Cruz Azul ya siente la presión

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., julio 17 (EL UNIVERSAL).- Diego Aguirre debe entender que en un equipo grande, las derrotas —aunque sean inmerecidas—, duelen y dos seguidas encienden las alarmas. Ya debe sentir la presión.

Atlas tenía la urgencia de ganar y lo hizo, el bicampeón volvió a la senda del triunfo y lo logró en forma contundente (3-2), metiendo a los cementeros en una tempranera crisis.

El justificante sería que La Máquina cementera sufrió una expulsión muy rigorista que cambió el juego, y que lo inclinó totalmente del lado rojinegro.

Y la presión ya se siente.

El gol de Jonathan Herrera, otra desatención a pelota parada de la defensiva de Cruz Azul (9’), anunció lo que fue un buen primer tiempo.

Cruz Azul se fue al frente y Santiago Giménez de "palomita" empató (20’).

El juego se volvió de ida y vuelta. Al finalizar la primera parte, con Cruz Azul encima, vino la desgracia. Carlos Rotondi, quien jugaba su primer partido como titular, disparó; en el vuelo de la pierna pegó una plancha, lo que se convirtió en expulsión.

Y eso cambió el juego.

Atlas se fue por la herida Máquina. Llegó el segundo, un remate de cabeza de Jéremy Márquez (69’). Y el tercero de Julián Quiñones (81’), un trallazo que venció a Jurado.

Cristian Tabó entró al campo e hizo un tanto a base de enjundia (85’), para darle esperanza a La Máquina. Pero no...

Cruz Azul volvió a besar la lona. Es temprano, pero ya se siente la presión.

Los directores técnicos

Diego Cocca cambió su formación y se aprovechó de la superioridad numérica. Diego Aguirre necesita más profundidad en su banca.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.