Croacia, el monstruo invencible con el que no pudo ni Brasil, y nadie lo puede creer

Croacia ríe. Brasil se va de Qatar 2022. (GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
Croacia ríe. Brasil se va de Qatar 2022. (GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

Brasil cayó a manos de Croacia, el Rey de las Copas del Mundo se rindió en el Mundial de Qatar 2022. Los Cuartos de Final en el Estadio Ciudad de la Educación entregaron la auténtica sorpresa de este Mundial. Rodrygo falló su primer disparo y entregó la batuta a una Croacia fría y serena, acostumbrada a estos días de drama y cansancio. No erraron ningún tiro y acabaron con la ilusión del equipo que más diversión había provocado en este torneo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El gol de Neymar, por más estético que fue, no sirvió de nada. La Pentacampeona del Mundo se marcha a casa con una tristeza que no tendrá remedio. Marquinhos también falló y envió los anhelos brasileños a la hoguera. Nadie los podrá consolar. 4-2 final para poner punto final a la novela.

Rodrygo condenó a Brasil con su penal fallado. Luego le siguió Marquinhos. (Laurence Griffiths/Getty Images)
Rodrygo condenó a Brasil con su penal fallado. Luego le siguió Marquinhos. (Laurence Griffiths/Getty Images)

No se achicaron en ningún momento los balcánicos. Le quitaron el balón a los magos y Modric, veterano de mil batallas, dio un recital completo en el mediocampo. Aunque Brasil tuvo las oportunidades más claras, y se necesitó la intervención salvadora del arquero croata Dominik Livakovic hasta en tres ocasiones, el juego lo propuso Croacia. Al menos así fue hasta donde les dio el físico. Superados los noventa minutos, Brasil sabía que tendría media hora más para acceder a Semifinales. Ya no podían más los croatas, pero dieron un último esfuerzo y alcanzaron el milagro: empatar al 117 por obra de Petkovic.

La esperanza brasileña estaba desbordada. Croacia había resistido de manera heroica, pero estaban liquidados a nivel físico. Y Neymar sacó la barita mágica en el mejor momento. Faltaban treinta segundos para el fin del primer tiempo extra y metió el acelerador en el área. No le quemó el balón: entró entre los defensas croatas, se quitó al invencible Livakovic y firmó un gol de autor, uno histórico. Empató a Pelé como máximo anotador de Brasil de todos los tiempos: 77 goles.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero no pudo haber existido mayor paradoja para Ney y compañía: el día más feliz se transformó en un espanto. El trauma del Maracanazo en el 50 y el del 7-1 contra Alemania tendrán a un nuevo compañero. Y quizá en esta ocasión los brasileños hayan descubierto otro tipo de dolor: el de tenerlo todo en las manos y perderlo de manera insólita, contra un equipo que ya no tenía piernas pero que les dio ejemplo de lo que el corazón en la mano puede lograr.

Ahora Croacia espera por otro gigante. Se medirán en las Semifinales de Qatar 2022 con el vencedor de Países Bajos y Argentina. Nadie puede subestimarlos de nuevo. Hay sorpresas como las de Japón y Arabia, las cuales tienen mérito y conmueven, pero es en fases de nocaut directo, como la de hoy, en donde se separa lo emotivo de lo útil. Croacia ha emocionado al Mundo con una actuación histórico. Estarán en unas Semifinales por tercera vez en su historia y segunda de manera consecutiva.

Luka Modric celebrando el pasea Semifinales junto a su entrenador Zlatko Dalic. (REUTERS/Dylan Martinez)
Luka Modric celebrando el pasea Semifinales junto a su entrenador Zlatko Dalic. (REUTERS/Dylan Martinez)

Con Modric, Perisic, Kovacic, Livakovic, no existe persona sobre la faz de la tierra que no respete a esta Croacia de época. Ya lograron mucho pero ahora tienen una obligación explícita: ganar la Copa del Mundo. Estuvieron en la Final hace cuatro años, en Rusia 2018, pero cayeron contra Francia. Tienen una segunda oportunidad en las manos y no existe ya nada imposible en sus parámetros competitivos. Hasta cuando están liquidados les queda una reserva de orgullo, para ofrendar milagros de colección ante los ojos del mundo. La Copa del Mundo tiene ya en los hijos de Los Balcanes a un invitado de honor ahora y para siempre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología