Cuiabá - Racing, por la Copa Sudamericana

·4  min de lectura
Todo Racing festeja; la Academia dio un paso vital hacia la clasificación al ganar en Brasil
NELSON ALMEIDA

Con un triunfo por 2-1 en Brasil, por la Copa Sudamericana, Racing volvió a la senda de la victoria. Lo dio vuelta la Academia ante Cuiabá, que se había puesto en ventaja en el primer tiempo. Los tres puntos no lo terminan de dejar en una posición cómoda en el grupo B, donde está segundo detrás de Melgar, pero sí sirven para que recupere la confianza justo cuando se le vienen los partidos decisivos de un semestre que tuvo momentos soñados para el equipo de Fernando Gago. En el plano internacional, ahora, deberá jugar en casa ante el equipo peruano y River Plate de Uruguay para clasificarse a los octavos de final. Y en la Copa de la Liga, a partir de la próxima semana, meterse de lleno en las llaves eliminatorias.

Aunque Cuiabá no sea uno de los equipos tradicionales del fútbol brasileño, para la Academia ganar en el Arena Pantanal significa un impulso importante. Es apenas la tercera vez que se va victorioso en 23 excursiones que hizo al país vecino por competencias internacionales. Y eso es un mimo a la confianza de un equipo que logró serenarse en el segundo tiempo y remontó un partido que lo tuvo como dominador.

Aníbal Moreno y Carlos Alcaraz festejan un gol durante el partido entre Cuiabá y Racing
NELSON ALMEIDA


Aníbal Moreno y Carlos Alcaraz festejan un gol durante el partido entre Cuiabá y Racing (NELSON ALMEIDA/)

La salida de la senda de la victoria parecía llevar a Racing por el camino de los nervios. Como le había ocurrido en Arequipa, ante Melgar, y también ante Banfield el último sábado, la Academia tuvo en Mato Grosso ratos en los que se salió de su libreto. Y la pasó mal. Cuando promediaba el primer tiempo, al igual que con Germán Delfino el pasado fin de semana, los futbolistas se llenaron de bronca contra el árbitro ecuatoriano Guillermo Guerrero. Fue el lapso donde Cuiabá marcó el primer gol, aunque pudieron ser dos más. Marllon, un paso adelantado, puso el 1 a 0. En la jugada siguiente Valdivia resolvió mal un contraataque que podría haber terminado dentro del arco de Gastón Gómez, a quien un minuto después lo salvó el palo tras un remate de Elton.

Ya se había jugado media hora de partido, pero esa sacudida logró acomodar a Racing, que volvió a hacer lo que sabe. Se vieron esas triangulaciones mecanizadas que son parte de la identidad que construyó este equipo en la racha de diez victorias consecutivas. Pero, acaso por los nervios o el cansancio, la Academia no está fino en la instancia de la resolución de la jugada. Leonel Miranda tuvo dos claras: una se la tapó el arquero Walter y la otra pasó rozando el travesaño. Enzo Copetti no pudo empujar en la línea un centro de Gonzalo Piovi, después de casi una decena de pases. Más allá de ese lapso en el que llegó el gol local, Racing fue más durante todo el primer tiempo.

Lo mejor del encuentro

Pero fallaba en las áreas, donde se definen los partidos. La jugada del empate puede ser un buen símbolo de eso, aunque haya tenido final feliz para Racing. Dentro del área ni Tomás Chancalay, ni Miranda ni Copetti se tuvieron fe para resolver la jugada. La pelota le terminó quedando a Aníbal Moreno, que llegaba de frente y abrió su pie zurdo para colgar la pelota del ángulo. Esa igualdad en el arranque del segundo tiempo pareció serenar a la Academia, que salió del entretiempo con otro temple.

El segundo tanto llegó de pelota parada, con un centro directo al área, un recurso al que Gago suele elegir no recurrir, con algunas jugadas ensayadas por bajo. En este caso, Gonzalo Piovi mandó el chanfle con su zurda y Copetti desvió para el gol. Fue el 2 a 1 que invitaba a la Academia a recuperar su impronta. A partir de allí, manejó los tiempos y la ventaja en Brasil. Sufrió porque no lo liquidó, pero se sintió seguro de que la victoria ya estaba en el bolso.

Enzo Copetti festeja su gol, el segundo de la Academia ante Cuiabá
NELSON ALMEIDA


Enzo Copetti festeja su gol, el segundo de la Academia ante Cuiabá (NELSON ALMEIDA/)

La próxima cita ahora para Racing será el viernes, en el Bajo Flores, ante San Lorenzo, por la última fecha de la etapa de grupos de la Copa de la Liga, donde ya tiene asegurado al menos el segundo lugar. A partir de ahí todo resultará decisivo: los cruces eliminatorios del torneo local y también en el mano a mano que se jugará con Melgar para ver quién se queda con el primer puesto del Grupo B de la Sudamericana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.