Comoros, el sorprendente seleccionado que juega por primera vez la Copa África de Naciones y llegó a los octavos de final, pero se quedó sin arqueros

·6  min de lectura
En un partido decisivo, Comoros derrotó a Ghana por 3-2 y superó la etapa de grupos del certamen, para delirio de sus jugadores
DANIEL BELOUMOU OLOMO

Como para darle más épica a su primera participación en la Copa África de Naciones, que incluye la clasificación a los octavos de final para jugar este lunes frente al organizador Camerún, el seleccionado de Comoros no tiene ningún arquero disponible para ese partido de eliminación directa.

Una ola de Covid-19 arrasó con la delegación, con doce casos positivos, y entre ellos están afectados los dos guardavallas suplentes, Moyadh Ousseini y Ali Ahamada. Una situación excesivamente inoportuna porque ellos se disputaban la titularidad luego de que el experimentado Salim Ben Boina saliera lesionado en la agónica victoria por 3-2 sobre Ghana el martes pasado que le permitió al seleccionado avanzar en el torneo como uno de los mejores terceros. Van a necesitar por un día de “un Enzo Pérez”, que atajó en River por la Copa Libertadores ante una situación de ese estilo.

El triunfo de Comoros sobre Ghana

En total, siete futbolistas dieron positivo de coronavirus y con ellos no podrá contar el cuerpo técnico, que también tiene aislado al propio DT Amiredine Abdou, un marsellés en el cargo desde 2014. La noticia la dio a conocer el mánager El Hadad Himidi este sábado. “Los enfrentaremos con lo mejor que podamos. Sin el técnico, algunos jugadores titulares y los dos arqueros restantes, la situación para nosotros es muy difícil”, agregó el portavoz. Toda una paradoja: las Comoras fue uno de los últimos países al que llegó el Covid, en mayo de 2020.

Luego de tanta algarabía por conseguir sus primeros tres puntos en el certamen, quedarse con el tercer lugar del Grupo C y dejar en el camino a un conjunto poderoso y con experiencia mundialista como el ganés, en Comoros se les vino el mundo abajo. La pequeña nación insular, conformada por cuatro islas en el sureste africano, cuenta con poco más de 900.000 habitantes según el último censo, es el país número 21 más pobre del planeta y participa de los torneos de fútbol desde 1979.

En el ranking de la FIFA, Comoros es la selección número 132 entre las 211 registradas. Independizado de Francia en 1975, sólo 30 años más tarde su equipo nacional fue aceptado como miembro de la entidad que maneja los intereses de este deporte y en noviembre de 2019 festejó por primera vez en un juego oficial, en el 1-0 como visitante sobre Togo. Para llegar a este campeonato, como nunca antes había sucedido, sellaron su clasificación en marzo de 2021, una fecha antes de culminar su grupo, donde terminó segundo detrás del Egipto de Mo Salah.

Todos persiguen a Ahmed Mogni luego de su gol ante Ghana en la Copa de África de Naciones
DANIEL BELOUMOU OLOMO


Todos persiguen a Ahmed Mogni luego de su gol ante Ghana en la Copa de África de Naciones (DANIEL BELOUMOU OLOMO/)

El cuento de hadas se hizo realidad, para darle mucho más valor aún a su historia de pobreza y escasos recursos. “La selección es el perfecto reflejo de nuestro país y demuestra que la unión hace la fuerza. Está compuesta de jugadores originarios de todos los rincones. Todos los colores de nuestra bandera están representados. Construye la unidad”, describió Nadjim Abdou, un mediocampista de 37 años hijo del entrenador que alternó en las ligas de Francia e Inglaterra, con una sólo temporada en la primera división gala, con el Sedan Ardenas. Actualmente pertenece al Millwall, de la Championship británica.

A las Comoras la conforman cuatro islas de relieves montañosos y selváticos: Gran Comora, Mohéli, Anyuan y Mayotte, y dado que es un territorio francés muchos de sus jugadores tienen esa nacionalidad. Si se ha hecho más competitivo su seleccionado es por la historia de resiliencia y la experiencia que le aportan piezas claves de su columna vertebral al competir en las ligas francesas. Camino a Qatar 2022, de todos modos, no superó la primera rueda.

A cinco minutos del final, el segundo gol de Ahmed Mogni le dio el triunfo y la clasificación a Comoras en el 3-2 sobre Ghana por la Copa de África de Naciones
DANIEL BELOUMOU OLOMO


A cinco minutos del final, el segundo gol de Ahmed Mogni le dio el triunfo y la clasificación a Comoras en el 3-2 sobre Ghana por la Copa de África de Naciones (DANIEL BELOUMOU OLOMO/)

“Cuando juega la selección, todo se detiene en nuestro archipiélago. Los papás, las mamás, los abuelitos y abuelitas, los niños... Absolutamente todo el mundo apoya a la selección nacional y esperamos representarla lo mejor que se pueda. Tal vez haya cuatro islas, ¡pero solamente hay un equipo!”, enfatizó el centrocampista. De hecho, el fútbol es el deporte nacional en las Islas y cada ciudad tiene su propia liga. El título unificado se define en un triangular entre los campeones de Gran Comora, Mohéli y Anyuan.

La selección conforma su plantel a base de orgullo y sentido de pertenencia. Casi todos sus convocados juegan desde la segunda a la quinta división de Francia. La excepción a la regla es El Fardou Mohamed Ben Nabouhane, el máximo goleador histórico de Comoros, nacido paradójicamente en la única isla de la que no surge un campeón nacional, la volcánica Mayotte, bajo jurisdicción francesa. Actualmente en el Estrella Roja, de Serbia, no sólo juega en Primera sino que lo ha hecho en la Champions League. Con la camiseta verde de su país anotó 16 tantos en sus primeros 30 encuentros, incluido un hat-trick el 1 de septiembre pasado en la mayor goleada conseguida por el equipo, el 7-1 sobre Seychelles en un amistoso preparatorio para esta Copa África de Naciones.

Las dos derrotas en el comienzo del torneo no alteraron la ambición de los jugadores y el cuerpo técnico de Comoras, que siempre rindió tributo a su público en Camerún
Fédération de Football des Comores


Las dos derrotas en el comienzo del torneo no alteraron la ambición de los jugadores y el cuerpo técnico de Comoras, que siempre rindió tributo a su público en Camerún (Fédération de Football des Comores/)

Las Islas Comoras, donde se habla la lengua local, el árabe y el francés, están situadas en la ruta marítima entre los principales puertos de Kilwa y Mozambique, en la salida del oro de Zimbabwe, y el 80% de su población se dedica a la agricultura y la pesca de subsistencia. Las principales exportaciones son la vainilla, especias como el clavo o la canela y diversas esencias y aromatizantes, gracias a su generosa producción de flores y plantas exóticas.

Por estos días, en pleno estado de júbilo deportivo y más allá de las bajas en el equipo para enfrentar a uno de los favoritos, todos huelen a gol y respiran fútbol. En sus calles sofocantes y húmedas, sus playas de arena blanca que parecen vírgenes y su recorte paradisíaco con baja afluencia de turistas se aferran a la bandera amarilla, blanca, roja, azul y verde con una luna creciente y cuatro estrellas que está en uso hace 20 años. La ilusión se cotiza mucho mejor que los francos comorenses, que están en una relación de casi 500 a 1 con el euro. Aunque pocos se atrevan a dar un peso por este seleccionado caído en desgracia por los contagios de Covid.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.