Copa Libertadores: en River, todo marchaba demasiado bien hasta que apareció la lesión de Matías Suárez

·4  min de lectura
Matías Suárez sufrió una distensión y se quedó fuera del partido entre River y Fortaleza
Mauro Alfieri

La visita de River a Fortaleza en la Copa Libertadores parecía tener un panorama previo ideal. Consolidado en el Grupo F con puntaje perfecto tras las tres primeras fechas, y envalentonado tras la goleada 7-0 sobre Sarmiento que el sábado pasado lo depositó en los cuartos de final de la Copa de la Liga asegurando también la localía, el equipo de Marcelo Gallardo se preparó con tranquilidad toda la semana para afrontar un duelo trascendental en Brasil con otro ánimo y otra entereza después de dos señales de alerta en un alicaído rendimiento que parece haber recuperado. Pero ayer, antes del viaje al norte brasileño, volvió a sonar una alarma: Matías Suárez sufrió una distensión en el sóleo de su pierna derecha, fue desafectado de la nómina de convocados y se quedó en Buenos Aires para afrontar una recuperación de alrededor de dos semanas.

La lesión del delantero cordobés le pone freno al alza que venía mostrando en su nivel con cuatro goles en 439 minutos acumulados en 11 partidos de 2022 (cuatro de titular). Y se suma a una serie de inconvenientes físicos que el plantel millonario acumula a lo largo del año: Juanfer Quintero como Jonatan Maidana todavía continúan recuperándose de sendos problemas musculares y recientemente han pasado por la enfermería Enzo Pérez, Javier Pinola, Esequiel Barco y Julián Álvarez por la misma situación. Así, la baja de Suárez vuelve a poner en escena la exigencia y el desgaste de un equipo que vive cada entrenamiento como si fuera un partido, pero que sigue sumando alarmas físicas de cara a los partidos más cruciales del semestre.

Suárez venía siendo una pieza clave y fue el autor de los goles que destrabaron los triunfos como visitante en la Copa frente a Alianza Lima y Colo Colo. Aunque, a pesar de su buen nivel desde el arranque o desde el banco, su presencia en el equipo titular no estaba confirmada: se perfilaba para ser el primer cambio del banco de suplentes. Así, Gallardo perderá esa carta que siempre tiene a mano para destrabar un partido, pero no deberá improvisar: Santiago Simón por Tomás Pochettino sería el único cambio respecto al equipo que goleó a Sarmiento, en Junín.

El Muñeco podría presentar el actual “equipo de gala” con el habitual esquema 4-1-4-1. Los once futbolistas que empiezan a consolidarse como titulares de cara a los encuentros más trascendentales: Armani; Herrera, Díaz, Martínez, Casco; Enzo Pérez; Simón, Enzo Fernández, De La Cruz, Barco; Álvarez. Es que la decisión del entrenador es entendible: pondrá lo mejor que tiene a disposición hoy contra Fortaleza para conseguir el pase a los octavos de final de la Copa Libertadores y el domingo, contra Platense en el Monumental, llegará el descanso para regular las cargas físicas de cara a los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Qué necesita River para clasificarse? Con nueve puntos, sellará su pase a los octavos si consigue su cuarta victoria en fila en el Grupo F. En caso de empatar, prácticamente también aseguraría su boleto: solo necesitará sumar un punto más en sus próximos dos juegos como local frente a Colo Colo y Alianza Lima.

Marcelo Gallardo buscará en Brasil el último paso para sellar la clasificación en la Copa Libertadores
Esteban Felix


Marcelo Gallardo buscará en Brasil el último paso para sellar la clasificación en la Copa Libertadores (Esteban Felix/)

Para lograrlo, tendrá que sortear un difícil escollo en el viaje más largo de su zona –ayer tuvieron seis horas de vuelo chárter– y ante un Estadio Castelão con capacidad para 65.000 espectadores. Además, para el técnico Gallardo será otra prueba más en Brasil con un historial más que igualado: a lo largo de los 13 compromisos que afrontó allí en torneos internacionales, su equipo ganó tres, empató seis y perdió cuatro, con 17 goles a favor y 17 goles en contra. Paridad total.

Con la intención de borrar la diluida imagen que dejó en los cuartos de final de la Libertadores del año pasado en su última función en tierras brasileñas con la caída 3-0 ante Atlético Mineiro, el River de Gallardo volverá a tener otra noche de Copa para plantar bandera, agigantar su confianza y olvidar las lesiones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.