Cruz Azul ya coquetea con la repesca

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- El sur de la Ciudad de México se pintó celeste. El Cruz Azul -al parecer- encontró el camino del triunfo y en una semana hiló tres victorias, derrotó (2-1) a los Pumas y -además- casi asegura su participación en la Liguilla, al tener 21 puntos.

La Máquina de Raúl Potro Gutiérrez hizo sufrir a unos felinos poco efectivos.

Cuando la afición auriazul estaba siendo un factor en el partido -con porras y cánticos- Rodrigo Huescas la calló.

Al 25’, Nacho Rivero -casi en el césped- metió el centro. Jerónimo Rodríguez y César Huerta custodiaban a Uriel Antuna en el área, por lo que Huescas los sorpendió, pudo medir el balón y rematar de cabeza, para colocar la ventaja cementera (1-0).

Los locales no aflojaron. Principalmente, Eduardo Salvio y Huerta intentaron con remates y centros, pero no lograron perforar la portería de Jesús Corona.

En un tiro de esquina (45’), La Máquina amplió el marcador. Julio César Domínguez peinó el balón y, aunque el arquero Julio González estaba en su primer poste, Juan Ignacio Dinenno le impidió ver el esférico, que rebotó hasta Gonzalo Carneiro, quien -como karateca- con una patada puso el 2-0.

Para la parte complementaria, la lluvia se hizo presente, así como la garra universitaria.

La afición auriazul no dejaba de alentar y el clímax llegó, porque Diogo de Oliveira acercó a los universitarios (1-2), tras aprovechar un rebote de Corona.

El cántico de apoyo se incrementó. El Comandante Dinenno tuvo las más claras para empatar, pero no las concretó, y la que sí entró con un remate de cabeza (87’) fue invalidada.

Llegó el silbatazo final en Ciudad Universitaria, mismo que sería el último del Apertura 2022 en el inmueble, porque Pumas se queda con 14 puntos, alejado de los lugares de reclasificación. Luce eliminado.