CUBA le hizo notar a Belgrano que es el campeón de la URBA y que está mejor

·4  min de lectura
Tomás Passaro sonríe con la lengua fuera camino a su try, cuando CUBA usufructuó que Belgrano tenía un jugador menos; el defensor de la corona se ubica cuarto en el Top 14 de la URBA, por ahora clasificándose para las semifinales.
LA NACION/Santiago Filipuzzi

Un juego arrollador y mucha fiesta al empezar. Silencio en la mitad. Festejos de alivio, pero preocupación al final. En la ruta de darle regularidad al rendimiento, de sumar puntos que lo mantengan en la pelea por la clasificación, CUBA debió pasar por todos los estados para ganarle a Belgrano en Virrey del Pino. Con Benito Ortiz de Rozas convertido en héroe y un pack imparable, se quedó con el clásico por 29 a 21 y trepó al cuarto lugar del Top 13 de la URBA.

Habrá que ver cómo CUBA usufructúa este triunfo; si logra el objetivo primordial de acceder a las semifinales. Por lo pronto, ganarle el clásico a Belgrano, un rival directo, de la manera en que lo hizo le sirve como envión anímico para relanzar sus ambiciones. Es verdad que transcurrieron apenas 10 fechas y que el camino por recorrer es largo, pero sumar otorga margen de error y permite seguir dependiendo de sí.

Benjamín Miguens frena en seco a Felipe Adrogué; los rodean Segundo Pisani, el capitán de CUBA, y Joaquín Mihura e Ignacio Marino, de Belgrano.
Santiago Filipuzzi


Benjamín Miguens frena en seco a Felipe Adrogué; los rodean Segundo Pisani, el capitán de CUBA, y Joaquín Mihura e Ignacio Marino, de Belgrano. (Santiago Filipuzzi/)

No fue un partido de alto vuelo. Sin embargo, el roce físico y la gran batalla de forwards dieron un tono épico al desarrollo. Se jugó como se juega en los clásicos, con fuerza e inteligencia. Y ganó quien mejor combinó esas virtudes. Belgrano dio lucha con su primera línea, presionó constantemente, pero careció de astucia para contrarrestar el poderío ajeno en las formaciones fijas. Únicamente cuando el marcador lo tuvo en desventaja comenzó a arriesgar; debió hacerlo antes.

El conjunto de Villa de Mayo exhibió desde el inicio sus recursos ofensivos y en apenas 10 minutos logró un 6 a 0, producto de la justa pegada de Benjamín Gutiérrez Meabe. Pese a esa desventaja y a algunas carencias en los puntos de contacto, Belgrano pronto se puso en partido con las patadas de Juan Landó. Sin embargo, infracciones y errores de manejo fueron quitándole inercia y agrandaron al visitante, que en una ráfaga de diez minutos tomó más distancia y se fue pasó al descanso 16-6 arriba, con un try de Felipe De la Vega.

Amigos son los amigos: Joaquín Mihura y Tomás Passaro, en una fricción sin pelota; ya se les pasará.
LA NACION/Santiago Filipuzzi


Amigos son los amigos: Joaquín Mihura y Tomás Passaro, en una fricción sin pelota; ya se les pasará. (LA NACION/Santiago Filipuzzi/)

El segundo tiempo resultó cambiante y emocionante. Al minuto, Joaquín Moro, con un try, y Landó, con un penal, consiguieron una efímera recuperación de Belgrano. Pero CUBA no se doblegó y aprovechó las amonestaciones a Facundo Camardón y Felipe Adrogué para alejarse nuevamente, con un try de Tomás Passaro. Con 10 minutos por jugar, el Marrón se fue con todo en busca de la hazaña. Un penal de Landó lo puso 21-24 y sembró incertidumbre. Pero el cuadro universitario aguantó estoico, a puro tackle y sin infracciones, en la zona de 22 metros.

Con el tiempo cumplido, el moño de la victoria llegó con el tercer try, de Ortiz de Rozas. Bañado por las manos rojas de aplaudir y con alivio, todo CUBA fue juntándose en el campo de juego y en un saludo heredado por su mística festejó eufórico haberse sacado de encima al incómodo Belgrano y al fuerte cúmulo de sensaciones vividas en un clásico.

Benito Ortiz de Rosas festeja su try y la victoria de CUBA, asegurada en el final por esos cinco tantos conseguidos por el octavo.
LA NACION/Santiago Filipuzzi


Benito Ortiz de Rosas festeja su try y la victoria de CUBA, asegurada en el final por esos cinco tantos conseguidos por el octavo. (LA NACION/Santiago Filipuzzi/)

Síntesis de Belgrano 21 vs. CUBA 29

  • Belgrano: Tobías Bernabé; Juan Landó, Tomás Teglia, Santino Ruzzante y Felipe Adrogué; Joaquín Mihura e Ignacio Marino; Augusto Vaccarino, Joaquín Moro y Joaquín De la Serna; Ramón Dugan y Juan Zavalla; Facundo Ferreti, Lisandro García Dragui y Francisco Ferronato (capitán).

  • Entrenadores: Guillermo Tramezzani y Francisco y Luis Gradin.

  • Cambios: ST, 20 minutos, Facundo Camardón por Zavalla; 21, Fermín Martínez por Bernabei; 28, Ignacio Favre por García Dragui y, 35, Benjamín Anderson por Moro.

  • CUBA: Benjamín Gutiérrez Meabe; Marcos Young, Benjamín Miguens, Marcos Herrero Anzorena y Tomás Passaro; Felipe De la Vega y Rafael Iriarte; Segundo Pisani (capitán), Benito Ortiz de Rozas y Lucas Maguire; Jerónimo Conte Grand y Santiago Uriarte; Estanislao Carullo, Enrique Devoto y Facundo Aguirre.

  • Entrenadores: Tomás Coppola, Agustín Benedit y Federico Sala.

  • Cambios: ST, 22 minutos, Simón Benítez Cruz por Iriarte y, 28, Emilio Pérez Maravilia por Aguirre.

  • Primer tiempo: 3 minutos, penal de Gutiérrez Meabe (CUBA); 10, penal de Gutiérrez Meabe (CUBA); 25, penal de Landó (B); 28, gol de Gutiérrez Meabe por try de De la Vega (CUBA); 31, penal de Landó (B), y 40, penal de Gutiérrez Meabe (CUBA). Resultado parcial: Belgrano 6 vs. CUBA 16.

  • Segundo tiempo: 1 minuto, try de Marino (B); 12, penal de Landó (B); 28, penal de Gutiérrez Meabe (CUBA); 30, try de Passaro (CUBA); 32, gol de Landó por try de Moro (B), y 40, try de Ortiz de Rozas (CUBA). Amonestados: 23, Camardón (B) y, 33, Adrogué (B). Resultado parcial: Belgrano 15 vs. CUBA 13.

  • Árbitro: Pablo Deluca.

  • Cancha: Belgrano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.