Copa Davis: Argentina perdió el partido que no debía y quedó muy pronto contra las cuerdas

·7  min de lectura
Diego Schwartzman tuvo un estreno poco propicio en Bologna; no pudo remontar ante Mikael Ymer y la Argentina perdió con Suecia
Diego Schwartzman tuvo un estreno poco propicio en Bologna; no pudo remontar ante Mikael Ymer y la Argentina perdió con Suecia - Créditos: @Massimo Paolone

Fue un cachetazo sonoro. Un duro impacto contra la realidad. La Argentina perdió con Suecia por 2-1, en su debut por el Grupo A de las Finales de la Copa Davis. Es un resultado inesperado, porque la formación albiceleste era favorita en los papeles ante un rival por debajo en la jerarquía -ranking y antecedentes en el tour- de sus jugadores. Es cierto que en este torneo suelen aparecer otros factores, se ha dicho muchas veces y eso queda expuesto en cada serie: rivales que se agrandan y rinden por encima de lo habitual, una superficie en la que los argentinos no suelen jugar con frecuencia, rendimientos propios por debajo de lo esperado. Todo ese combo se completó para redondear una derrota inapelable en Bolonia, que deja muy temprano a la Argentina al borde de la eliminación.

Dentro de una jornada negativa, son pocos los matices distintivos. Lo concreto, ahora, es que a este equipo argentino le quedan un par de días para recuperarse, levantar la cabeza, y prepararse para lo más difícil. Porque, de este Grupo A que integra, Suecia asomaba como el adversario más accesible por antecedentes, y en cuanto a nombres y rendimientos, Italia y Croacia, los próximos rivales, parecen estar al menos un paso por delante. De nuevo: la Copa Davis tiene sus imponderables, y quizás en alguno de los próximos compromisos esos factores intangibles jueguen a favor. Pero no es lo que indica la lógica.

Diego Schwartzman no pudo con Mikael Ymer y sufrió su séptima derrota en la Copa Davis
Diego Schwartzman no pudo con Mikael Ymer y sufrió su séptima derrota en la Copa Davis - Créditos: @Massimo Paolone

La nota más ruidosa de la jornada fue la caída de Diego Schwartzman frente a Mikael Ymer por 6-2 y 6-2. Es un resultado libre de dudas: el sueco hizo todo bien y el argentino nunca estuvo dentro del partido. En algún tramo, hasta pareció que los rankings estaban invertidos. Porque el menor de los hermanos Ymer, que es el 98º del mundo, se mostró sólido, y atacó cuantas veces pudo sobre el segundo saque del Peque. El argentino, instalado hace años en el Top 20 (actualmente 17º), no consiguió nunca lastimar a Ymer. Apenas 8 tiros ganadores y 34 errores no forzados dan cuenta de una jornada fatídica de Schwartzman, que ahora tiene un récord de 7 triunfos y 7 derrotas en singles en la Copa Davis.

No salió nada de mi lado, no funcionó nada. Intenté jugar con buena actitud, pero hoy no encontré mi nivel. Hubo por momentos buenos puntos, pero en los importantes él jugaba mucho mejor que yo. Mis últimas semanas habían sido buenas en cuanto al juego, venía sintiéndome mejor, pero esta vez di un paso para atrás en el rendimiento, es la realidad. Fui superado en muchos aspectos. En los entrenamientos me sentía bien, pero en el partido no se dio de la misma manera”, expresó Schwartzman.

El Peque no anda con vueltas, ni apela a las excusas. Su autocrítica fue sincera y directa: “Soy realista. Fue un 6-2 y 6-2, y por más que le busque la vuelta, me ganó bien. Fue un resultado fácil de su lado y yo no lo hice bien. No sé si siento frustración, nosotros estamos acostumbrados a convivir con eso, pero fue un golpe, sí. Fue un KO lo que me dieron, en cuanto a lo que esperaba y lo que sucedió en el partido. Tengo que encontrar soluciones porque es lo que quiero y lo que el grupo necesita, y lo que yo tengo que aportarle al equipo. Tenemos que mejorar para tener chances. Cada partido es diferente. Va a estar en nosotros cómo nos tomamos esta derrota”.

Sebastián Báez abrió la serie con una caída ajustada frente a Elias Ymer
Sebastián Báez abrió la serie con una caída ajustada frente a Elias Ymer - Créditos: @Massimo Paolone

Más temprano, Sebastián Báez perdió por 6-4, 3-6 y 7-6 (7-4) con Elias Ymer. En el single dos también había distancia en el ranking, con el argentino en el puesto 37º y el mayor de los hermanos Ymer –de ascendencia etíope- como el 119º de la clasificación. La elección de Báez fue una decisión del capitán Coria, quien seguramente lo habrá visto mejor que a Francisco Cerúndolo, aun cuando Sebita llegaba a esta serie con 7 derrotas consecutivas en el circuito, desde aquella final que perdió en el torneo de Bastad frente a… Cerúndolo.

