La Cope despedaza con sutileza la cobardía de Ronald Koeman

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La Cope despedaza sutilmente a Ronald Koeman. (Fuentes: Twitter/@tjcope y Eric Verhoeven/Soccrates/Getty Images)
La Cope despedaza sutilmente a Ronald Koeman. (Fuentes: Twitter/@tjcope y Eric Verhoeven/Soccrates/Getty Images)

La primera parte del Barcelona en el Estádio da Luz frente al Benfica haya sido quizás la mejor de la temporada, pero aún así se fue perdiendo por un error de Pedri que agravó Éric García, bailado por una bicicleta poco ortodoxa de Darwin Núñez y, finalmente, logró anotar tras un disparo casi desde el suelo que Ter Stegen no defendió de la mejor manera, mal situado bajo palos y reaccionando muy tarde.

Una jugada en el minuto 3 que ensució los 42 siguientes, con un Barça llevando el control del partido y atacando con criterio y verticalidad, guiado por un Pedri fabuloso en la filtración de pases entre líneas, aparte de un Frenkie de Jong demostrando que es de los mejores 'box to box' del planeta, generando peligro con sus llegadas al área rival, pero demasiado generoso en los metros finales.

El sistema elegido por Ronald Koeman funcionaba y en 'Tiempo de Juego' de la Cope no había chance para sacar su nombre a relucir. Hasta que el técnico sacó a Gerard Piqué del campo y puso a Gavi, a punto de ser expulsado por doble amarilla y no sufriendo menos que García con los contraataques del Benfica. Ahí empezó el despiece sutil del equipo de la Cope, pese a que Paco González dijese momentos antes que era "la mejor primera parte del Barça de la temporada" y todos se mostrasen de acuerdo. Incluso Minguella, que no deja nunca pasar la oportunidad de deslizar una crítica.

A priori, Koeman parecía acabar con la defensa de cinco inicial, quitando a un central por un volante. Una decisión que podría haber sido tachada de valiente, pero que en realidad fue un movimiento para situar a Frenkie en la defensa de cinco, como tercer central.

Dani Senabre fue el primero en azuzar indirectamente al técnico neerlandés, aunque fue interrumpido antes de tan siquiera empezar: "Cambio ofensivo, bueno…".

Le cortó Paco González para desarrollar él la idea que planteaba su compañero: "Sí que es verdad que si retrasas a Frenkie de Jong, no es un cambio ofensivo". Obvio.

Rubén Martín rompió una lanza a favor de Koeman, recordando el buen juego realizado y que elogiaron previamente: "También hay que entender a Koeman, que pensará para qué tocar el dibujo si estamos jugando bien".

Enseguida Helena Condis le dejó claro que era una guerra perdida: "Sí, pero estábamos jugando bien porque De Jong estaba llegando al área contraria". Hubo varios factores, pero este era uno de los más determinantes.

Poco a poco se dio la vuelta al desempeño de Koeman así, como el que no quiere la cosa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.