Copa Libertadores: River se juega ante Atlético Mineiro el boleto a las semifinales, en un encuentro con obstáculos por todos lados

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Marcelo Gallardo sabe que River tendrá un duro compromiso en Brasil, por los cuartos de final de la Copa Libertadores, donde tendrá que vencer a Atlético Mineiro
LA NACION/Marcelo Aguilar

“Los momentos que ya se vivieron, fueron. Quedarán en la historia, pero ya no están”. Marcelo Gallardo lo tiene claro: River no puede aferrarse únicamente al pasado para confiar en el presente. Más allá de que será la tercera vez en el ciclo en la que tendrá que remontar un 1-0 en tierras brasileñas por la Copa Libertadores, y que los recuerdos de los triunfos frente a Cruzeiro, en 2015, y Gremio, en 2018, siguen vigentes con título incluido, el técnico entiende que los momentos son disímiles, que los jugadores y los equipos no son los mismos y que la realidad expone una necesidad: no son pocos los obstáculos que deberá sortear para eliminar a Atlético Mineiro y superar los cuartos de final.

Un nuevo Boca: quiénes ganan y quiénes pierden con el desembarco de Sebastián Battaglia

Hay tres objetivos centrales para River esta noche en Belo Horizonte: ser eficaz en el área, minimizar los errores defensivos y sostener los rendimientos individuales y colectivos a lo largo de los 90 minutos. El partido de ida, en el que realizó un buen primer tiempo y un mal segundo, demostró que el margen de error es escaso. Sin lucirse, el Galo hizo valer la calidad de un plantel más amplio y con talento, y se llevó un valioso triunfo de Núñez en un partido parejo y ajustado. Por eso, ahora, el millonario tendrá que demostrar que puede seguir siendo confiable y que mantiene viva la llama de su temple en las instancias decisivas.

River 0 vs. Atlético Mineiro 1: el gol de Nacho Fernánez en el Monumental

“Todos los momentos son diferentes. Hoy tenemos que ir con armas y jugadores nuevos para intentar revertir una serie. Pero en el fútbol todo puede pasar. Tenemos posibilidades, la serie está abierta y dependerá de lo que nosotros forcemos”, aseguró Gallardo en su última conferencia de prensa. Nicolás de la Cruz y Fabrizio Angileri recibieron el alta médica tras sufrir sendas fatigas musculares .

Allí radica uno de los puntos más cruciales para la revancha: la racha de lesiones adversa que viene padeciendo el plantel. Para la ida, el DT preservó a Matías Suárez en el banco de suplentes por una lesión muscular y tampoco pudo contar por la misma situación con Gonzalo Montiel, quien luego partió a Sevilla de España. Hoy, ya tiene al delantero en condiciones, pero deberá definir si tanto Angileri (isquiotibial derecho) como De la Cruz (aductor derecho) son de la partida. En el cuerpo médico sostiene la confianza de que ambos van a poder estar como titulares, pero no llegan al 100%.

Milton Casco, con la misión de tomar la posta de Gonzalo Montiel en el lateral derecho
Twitter @RiverPlate


Milton Casco, con la misión de tomar la posta de Gonzalo Montiel en el lateral derecho (Twitter @RiverPlate/)

Las complicaciones no quedan ahí. Gallardo también tendrá que jugar sin Enzo Pérez, el emblema que llegó a las tres tarjetas amarillas. Para reemplazarlo, en la práctica de ayer dispuso el ingreso de Enzo Fernández para hacer de doble pivote con Bruno Zuculini y un 4-2-3-1 con Julián Álvarez, Matías Suárez y Nicolás de la Cruz detrás de Braian Romero. Así, a priori parece quedar lejana la posibilidad de sumar un defensor central (Robert Rojas o Jonatan Maidana) para volver al 3-3-2-2 o utilizar a Bruno Zuculini como único volante central. En tanto, Álvarez, de buenas actuaciones en sus últimos partidos, parece sacarle una luz de ventaja a Jorge Carrascal para asegurar su lugar en el once inicial.

Boca. Jorge Ameal: el saludo ¿afectuoso? a Miguel Russo, el fuerte mensaje a Sebastián Villa y el pedido a las autoridades nacionales por el público

El desafío en Belo Horizonte será tan crucial como exigente. Porque el pasado y el presente también pintan al Mineiro como favorito. De acuerdo a los datos de Opta, el equipo brasileño nunca perdió un partido de instancia eliminatoria por la Copa Libertadores jugando como local en 14 presentaciones con siete victorias y siete empates . Además, actualmente lleva cuatro sin perder en casa (tres éxitos y un empate), no recibió goles en los últimos tres partidos, está invicto en el torneo con seis triunfos y tres igualdades y suma 16 goles a favor y solo tres en contra en los nueve juegos.

Enzo Fernández, el candidato a reemplazar a Enzo Pérez en el mediocampo de River
LA NACION/Mauro Alfieri


Enzo Fernández, el candidato a reemplazar a Enzo Pérez en el mediocampo de River (LA NACION/Mauro Alfieri/)

Por otro lado, el Galo, que no va a poder contar con su figura Ignacio Fernández por la expulsión sufrida en la ida, es el único líder del Brasileirao tras 16 fechas con 37 puntos –cinco más que el escolta Palmeiras–, solo sufrió una sola derrota en sus últimos 14 partidos, recientemente rompió el mercado con la llegada de Diego Costa y podrá contar con su público para la revancha: se agotaron todas las entradas que se pusieron a la venta y en el Mineirao habrá alrededor de 16 mil fanáticos, que tendrán que presentar un PCR o un test de antígenos negativos de las últimas 72 horas para poder ingresar en el estadio.

Ante un panorama difícil, River tiene una prueba de fuego. No solo se juega el pase a las semifinales de la Copa Libertadores, con todo lo que eso implica, sino también la posibilidad única de volver a sentirse un equipo seguro para sostenerse en la doble competencia. En otra noche copera con tintes de novela en el ciclo Gallardo, la historia vuelve a ponerle una página en blanco. Debe demostrar que puede escribirla.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.