Curry y sus triples: la clave de éxito para los Warriors en estas Finales

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Stephen Curry ya acostumbró a los fanáticos con estupendas actuaciones en los últimos años en las Finales de la NBA. Aun así, el base de Golden State Warriors no deja de sorprender, y prueba de eso fue su deslumbrante actuación del viernes en el TD Garden.

El jugador de 34 años se puso el equipo al hombro y, con 43 puntos, lideró el triunfo de su equipo ante los Celtics para nivelar la serie en dos juegos por lado. Los californianos recuperaron así la ventaja de localía y volvieron a quedar bien perfilados en su afán de quedarse con el anillo.

Lo más increíble del nacido en Akron es que sus rivales saben cuál es su principal arma, y aun así no pueden detenerla. El base, quien superó este curso a Ray Allen como el máximo triplero en la historia de la NBA, está súper encendido en la serie ante los de Massachusetts desde tercera dimensión, y no parece tener intenciones de frenar su marcha.

Curry encestó siete disparos de triple en el cuarto partido de las Finales, ninguno más importante que el que logró con un poco más de un minuto de juego, sobre la marca de Derrick White, para darle ventaja de seis a su equipo y comenzar a sentenciar el pleito.

Antes que eso, el salido de la Universidad de Davidson había quemado las redes de todos los ángulos posibles y ante cualquier marca que le arrojaran. Ni el Jugador Defensivo del Año, Marcus Smart, tuvo éxito defendiéndolo.

Los números son elocuentes. Curry ha conseguido 25 triples en esta serie, con un promedio de 6,25 por partido. Una suma estratosférica, que demuestra que este jugador ha encontrado un nivel superior en el momento más importante de la temporada.

Steph promedió 4.5 triples por encuentro en la campaña regular y bajó apenas ese número en los playoffs, con 4.3 por juego. En las finales, sin embargo, está convirtiendo casi dos disparos más.

Para cualquier jugador, la búsqueda excesiva de los tiros de tres estaría acompañada por la baja en efectividad. Para Curry, en cambio, las leyes de la naturaleza no aplican. Ante los Celtics, está tirando más y también los acierta con un mejor porcentaje. De encestar a un 38% en la temporada regular y 41% en la postemporada, pasó a un 49%.

Pero eso no es todo: Curry ha promediado más puntos en esta serie que los siguientes dos mejores anotadores de los Warriors combinados. Curry, por si solo, lleva 34.3, mientras que Klay Thompson y Andrew Wiggins suman 33.8 entre ambos (17.3 y 16.5).

Los Warriors viven y mueren por la puntería de su base, pero cuando el equipo cuenta con el mejor francotirador de la historia, en medio de una de sus mejores producciones de su carrera, sus opciones pasan a ser realmente buenas.

Los Celtics, mientras tanto, ya no saben qué hacer para detener a Curry. Han probado cualquier tipo de defensa y ninguna ha servido. El base está en una misión en solitario para vencer a los de verde y el primer premio MVP de Finales de su carrera es posible si continúa con esta tendencia.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.