La contundencia, la tarea pendiente para Barcelona

·2  min de lectura

El inicio de temporada para Barcelona, a pesar del esfuerzo hecho, estuvo lejos del ideal en la presentación oficial de varios de sus refuerzos. Igualó sin goles con Rayo Vallecano como local en un partido que marcó, además de un registro histórico, la difícil tarea que tendrán que afrontar en LaLiga.

El equipo de Xavi realizó todo el desgaste en el Camp Nou y fue superior a su rival a lo largo de los 90 minutos, pero no logró plasmar la diferencia en el marcador. Por ese motivo, comenzó su campaña con un empate 0-0 que no reflejó lo demostrado en el campo de juego, pero también lo sufrió.

Precisamente, con ese resultado, volvió a iniciar su año con una paridad y sin convertir en su estadio desde septiembre de 1968, cuando terminó 0-0 frente a Real Sociedad. No solo eso, sino que rompió una racha de 20 años de ganar ininterrumpidamente como local por la 1.° fecha tras un 2-2 con Atlético de Madrid en 2002.

Además, encadenó dos encuentros (luego del 0-2 con Villarreal la última jornada) sin poder anotar en su casa entre todas las competiciones por tercera vez desde noviembre de 2021, cuando igualó con Benfica y Betis en ese entonces y ante Cádiz y Rayo Vallecano en abril, tras no hacerlo desde abril de 2008.

El Culé generó una gran cantidad de situaciones, pero desaprovechó una tras otra. De hecho, completó 21 remates totales, aunque solo seis tuvieron al arco como destino, lo que plasma una gran diferencia con el conjunto de Vallecas, que apenas tuvo cuatro disparos, pero dos de ellos fueron a portería.

Robert Lewandowski, en su debut, fue el que más protagonismo asumió y cinco de los tiros fueron suyos, pero no tuvo la puntería suficiente porque solo uno fue al arco. En realidad sí convirtió con clase en el inicio del compromiso por encima de Stole Dimitrievski, pero el árbitro no lo convalidó por offside.

Otro de los que se destacó fue Ousmane Dembélé por su participación en la generación de juego debido a que dio un total de cinco asistencias y completó cuatro remates, dos al arco, aunque solo le faltó fuerza para poder superar al arquero. Sin embargo, sobre el cierre, con la desesperación a cuestas se vio lo mejor.

Ya con Ansu Fati, Franck Kessié, Frenkie de Jong y Pierre-Emerick Aubameyang en cancha, Barça inclinó el terreno a su favor y obligó la reacción del arquero rival en varias ocasiones, pero no pudo torcer el destino pese a todos sus intentos, por lo que tuvo que conformarse con un simple punto.

Incluso, luego de dos desatenciones en defensa, se pudo haber quedado con las manos vacías. Álvaro García y Sergio Camello tuvieron en sus pies la ventaja para los de Andoni Iraola, pero Marc-André ter Stegen lo impidió. La obligación de Barcelona ahora es ser contundente para no tener que mirar hacia su arco nunca más.

Foto: Barcelona