Cristiano Ronaldo y su contundente aclaración para cuidar a Portugal en Qatar 2022

Cristiano Ronaldo envió un mensaje después de las polémicas que se despertaron. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)
Cristiano Ronaldo envió un mensaje después de las polémicas que se despertaron. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)

El capitán ha hablado. En medio de todas las polémicas que han colocado a Cristiano Ronaldo como protagonista de berrinches, el luso se ha pronunciado y ha sido contundente. Portugal tiene el objetivo de ganar la Copa de Qatar 2022 y ningún ente externo podrá romper la unión del equipo.

El delantero portugués ha hecho sentir su peso mediático y ha hablado sobre las especulaciones que giran en torno a su nombre. Ha dicho que nadie es demasiado fuerte como para romper la unión que ha construido su Selección. Está tratando de calmar las aguas para que su grupo no sufra los estragos dentro del campo. Ahora la concentración es crucial.

A través de su cuenta de Instagram el jugador de 37 años publicó una fotografía en la que luce todo su equipo y él festejando uno de los goles frente a Suiza. En la imagen, él está de espaldas y con la casaca de suplente. A diferencia de otras publicaciones, en las que su nombre o rostro resaltan, en esta él es casi imperceptible, se convirtió en un actor más del triunfo luso, no en el protagonista . No hay ningún homenaje a su ego, el equipo está, incluso, por encima de él.

“Un grupo demasiado unido para ser roto por fuerzas externas. Una nación demasiado valiente para ser intimidada por cualquier adversario. Un equipo en el verdadero sentido de la palabra, que luchará por el sueño hasta el final! ¡Da un salto de fe con nosotros! ¡Vamos, Portugal!”, fueron las palabras que acompañaron la foto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tal parece que ya asumió su rol. Si en la publicación de Instagram se ha colocado como “uno más” es porque ya lo siente así. En el campo no deja de ser importante, pero ya no es él quien carga con todo el peso.

Hay quienes ansían el tropiezo de Portugal y con ello el debacle total de Cristiano, por ello tanta presión. Es así que el capitán ha salido a dar la cara para cuidar su barco, “nadie es más fuerte que su unión”.

Sin embargo, su peso como leyenda sigue existiendo, al menos dentro del grupo portugués, al que ha tratado de cuidar de toda la “contaminación mediática”. Ahora, una desconcentración o roce les podría costar muy caro; CR7, como líder, ha tratado de enfriar y calmar esas aguas turbias que acechan a la Selección Lusa.

Y los compañeros lo saben. Gonçalo Ramos se refirió a él como ídolo: "Creo que ni en mis mejores sueños pensé en formar parte del XI titular en las fases eliminatorias. Cristiano Ronaldo es nuestro líder. Es el capitán, el líder y siempre ansiamos jugar a su lado. Es mi referente y un ídolo para muchos de nosotros”, dijo tras marcar su hat trick.

Cristiano arrancó como suplente el juego de octavos contra Suiza. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)
Cristiano arrancó como suplente el juego de octavos contra Suiza. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)

Algunos han tachado a Cristiano como un mal dentro del vestidor portugués. Al menos así lo creían las “fuerzas externas”. Gary Neville, por ejemplo, dijo que debía hacer mejor grupo.

“Esa mentalidad de solo pensar en él ha sido una de sus grandes fortalezas durante los últimos 10-15 años… Pero llega un punto en el que tienes que pensar en colectivo y realmente hacer grupo en los vestidores... Está llegando a un punto en el que no está aceptando el final de su carrera muy bien", apuntó Neville.

Es lo que está haciendo. Cristiano Ronaldo, al parecer, ya asumió la realidad. No es el protagonista en el terreno de juego pero sí dentro del vestidor. A veces el liderazgo implica asumir verdades incómodas.

Ahora, con un ánimo calmado, Portugal se enfrentará a Marruecos en los cuartos de final y buscarán el boleto que los lleve a semifinales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología