Corazón de campeón: por qué la victoria de CUBA puede darle un vuelco al campeonato y la influencia psicológica que ejerce sobre Newman

·6  min de lectura
Avanza Segundo Pisani, capitán de CUBA, mientras lo espera Jerónimo Ureta, de Newman
LANACION/Santiago Filipuzzi

“Nunca subestimes el corazón de un campeón”. La frase del legendario entrenador de Houston Rockets Rudy Tomjanovich le cabe a la perfección a CUBA. En un conmovedor despliegue de intensidad, se impuso de principio a fin a Newman, que marchaba puntero, invicto y había ganado todos los partidos con holgura.

En su mejor partido de la temporada, CUBA sacó a relucir su chapa de campeón defensor y pasó por arriba a Newman para imponerse por 39-25, un partido que estaba definido mucho antes del minuto 80 y que sólo dos tries del Bordó en los últimos dos minutos impidieron que se catalogara como goleada, además de birlarle el punto bonus. La defensa y el scrum explican la superioridad desde lo táctico, pero la mayor diferencia estuvo en la actitud, en el mayor ímpetu que desparramó al tirarse al piso en cada pelota suelta, en mandar para atrás al rival en cada tackle, en capitalizar cada una de sus incursiones ofensivas, en no dar por perdida ninguna acción de juego.

Marcos Young, autor de los primeros dos tries, avanza con la pelota, pese al tackle de Félix Branca; detrás, el apoyo de Pisani
LANACION/Santiago Filipuzzi


Marcos Young, autor de los primeros dos tries, avanza con la pelota, pese al tackle de Félix Branca; detrás, el apoyo de Pisani (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

“Jugamos un partidazo. Es un crecimiento enorme respecto de lo que veníamos jugando. Dimos un paso hacia arriba en esta escalera”, festejó el octavo Benito Ortiz de Rosas, una de las figuras de CUBA. “Antes del partido habíamos hablado de correr más, neutralizar a Newman en el contacto, no dejar jugar a [Gonzalo] Gutiérrez Taboada. Creo que hicimos una pared y nunca le dejamos a Newman hacer su juego”.

No llegaba bien pisado CUBA a esta octava fecha. En el inicio del Top 13 de la URBA, había perdido con el SIC y Alumni y apenas había vencido de manera agónica y por un punto a Pucará y al CASI. El juego estaba lejos del que los había llevado a lo más alto en la temporada pasada. Ayer, en una linda tarde en su cancha de Villa de Mayo, le regaló a su hinchada una actuación reivindicatoria (y ésta se lo devolvió con un aliento contagioso), que le permite ilusionarse con que el bicampeonato es posible. Todavía falta un recorrido largo, pero jugando con ese corazón todo es posible.

CUBA plantó bandera desde el arranque. En la primera acción del partido, el wing Marcos Young le tapó un despeje a Juan Bautista Daireaux y apoyó el primer try del partido. 7-0 desde el vestuario. En total fueron cinco conquistas de Universitario, ninguna producto de una acción de juego continuado: hubo otra de Young que capturó el rebote de un penal errado, un try-penal en un scrum, una intercepción de toda la cancha de Benjamín Gutiérrez Meabe (autor de 25 puntos) y, en la única conquista de jugada netamente ofensiva, otro try del fullback en una jugada de primera fase luego de un scrum, más atribuible a virtud individual y fallas en la defensa que a una acción colectiva.

Esto, lejos de ser un defecto, refleja la concentración y el enfoque con que jugó CUBA casi todo el partido. Se quedó un poco al final, y eso le costó el punto bonus: dos tries de Newman en los últimos dos minutos que no alcanzan a opacar la brillante actuación.

Cada vez que Newman quiso levantarse, chocó con la muralla que le opuso CUBA. Además, el visitante tuvo una tarde para el olvido en el line-out y fue sometido en el scrum. Las formaciones fijas venían siendo un punto fuerte de Newman y una gran mejoría respecto de 2021, pero ayer dieron un paso hacia atrás en ese sentido. Tampoco fue suficiente el full house de Scooby Gutiérrez Taboda: gol, penal, drop y try (15 puntos). Sólo en la segunda mitad del primer tiempo pudo imponer condiciones, pero apenas le alcanzó para sumar 10 puntos.

La pelea en el piso: CUBA y Newman lo vivieron con mucha intensidad
LANACION/Santiago Filipuzzi


La pelea en el piso: CUBA y Newman lo vivieron con mucha intensidad (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

“Les hicimos daño en las formaciones fijas, y a partir de ahí les tocamos el ADN, nos metimos en su cabeza”, continuó Ortiz de Rosas.

El factor psicológico, aunque ninguno lo quiso admitir, habrá jugado su parte. Todavía está fresca la semifinal de diciembre pasado, cuando Newman llegaba como favorito pero CUBA se impuso 16-15 con un try convertido en la última jugada. “Con Newman siempre salen lindos partidos. Para nosotros era importante porque ellos llegaban punteros e invictos, haberles ganado es una locura”, matizó el joven Young, de 23 años. “Es un campeonato largo y para nosotros éste es un paso más para seguir creciendo y nos da muchísima confianza para seguir enfocados en el objetivo de clasificarnos a los playoffs.”

El festejo de CUBA, la decepción de Newman
LANACION/Santiago Filipuzzi


El festejo de CUBA, la decepción de Newman (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

En la segunda rueda de los playoffs de la NBA de 1995, el campeón defensor Houston Rockets de Hakeem Olajuwon caía 3-1 con Phoenix Suns de Charles Barkley. La dio vuelta, camino al bicampeonato. Fue entonces cuando Rudy T dijo su célebre frase. CUBA la hizo propia. El que los subestime, pagará las consecuencias.

Los mejores momentos del cotejo

La síntesis del partido

  • CUBA (39): Benjamín Gutiérrez Meabe; Marcos Young, Benjamín Miguens, Marco Herrero Anzorena y Tomás Pássaro; Felipe de la Vega y Simón Benítez Cruz; Segundo Pisani (c), Benito Ortiz de Rosas y Lucas Maguire; Sebastián Médica y Santiago Uriarte; Santiago Tsin, Enrique Devoto y Facundo Aguirre.

  • Entrenadores: Tomás Cóppola, Agustín Benedict y Federico Sala.

  • Cambios. ST: 15m, Estanislao Carullo por Tsin, 29, Juan Pedro Garoby por Devoto; 30, Facundo Fontán por Benítez Cruz; 34, Salvador Bengolea por Médica, y 38, Francisco Patrono por Gutiérrez Meabe.

  • Newman (25): Juan Bautista Daireaux; Jerónimo Ulloa, Felipe Freyre, Tomás Keena y Agustín Gosio; Gonzalo Gutiérrez Taboada y Félix Branca; Miguel Urtubey, Jerónimo Ureta y Mateo Montoya; Alejadro Urtubey (c) y Tomás Ureta; Luciano Borio, Rodrigo Pueyrredón y James Wright.

  • Entrenadores: Alfredo Cordone, Marcelo Torres y Javier Urtubey.

  • Cambios. ST: Martín Lozano por Wright; 21m, Juan Lanza por Gosio y Teo Garay por Montoya.

  • Primer tiempo: 1 y 29m, goles de Gutiérrez Meabe por tries de Young (C); 6, penal de Gutiérrrez Meabe (C); 18, penal de Gutiérez Taboada (N); 36, try-penal (C), y 40, gol de Gutiérrez Taboada por try de Branca (N).

  • Segundo tiempo: 1m, drop de Gutiérrez Taboada (N); 6, gol de Gutiérrez Meabe por try de él mismo (C); 21, penal de Gutiérrez Meabe (C); 35, try de Gutiérrez Meabe (C); 38, gol de Gutiérrez Taboada por try de Lanza (N), y 40, try de Gutiérrez Taboada (N).

  • Cancha: Club Universitario de Buenos Aires

  • Árbitro: Pablo Deluca (h)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.