La cuantiosa fianza que debió pagar en Brasil el hincha racista de Boca que imitó a un mono, y ¿una nueva provocación?

·3  min de lectura
Leandro Ponzo imita movimientos de un mono, burlándose de hinchas de Corinthians antes del partido de Boca por la Copa Libertadores; fue detenido, pagó una fianza y quedó imputado.
Twitter

Seguramente Leandro Germán Ponzo no recordará como una grata experiencia su incursión a Brasil para ver a Boca contra Corinthians por la Copa Libertadores. Más allá de los costos del viaje en ómnibus y la entrada, si es que no los consiguió gratuitamente, fue detenido por haber hecho un gesto racista en las tribunas, se quedó sin mirar el partido, fue hostigado por simpatizantes locales cuando se lo llevaba la Policía Militar, pagó una cuantiosa multa, afronta un juicio y no sólo fue repudiado en su accionar por el club Corinthians, sino también por el propio Boca. Además, su equipo perdió por 2-0 y quedó complicado en el grupo E.

Ponzo, de 42 años, fue liberado este miércoles luego de que pagara una multa de 3000 reales, equivalentes a unos 600 dólares. En pesos argentinos, al cambio oficial son unos 70.000, y al paralelo, unos 122.000. El fanático xeneize recibió una denuncia por parte de un simpatizante del equipo paulista que se sintió agraviado cuando lo observó gesticular imitando movimientos de un mono, de frente a hinchas brasileños.

Recuperó la libertad luego de que la jueza interviniente le diera la posibilidad de hacerlo tras el resarcimiento económico, aunque quedó imputado bajo el delito de injuria racial, que prevé entre uno y tres años de prisión, según informaron fuentes diplomáticas a Télam. El proceso fue seguido de cerca por el consulado argentino, que tiene un protocolo especial para asistir a ciudadanos de su país que afrontan problemas legales en acontecimientos masivos, principalmente los partidos de fútbol, relataron las fuentes diplomáticas. Ponzo regresa a Mendoza con los hinchas que viajaron con él en ómnibus.

“Corinthians repudia todos y cada uno de los actos de racismo y discriminación y agradece a la Policía Militar por su eficiente apoyo. Este hecho sólo refuerza la importancia de nuestra lucha por un fútbol libre de odio”, expresó el club en un comunicado.

El texto del propio Boca fue aun más duro. Habla de “absoluto repudio”, “gestos racistas y xenófobos”, “medidas a implementar” y “posibles sanciones”. Vale recordar que por un episodio similar, ocurrido dos semanas atrás pero en el Monumental, River suspendió por seis meses a un socio que arrojó una banana al sector de los hinchas de Fortaleza –con varios otros simpatizantes disfrutando la escena– y además ese espectador debe hacer un curso en el Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia (Inadi).

Pero la situación del fanático xeneize racista parece haber tenido otro capítulo. Según un mensaje de Twitter, otro hincha de Boca publicó en Instagram una foto con quien da la impresión de ser Ponzo, en el límite entre los estados de San Pablo y Paraná, y sobre la imagen figura una leyenda: “Acá no paso nada”, junto al emoji de un chimpancé. El presunto Ponzo tiene un pulgar en alto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.