Cruz Azul da grito de alegría

·1  min de lectura

HERMOISLLO, Son., septiembre 16 (EL UNIVERSAL).- Agónico, dejando todo en la cancha y apelando a su grandeza. Así fue la victoria del Cruz Azul sobre el León (2-1), que lo mete a zona de repechaje. La Máquina la buscó desde el silbatazo inicial, pero la halló hasta la agonía, con el salvador remate del criticado Alonso Escoboza (92’).

Raúl Gutiérrez y sus dirigidos fueron dominadores de la primera parte, tuvieron el control del balón y los mejores acercamientos al arco; sin embargo, la falta de contundencia les impidió irse al frente en el marcador. La desesperación se apoderó de la banca y la tribuna, por lo que el equipo fue perdiendo la confianza y concentración.

Lo que le pasaría factura en un trazo de Jaine Barreiro, quien conectó con Lucas di Yorio en el área cementera, aunque el balón fue enviado a la portería por el cementero Rodrigo Huescas (56’). El Cruz Azul reaccionó, empató, pero el tanto de Ignacio Rivero fue injustamente invalidado. La Máquina no claudicó y la ansiada anotación del empate llegó después de un remate de cabeza de Michael Estrada (82’).

Los últimos minutos del encuentro fueron celestes y los dirigidos por el Potro tuvieron premio con el cabezazo de Escoboza, quien le dio al Cruz Azul un triunfo tan valioso que lo ha puesto en zona de Liguilla.