Dak, contra la adversidad

·1  min de lectura

Óscar Clériga

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 17 (EL UNIVERSAL).- Seis semanas equivalen al 33 por ciento de la temporada regular en la NFL y muchos escenarios pueden vivirse a lo largo de este tiempo. Dak Prescott vuelve a una encrucijada puesta por el destino en una vida compleja para el quarterback de los Cowboys de Dallas. Lesionado del pulgar de la mano derecha, cuestionado en los recientes meses, abucheado al momento de salir del terreno de juego rumbo a la evaluación médica, incluso esquivó objetos lanzados por los aficionados de la Estrella Solitaria.

La adversidad no es desconocida para Dakota, quien a los 20 años de edad sufrió la mayor experiencia que el destino puede darle a un ser humano, el fallecimiento de su mamá, Peggy Prescott, victima de cáncer.

El pulgar de la mano derecha (su mano de lanzar) se rompió en la Semana uno, pero el corazón de Dak sigue intacto. El jersey número 4 de los Cowboys es el tributo a Peggy; su mamá nació el 4 de septiembre. Destino caprichoso, el 11 de septiembre se lesionó Dak. Los tiempos complicados forjan a gente fuerte; los tiempos sin adversidad forman gente suave. Dak Prescott es todo menos una Estrella Solitaria: "cumple tus sueños que yo estaré aquí contigo en el lugar donde quieres estar. Aquí soy feliz".