México estará listo para mostrar su mejor versión, y en los pocos partidos que tendrá como anfitrión nadie verá bloqueos, disparos ni llamas en el Azteca ni el Akron ni en el BBVA.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero eso no quiere decir que la realidad del México cotidiano pueda ocultarse. Un Mundial, como pueden constatar Rusia y Qatar, no necesariamente solapa, oculta o justifica el hervidero social: más bien lo expone ante los ojos del Mundo. Las noticias se conocen y, con seguridad, lo sucedido en Culiacán ya está en los ojos de miles de aficionados al futbol que se preguntaran, así como lo hicieron con Qatar, cómo un país que está así puede organizar una Copa del Mundo. Porque así también dieron la vuelta al mundo las imágenes de La Corregidora, hace casi un año.

Sí, Sinaloa no será sede del Mundial. Pero Sinaloa no está en Marte: está en México. Y la violencia no es exclusiva de ese estado ni de algún otro. Ni de México; no existe país perfecto. Pero tampoco hay que vendarse los ojos. México tiene muchos problemas, pero hay uno, el más visible, en el que confluyen todos los demás. México es un país desbordado por la violencia y así organizará una Copa del Mundo de futbol. No pasa nada por decirlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ladrón ‘intrépido’ se mete a asaltar por la ventanita del Oxxo y queda atrapado