Copa Libertadores femenina: Boca no pudo con Palmeiras y perdió la final por un elocuente 4 a 1

Vanina Preininger es desbordada, como casi todo Boca por Palmeiras en la final, por Katrine: el conjunto paulista ganó por 4-1 en Quito y consiguió la 11ª Copa Libertadores femenina para Brasil.
Vanina Preininger es desbordada, como casi todo Boca por Palmeiras en la final, por Katrine: el conjunto paulista ganó por 4-1 en Quito y consiguió la 11ª Copa Libertadores femenina para Brasil. - Créditos: @GALO PAGUAY

Las diferencias en el campo internacional, en el ámbito de clubes, son marcadas no solamente en el fútbol masculino. También, parece, en el terreno de las mujeres. Un equipo brasileño volverá a ser campeón de la Copa Libertadores de hombres, ya que este sábado se jugará Flamengo vs. Paranaense en Guayaquil, y, este viernes Palmeiras se coronó frente a Boca al ganarle por 4 a 1 la final femenina de la Copa Libertadores en Quito, en una definición que tuvo enormes diferencias futbolísticas y, sobre todo, físicas.

Boca estuvo a la altura de la competencia. Y dejó bien parado al fútbol argentino, al alcanzar por primera vez en la historia un segundo puesto en el campeonato subcontinental. Es cierto que esta vez fue un equipo nervioso, escaso en ideas, casi siempre dominado por el poderío de las brasileñas. De todos modos, la derrota fue digna. El camino muestra el crecimiento, más allá de las lágrimas que surgieron espontáneas en el desenlace.

Muy interesante fue el espectáculo de principio a fin. Es una evidencia: el fútbol femenino está compitiendo con mejores armas en esta parte del mundo. El crecimiento es tan grande, que hubo unas 10.000 personas en el estadio, entre ellas, Gustavo Alfaro, el DT del seleccionado de Ecuador, que participará en el Mundial de Qatar y de breve paso por el club xeneize. Estuvo con Jorge Valdano y Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol.

El equipo paulista ganaba desde el comienzo, con un grito de Ary Borges, escurridiza entre las flaquezas de la última línea xeneize. Sin embargo, se recuperó rápido el equipo que dirige Jorge Martínez, aquel buen lateral derecho, que se destacó en Independiente y Boca. Brisa Priori, una volante con ida y vuelta, definió con clase, pero el 1-1 tardó una eternidad, ya que debió ser revisado por el VAR, porque se cobró un inesperado juega de juego. Luego de interminables cinco minutos de espera, la venezolana Emikar Calderas marcó el punto del círculo central, con el apoyo de la tecnología.

De contra, cediendo el control y el protagonismo a su rival, con una limitada posesión del balón (casi, casi, como el elenco masculino), Boca fue más rápido y punzante. Muchísimo más peligroso, a tal punto que debió dar vuelta el marcador, con un impacto de Yamila Rodríguez que chocó en un palo. Sin embargo, en la segunda mitad, el conjunto argentino no tuvo puntería, fortaleza física. El ambiente, le jugó una mala pasada, los 2850 metros fueron otro rival, tan peligroso como el gigante de Brasil.

Byanca Brasil, primero, de cabeza, y una jugada de laboratorio, con otro impacto desde las alturas de Poliana, después, le dieron mayor aire a Palmeiras, que se sintió cómodo con el contexto, el resultado y la desesperación del equipo xeneize, con serios desacoples defensivos. En el final, el definitivo, le permitió el cuarto tanto a Zaneratto.

Boca se citó con Palmeiras en una final inédita de la Copa Libertadores Femenina. Las Gladiadoras buscaron su primer título internacional -y el primero para un equipo argentino- en el torneo que se disputó en Quito, Ecuador.

Boca, que por primera vez en la historia alcanzó la definición, y Palmeiras, que nunca había participado en la Libertadores femenina, disputaron un partido atractivo y con un exclusivo dominador, en el estadio Rodrigo Paz Delgado, de la Liga Deportiva Universitaria, de la ciudad ecuatoriana de Quito.

Boca es el orgullo nacional. Es el primer conjunto femenino argentino que llega a la final de la Copa, que comenzó a jugarse en 2009, organizada por la Conmebol, y mejoró así su mejor actuación, cuando alcanzó las semifinales en la edición 2010.

Diferencias físicas y futboleras entre Beatriz Zaneratto y Miriam Mayorga, entre Palmeiras y Boca, en la definición
Diferencias físicas y futboleras entre Beatriz Zaneratto y Miriam Mayorga, entre Palmeiras y Boca, en la definición - Créditos: @GALO PAGUAY

Hasta esta Libertadores 2022, las mejores performances en la Copa habían sido los terceros puestos logrados por Boca, UAI Urquiza y River en 2010, 2015 y 2017, respectivamente. Las Gladiadoras eliminaron en los cuartos de final al defensor del título, Corinthians, por 2 a 1, mientras que en semifinales dejaron afuera a Deportivo Cali, tras imponerse en la tanda de penales (3-0) con una actuación brillante de la arquera Laurina Oliveros, luego del 1-1 en los 90 minutos.

Por ese resultado (Boca también fue el primer equipo argentino masculino en alcanzar una final de Libertadores, en 1963, trofeo que perdió frente al poderío del Santos de Pelé), las dirigidas por Jorge Martínez recibieron un llamado de Juan Román Riquelme con elogios y agradecimientos para el plantel. El aura, al menos, llegó hasta la final.

Yamila Rodríguez, de deslucida tarea, no puede creerlo.
Yamila Rodríguez, de deslucida tarea, no puede creerlo. - Créditos: @Cecilia Puebla

Vigente bicampeón de la Libertadores del lado de los varones, Palmeiras sorprendió al consagrarse en su primera participación. El conjunto brasileño terminó la etapa de grupos como primero del Grupo C con victorias frente a Libertad Limpeño de Paraguay (3-0), Independiente Del Valle de Ecuador (1-0) y la Universidad de Chile (2-1).

En los cuartos de final, Palmeiras le dio vuelta el partido a Santiago Morning de Chile (perdía 1-0 hasta el minuto 83 y lo terminó ganando 2-1), en tanto en la semifinal sacó de carrera al América de Cali por 1-0. Este viernes, el conjunto colombiano se impuso en el clásico y alcanzó al tercer puesto: superó por 5-0 a Cali.