Copa Libertadores: Palmeiras alcanzó la final sacando del torneo a Mineiro, el equipo que había eliminado a Boca y a River

·4  min de lectura
Weverton festeja el gol del empate, obra de Dudu, que será decisivo para que Palmeiras elimine a Mineiro como visitante y vuelva a la final por la Copa Libertadores, de la que es el campeón defensor.
DOUGLAS MAGNO

Palmeiras defenderá el título de campeón de la Copa Libertadores gracias a haber conseguido un 1-1 como visitante de Mineiro este martes en Belo Horizonte, tras el 0-0 del juego de ida en San Pablo. El Verdão dirigido por el portugués Abel Ferreira dejó atrás a una poderoso y costoso plantel merced a un gol de Dudu a los 23 minutos del segundo tiempo, que enfrió al estadio Mineirão, donde hubo unos 18.000 espectadores.

El tanto en condición de visitante le bastó al equipo paulistas para acceder a su sexta final de Libertadores en busca de su tercera corona en la principal competición de clubes de América, luego de las conseguidas en 1999 y 2020. El Mineiro de Hulk, Ignacio “Nacho” Fernández y Diego Costa –ausente por una lesión– se adelantó con un gol del chileno Eduardo Vargas, pero sufrió por los contragolpes de Palmeiras, que volvió a contar con un destacado respaldo en el arquero Weverton.

El tanto de Vargas por Mineiro

El otro club en la final, que se desarrollará el 27 de noviembre en el estadio Centenario, de Montevideo, surgirá de la llave de Barcelona y Flamengo, que chocarán este miércoles en Guayaquil. El cuadro de Río de Janeiro venció por 2-0 en la ida.

Raphael Veiga, de Palmeiras, traslada la pelota apurado por Allan.
DOUGLAS MAGNO


Raphael Veiga, de Palmeiras, traslada la pelota apurado por Allan. (DOUGLAS MAGNO/)

Una vez más, el miedo a perder se impuso al deseo a ganar y a dar buen espectáculo. Aun así, en el Mineirão hubo, sólo en la primera parte, más emociones que en todo el juego de ida en San Pablo. Fiel al estilo del entrenador Ferreira, que lo llevó a su segundo cetro el año pasado, Palmeiras aplicó su técnica de catapulta: recogerse para luego soltarse y atacar con fiereza. Así, aprovechando la velocidad de Rony, pudo pasar a ganar a los 2 minutos, pero aunque el disparo del atacante fue despejado por Everson. A los 4 de la segunda parte, el arquero volvió a ganarle un duelo al extremo. Después, cuando Mineiro ya le había robado la posesión y la posición a Palmeiras, el uruguayo Joaquín Piquerez aprovechó un saque largo de Weverton y su derechazo pasó cerca del palo más lejano a Everson.

El gol de Dudu por Palmeiras

Pese a que el club Galo, como en la ida, poseyó más el balón, esta vez tuvo menos intensidad y sus atacantes, sin el lesionado Costa, aparecieron más controlados. A su cerebro, Nacho Fernández, le costó engranar. Sin embargo, Mineiro exigió a Weverton al ejecutar su arma predilecta: recuperación en el área contraria con una presión extenuante. El arquero evitó la caída de su valla al ganarle una carrera a Hulk luego de una pifia de Luan en una salida y al rechazar zurdazos de Fernández y del propio Hulk.

Jair, de Mineiro, supera a Danilo.
Douglas Magno


Jair, de Mineiro, supera a Danilo. (Douglas Magno/)

El recelo a recibir un gol, situación que, de darse, lo obligaría a lograr dos tantos, condicionó a Mineiro, normalmente fluido en ofensiva. Hasta que Mariano abrió desde la derecha para Jair, que centró a la espalda de los zagueros verdes, y Vargas, de 1,75 metros de estatura, derrotó con su cabeza a una de las retaguardias que mejor defienden en el juego aéreo en Brasil. El chileno, reemplazante de Costa, estuvo cerca de sentenciar la serie pocos minutos después, tras un pase de Fernández que lo dejó frente a Weverton, pero éste desvió el remate. Entonces, sabedor de que un gol ajeno le amargaría el anhelo de pasar a su segunda final copera, Mineiro intentó sellar su clasificación, corriendo el riesgo de dejar espacios atrás.

Compacto de Mineiro 1 vs. Palmeiras 1

Rony amenazó en dos ocasiones, con un disparo desviado y antes de un cierre de Everson. El despertar paulista tuvo éxito en los pies del recién ingresado Gabriel Verón, que derrotó a Nathan en el cuerpo a cuerpo antes de colar el balón al área chica, donde Dudu lo empujó para hacer cambiar de lado la clasificación. Los visitantes resistieron las embestidas del poderoso ataque de Mineiro, que fue desbordado por la ansiedad de la eliminación.

Con poco brillo pero con efectividad, Palmeiras apunta ahora al esquivo bicampeonato consecutivo de Sudamérica, que no se le dio ante Boca en el año 2000.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.