"A jugar y a contagiar": Ómicron arrincona el deporte de élite hacia una sola y controvertida alternativa

·5  min de lectura
Tennis - ATP Finals - The O2, London, Britain - November 19, 2020  Spain's Rafael Nadal wearing a mask infront of a thank you message to the NHS and key workers as he waits for the start of the second set during his group stage match against Greece's Stefanos Tsitsipas  REUTERS/Toby Melville
REUTERS/Toby Melville

Los futbolistas de los equipos españoles se fueron de vacaciones invernales y, cuando volvieron, uno de cada cuatro lo hizo contagiado de coronavirus. Estamos a miércoles y hay una jornada que empieza el viernes y que no se sabe si se podrá disputar en su totalidad ni qué jugadores estarán disponibles. Cada día, van cayendo más. ¿Hasta qué punto tiene sentido esta "convivencia" con el virus en la que los equipos tienen que rascar en el juvenil para completar plantillas? ¿Es justo que los equipos con menos estrellas compitan con otros que pueden sustituir a las suyas sin aparente esfuerzo?

El problema, obviamente, no es solo del fútbol español: el baloncesto está igual, con partidos cancelados continuamente que no se sabe cuándo se van a poder disputar. En Euroliga, las bajas se cuentan con dos manos en varios equipos y, a veces, toca jugar -como al Madrid contra el CSKA- y a veces, si llegas a determinado número, te permiten el aplazamiento -como al Madrid frente al Fenerbahce-. Venimos de un Boxing Day reducido en Inglaterra porque el virus está por todas partes... y eso mientras los aficionados se apilan sin mascarillas, hasta el punto de que Pep Guardiola tuvo que mandar un mensaje de atención.

Como espectador, como aficionado, todo esto me genera una enorme duda: esto que estamos viendo, ¿de verdad es lo que queremos ver? Por supuesto, la alternativa es no ver nada. Cerrar como se cerró en la primavera de 2020 y esperar a que escampe. Económicamente, sé que sería un desastre para ligas y para equipos de todo el mundo, pero... ¿no haría más fieles a las competiciones? ¿Qué sentido tiene seguir adelante como si nada cuando todos los equipos están diezmados de esa manera?

Pongamos otro ejemplo: la NBA. Desde hace ya varias semanas, se ha convertido en una liga en la que es imposible saber quién juega esa noche. Imposible saber siquiera si se va a jugar el partido. Cada tarde es una sucesión de nombres que van apareciendo y que entran en los protocolos de seguridad. Se ven partidos con tres o cuatro jugadores del equipo en cuestión más otros tres o cuatro del vinculado en la G-League, dos que han fichado por diez días y un veterano que ya se había retirado y al que han llamado como si fuera una pachanga de liga de distrito. Sí, el espectáculo sigue, pero, ¡qué espectáculo!

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Con todo, los deportes de equipo sobreviven. Son plantillas largas y ampliables, pero, ¿qué pasa con los deportes individuales? ¿Qué pasa con el tenis, por ejemplo, que tiene el Open de Australia a tres semanas vista? La exhibición de Abu Dhabi, lo más parecido hasta ahora a un torneo que hemos vivido desde la Copa Davis, ha dejado un reguero tremendo de positivos que puede ser un anticipo de lo que veamos en Melbourne. ¿Tiene sentido empezar el Open y que los competidores se vayan cayendo del cuadro según van testando positivo?

Aparte del debate de si Djokovic sí o Djokovic no, a estas alturas debería estar claro que el pasaporte Covid no garantiza nada. Como medida para evitar contagios es un desastre porque Omicron juega en otra liga. ¿Se puede esperar una explosión de casos en Australia que coincida con el torneo y que lo condicione por completo? Sí. Y aquí no hay repuestos. Si das positivo antes de los octavos de final, se acabaron los octavos de final. No es "ponemos a Isaiah Thomas y a Greg Monroe y no se nota la diferencia". No, es "no ponemos a nadie y la gente va avanzando rondas simplemente porque no coge el virus". Sería un desastre, pero no es una opción disparatada.

El problema, como siempre, es encontrar soluciones. En la NFL coquetearon con la posibilidad más bruta de todas: que los positivos asintomáticos sigan jugando como si nada. Obviamente, es la más factible en términos económicos, pero, por nuestro conocimiento del virus, es tremendamente arriesgada. Los asintomáticos -especialmente los presintomáticos, que desarrollan síntomas días después del test- pueden contagiar y pueden contagiar mucho. Y aunque haya cierto empeño en insistir en que "la Covid ahora no es más que un catarro", hablamos de un catarro que se ha llevado por delante a 90.000 personas en todo el mundo solo en las últimas dos semanas.

Aparte, hay que considerar que los riesgos a los que se expone un deportista profesional, que vive de su cuerpo y de su salud, son tremendos. Sales a jugar un partido de liga regular o la jornada 24 de no sé qué torneo, te contagian, te quedan secuelas y se te ha complicado la carrera. Yo, sinceramente, no me la jugaría. Entonces, si no podemos seguir con los asintomáticos jugando y si no podemos parar porque no se puede y punto, ¿qué opción intermedia queda? La de acortar las cuarentenas de diez a cinco o seis días, como va a hacer la NBA. ¿Es una decisión sanitaria adecuada? No, es una decisión desesperada que proponen las instituciones médicas para poder tirar adelante.

Es de esperar que sea lo aceptado en todos lados. Positivo. Cinco o seis días apartado... y si estás vacunado, no has desarrollado síntomas y tienes una PCR negativa, a jugar. Y a contagiar. Pero menos. No son enfoques demasiado científicos sino más bien utilitaristas, pero hablamos de deporte profesional, tampoco se pueden esperar grandes cosas. Mientras tanto, es lo que hay: diecisiete positivos en el Rayo Vallecano, nueve en los Chicago Bulls, todo el entorno de Nadal en cuarentena y así sucesivamente. Ómicron está poniendo contra las cuerdas las sociedades occidentales, ¿cómo no lo va a hacer con sus eventos deportivos?

Vídeo | Desalojan por la fuerza a un espectador de un teatro de Vitoria por acceder sin Certificado Covid

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.