Después de un comienzo errático, Báez quedó set abajo, en un cotejo en el que la apuesta al palo por palo le daba resultados a Ymer, más cómodo y agresivo por casi una hora de acción en la rugosa carpeta del Unipol Arena. Sin soltura, Báez trabajó punto por punto, hasta emparejar el desarrollo, en un duelo marcado por los vaivenes. Sin embargo, en el mano a mano, Ymer siempre estuvo un paso al frente. En un abrir y cerrar de ojos, Báez quedó 2-5 y 15-40 con su saque. Salvó uno, dos, tres match-points. Consiguió llegar a un tie-break. Escapó de cinco puntos de partido; en el sexto, una derecha fallida del argentino marcó el final.

Un clásico en cada serie fuera de casa: la Argentina, local en todos lados, también en Bologna
Un clásico en cada serie fuera de casa: la Argentina, local en todos lados, también en Bologna - Créditos: @Ion Alcoba

“Jugó mejor que yo, eso es todo. Por ahí me faltó algo de decisión, pero él hizo las cosas bien. Intenté tomar la iniciativa, pero tuve muchos errores, y busqué más peloteos, que mi rival se viera forzado a tirar y a errar. Creo que el partido se fue por detalles. Fue una de mis primeras series de Copa Davis. Lo tomo como un aprendizaje, aún soy chico. ¿La serie de derrotas seguidas? A este nivel se pueden tener rachas buenas o malas. Yo me siento jugando bien, aunque hoy me faltaron cosas para hacer las cosas mejor”, analizó Báez, que había jugado su primera serie en marzo, contra la República Checa, como local y en canchas lentas. Aquí, todo fue distinto.

Guillermo Coria, en su primera serie copera fuera de casa como capitán
Guillermo Coria, en su primera serie copera fuera de casa como capitán - Créditos: @Ion Alcoba

¿Qué dijo Coria sobre la elección de Báez? “Vi que están los dos a la misma altura, los dos estaban pegando muy bien. A Sebas se le escapó por muy poco un partido en el que siempre estaba abajo en el resultado, y el rival no mostró el ranking que tiene. No tengo nada que reprocharle”.

En el cierre, Máximo González y Horacio Zeballos anotaron el descuento, con un 3-6, 6-3 y 6-2 sobre Andre Goransson y Elias Ymer. Un punto insuficiente para evitar la derrota en el estreno, pero que puede cobrar valor en casi de un triple empate. Machi González recordó: “En Madrid, en 2019, nos sirvió para pasar de ronda. Cada punto cuenta. No es lo mismo un 0-3 que un 1-2. Tenemos dos días para recuperarnos. Aún tenemos chances, depende de nosotros ganar las dos series que quedan”. El viernes, frente a Italia, la Argentina saldrá a jugarse a todo o nada. “Los resultados no nos hacen dudar de lo que tenemos planificado. Cuando nos toque irnos, será sin nada que reprocharnos. La actitud no se negocia”, expresó Coria. Pero la deuda no estuvo en las ganas, sino en el juego. A la Argentina le tocará ahora esperar y buscar soluciones.

Zeballos y Machi González sumaron el punto argentino en el dobles
Zeballos y Machi González sumaron el punto argentino en el dobles - Créditos: @Ion Alcoba

Cómo sigue la serie

El programa en el Unipol Arena de Bolonia marca una serie por día, por lo que el Grupo A de las Finales de la Davis se extenderá hasta el domingo. Este miércoles se medirán Croacia (sin Marin Cilic y con Borna Coric) y el local Italia (con Sinner, Berretini, Musetti y Fognini), presumiblemente los dos equipos más fuertes, y el jueves será el turno de Croacia y Suecia. La Argentina se medirá el viernes desde las 10 con Italia y el sábado con Croacia, mientras que el domingo Italia cerrará el grupo contra los suecos.

En cuanto a los otros grupos, Carlos Alcaraz llegó para jugar con España. El flamante campeón del US Open desembarcó en Valencia, donde España debutará hoy por el Grupo B contra Serbia (sin Djokovic). Se prevé que el capitán Sergi Bruguera lo guardará para los duelos ante Canadá (viernes) y Corea del Sur (domingo).