Corea del Sur y su golazo de la honra contra Brasil para irse con la cabeza arriba de Qatar 2022

Corea del Sur descontó en el marcador por obra de Paik Seung-ho (MANAN VATSYAYANA/AFP via Getty Images)
Corea del Sur descontó en el marcador por obra de Paik Seung-ho (MANAN VATSYAYANA/AFP via Getty Images)

Corea del Sur aprovechó que Brasil bajó los brazos durante el segundo tiempo y empezó a buscar con insistencia el gol del descuento. Ya no podrían alcanzarlos en el marcador, pero por lo menos podían irse del Mundial de Qatar 2022 con la cabeza arriba. Y así sucedió, gracias a un auténtico riflazo de Paik Seung-ho. Todo nació de un tiro de castigo en el que el balón fue rechazado por la defensa brasileña.

Parecía que la jugada moría en ese momento, pero Paik Seung-ho dispuso lo contrario y empalmó el balón con furia y precisión para colocar el 1-4 en el marcador. No era lo que ellos esperaban antes del partido, pero al menos pueden decir que se marchan con una última muestra de honor a casa. La jugada, en su revisión, pudo ser considerada fuera de lugar, porque hasta cuatro jugadores intervenían en el desarrollo de las acciones.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No se marcó nada al final y tampoco hubo grandes reclamos. Brasil, ya con el partido y el boleto en la bolsa, se dio tiempo para dar entrada a muchos suplentes y sacar del campo a sus figuras, Neymar por delante. Dani Alves, jugador de los Pumas, volvió a ver acción en esta Copa del Mundo y Alison, el portero titular que tuvo hasta cuatro atajadas claras durante el partido, cedió su lugar para Weverton, tercer arquero, tuviera minutos en la competencia.

También los goles de la honra se festejan y Corea puede irse a casa con la tranquilidad de haber dado un último esfuerzo. No tienen muchos motivos para desanimarse: nadie puede decir que no le tiene cierto miedo a Brasil, la pentacampeona del Mundo que va por más.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología