El día que los hinchas de Barcelona vendieron su localía: “Nos tiraron de todo en nuestra casa”

·4  min de lectura
Parece una postal de Frankfurt, pero es el Camp Nou; ahora investigan cómo se vendieron las entradas a los simpatizantes alemanes
Parece una postal de Frankfurt, pero es el Camp Nou; ahora investigan cómo se vendieron las entradas a los simpatizantes alemanes

La crisis institucional venía golpeando a Barcelona mucho antes de aquel 5 de agosto de 2021, en que se produjo el máximo cimbronazo para un club que unos años antes miraba al mundo desde la cima. El anuncio de la no renovación de contrato de Messi marcaba el año 0 para una reconstrucción que debía empezar cuanto antes. La llegada de Xavi a la dirección técnica pareció comenzar a reencauzar la historia, a través de resultados, rendimiento futbolístico y cierta mística que solo podía transmitir un hijo pródigo como el gran capitán ganador de todo.

Sin embargo, en los últimos días otro impacto alteró el clima culé: la eliminación de la Europa League en su casa, frente al Eintracht Frankfurt, en un contexto anormal. Es que llegaba al desquite muy bien parado, luego del empate 1 a 1 en Alemania, y esperaba cerrar el pase a las semifinales con el apoyo de su gente. Pero eso fue lo que falló...

Los futbolistas de Eintracht Frankfurt celebran haber eliminado a Barcelona en un Camp Nou copado por hinchas alemanes
JOSE JORDAN


Los futbolistas de Eintracht Frankfurt celebran haber eliminado a Barcelona en un Camp Nou copado por hinchas alemanes (JOSE JORDAN/)

El Camp Nou estuvo absolutamente teñido de blanco, con 20 mil simpatizantes alemanes copando las tribunas, algo que causó una verdadera conmoción en el universo blaugrana. Es que Barcelona suele darle no más de 3500 localidades a los visitantes. Algo falló y se está investigando: cómo y por qué se les vendió semejante cantidad de entradas a los hinchas de Frankfurt, que prácticamente se sintieron como dueños de casa. El resultado final fue derrota del Barsa por 3 a 2, pero lo que quedó flotando en el ambiente es un gran enojo por parte de los protagonistas (futbolistas, cuerpo técnico) y mucha, mucha vergüenza. En Cataluña sienten que vendieron la localía.

La vergüenza del presidente

Avergonzado, así dijo sentirse Joan Laporta, presidente de Barcelona, en declaraciones posteriores al atípico encuentro. “El club no es culpable de estas actuaciones irregulares que hicieron que estas entradas fueran a manos de aficionados alemanes. Pero asumimos la responsabilidad que nos corresponde. Quien me conoce sabe que siempre asumo mi responsabilidad y busco soluciones. No queremos que esto vuelva a ocurrir en Can Barça y adoptaremos medidas: las medidas que les puedo anunciar y que ya hemos adoptado es que en las competiciones internacionales las entradas serán nominativas”, dijo a Barça TV y TV3.

Y continuó: “Las 34.440 que el club puso a la venta eran entradas que llevaban incorporada las restricciones alemanas. En el club no vendimos entradas a los alemanes. Quien compró estas entradas, las compraron y se las hicieron llegar a los alemanes, esto es una evidencia”.

“Nos tiraron de todo en nuestra casa”

Xavi fue otro de los que no esquivó el tema cuando fue consultado. El entrendor habló en conferencia de prensa, previa al encuentro que mañana disputarán como locales ante Cádiz y dijo, con algo de ironía: “Ojalá tengamos la afición con nosotros y nos ayude, que el otro día lo notamos”.

-¿Les han dado explicaciones sobre la invasión alemana?

-Supongo que las darán. Sé que las buscaban. Fue un error como club, es evidente. Cuando la tengan supongo que nos lo explicarán. Lo que está claro es que no puede pasar nunca más. Nos condicionó mucho. Todo empezó mal. Nos tiraron de todo en nuestra casa, no pudimos entrar por el túnel. Fue fatídico en todos los sentidos. Nos sentimos robados en nuestra casa.

“Lo vi con mis propios ojos”

“Fui al Palau a las 18.00 horas y os juro que vi con mis propios ojos colas y colas de socios vendiendo sus abonos a colas y colas de alemanes. Por supuesto que no fue el único y principal motivo, pero también está claro que fueron muchos y, por ello, estaban uniformemente distribuidos por todas las zonas del campo”, explicó indignado Miquel Camps, vocal y portavoz adjunto de la Junta del Barcelona.

Y agregó: “Hubo socios que compraron para revender, alemanes comprando vía vpn y otros sistemas para burlar las medidas, tour operadores con muchas visas locales, hemos visto anuncios por internet...”

Una humillación social

Sin embargo, los hinchas culé se defienden y muestran también su indignación. Por caso, la Grada de Animación de Barcelona comunicó que, a modo de protesta, no asistirá al encuentro de mañana lunes contra el Cádiz para mostrar su rechazo a la gestión de las entradas. “El pasado jueves vivimos un día que siempre quedará marcado como la mayor infamia sucedida en nuestra casa, convirtiéndonos en unos invitados de piedra de una fiesta ajena”, señala el comunicado de la agrupación, que calificó lo ocurrido como una “humillación social”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.