En el comienzo de la Triple Corona de turf, El Musical ganó la Polla de Potrillos de Palermo y les dio el primer gran éxito a su entrenador y a su propietario

·5  min de lectura
El Musical, con Juan Cruz Villagra, derrotó por medio cuerpo a Natán en la Polla de Potrillos, en Palermo, paso inicial de la Triple Corona del turf.
El Musical, con Juan Cruz Villagra, derrotó por medio cuerpo a Natán en la Polla de Potrillos, en Palermo, paso inicial de la Triple Corona del turf. - Créditos: @Hapsa

En el álbum de figuritas del turf, tomando un ejemplo que está de moda en el fútbol con el Mundial de Qatar 2022, Miguel Cafere aparece con la copa en forma repetida. Sin embargo, este sábado en el sobre apareció la más buscada desde que se dedica a entrenar en solitario: el Grupo 1 que le faltaba. El Musical, uno de los mejores caballos que tiene en sus caballerizas en la Villa Hípica de San Isidro, hizo la carrera de su vida y se adjudicó la Polla de Potrillos, en el inicio de la Triple Corona, en Palermo.

A los 50 años, Cafere festejó en un gran premio por primera vez como cuidador y tuvo como aliado al jockey Juan Cruz Villagra, que volvió a vencer en esa competencia luego de una década pero está familiarizado con los grandes éxitos. La confianza de ellos en El Musical estuvo desde los comienzos del potro, pero algún retroceso en el primer semestre nubló el horizonte. El zaino recuperó fuerzas en el momento justo de la temporada, el mes pasado. También, en una recta final que necesitó dar todo para contener por medio cuerpo a Natán y cumplir su profecía.

El equipo de El Musical y el stud Mamina, que ganaron su primer Grupo 1; también su entrenador, Miguel Cafere (de traje)
El equipo de El Musical y el stud Mamina, que ganaron su primer Grupo 1; también su entrenador, Miguel Cafere (de traje) - Créditos: @Hapsa

“Había ansiedad, sí, claro. Veníamos ganando carreras importantes, pero no llegaba el gran premio”, confesó el preparador. Hace dos años inició este ciclo, al frente del stud Mamina, luego de ser jockey hasta 2005 y trabajar durante 13 años como asistente de Guillermo “Bebe” Frenkel Santillán. Había decenas de fotos de Miguel levantando trofeos, pero ninguno de los grandes quedaba en casa. Era parte de un equipo que no lideraba. Ahora, sí.

“Yo fui jockey, pero siempre quise ser entrenador. Y aprendí mucho al lado de gente notable, como Cacho Pascual, Carly y Pochi Etchechoury, Vicente Santos... Y Bebe, que un día me dio plena libertad para reemplazarlo cuando tuvo hepatitis y estuvo complicado. Fue muy generoso siempre conmigo. Esa experiencia hizo que tenga una base muy sólida”, confiesa. Cafere es quien trabajó con Calidoscopio en California durante varios meses cuando el caballo argentino viajó para representar al país luego de clasificarse en Palermo para el Marathon de la Breeders’ Cup. Frenkel Santillán se unió a la travesía cerca de aquella carrera que finalmente ganó el ejemplar de la atropellada mágica.

El GP Polla de Potrillos

Por esas cosas del destino, por aquellos días Diego García se sumaba a la hípica. Sus vidas se unieron más tarde. Hace nueve años es propietario de Mamina, la caballeriza que al fin pudo ganar un gran premio después de tanto buscarlo. Lo tuvo al alcance de las manos más de una vez, pero se le escurrió como el agua entre los dedos. El maleficio se rompió en la prueba que aparecía como un nuevo duelo entre Niño Guapo y Subsanador. Ambos quedaron en roles secundarios. Siquiera pudo hacerle sombra Sea Wolf, el alazán propiedad del futbolista Nacho Fernández, que intentó sumarse a la pelea en el último tramo recto y cruzó el disco cuarto.

¿Buscarán seguir el camino de la Triple Corona? “Vamos a ver cómo sigue el caballo y evaluarlo tranquilo. Tiene condiciones para correr tanto el Jockey Club como el Nacional”, dijo Cafere. Una cita es el mes próximo en San Isidro, sobre 2000 metros de césped, una superficie en la que nunca corrió. La otra, en noviembre en Palermo, en 2500 metros de arena. Ganar las tres pruebas es algo que ninguno consigue desde 1996. Las estadísticas no tienen peso cuando los patrones sueñan con la gloria. Y la ilusión está.

Una Arrabalera, la ganadora de la Polla de Potrancas, encierra una historia con un contraste entre la desesperanza y la ilusión. Nació y creció en el haras Renacer, un pequeño campo en la localidad bonaerense de Mercedes con muy pocas pariciones que abandonó la crianza durante la pandemia. “El dueño nos ofreció los últimos cuatro productos que le quedaban, los compramos y tres de ellos ya ganaron”, recordaron Jorge y Lucas Brunasco, padre e hijo, los propietarios del stud Tinta Roja. Todos comenzaron a competir esta temporada y esta alazana no sólo es la mejor de ese lote, sino la primera vencedora de un gran premio para la cabaña mercedina.

El GP Polla de Potrancas

“La yegua ganó debutando en diciembre y no teníamos muchas opciones durante el verano, por lo que corrió contra los potrillos en el césped de San Isidro y un Grupo 3 en Palermo. En las dos llegó tercera y nos fuimos a La Plata, donde venció en cuatro de los seis clásicos que la presentamos”, repasaron en familia. La última de esas conquistas fue en la Polla de Potrancas platense, por seis cuerpos. “Ahí nos entusiasmó y decidimos volver a Palermo para esta carrera, aunque sabiendo que era difícil. Si llegaba cerca nos quedábamos contentos, pero fue muy guapa”, subrayaron.

Como entre los potrillos, la definición fue por medio cuerpo. Dejó segunda a Doña Yerba, la única que no había corrido sobre arena de las doce participantes que estuvieron en las gateras, en un desenlace increíble: las siete primeras llegaron en menos de dos cuerpos.

Una Arrabalera logró la hazaña de imponerse en las dos Pollas; a la platense le sumó la de Palermo, de Grupo 1
Una Arrabalera logró la hazaña de imponerse en las dos Pollas; a la platense le sumó la de Palermo, de Grupo 1 - Créditos: @Hapsa

En el General San Martín, la prueba de 2400 metros sobre césped que completó la fiesta porteña, Miriñaque volvió a superar a Special Dubai, como sucedió en las dos etapas anteriores del torneo Oro Verde. Se quedó con la carrera y con el campeonato por puntos, aunque ambos tordillos entregaron el final más emocionante del certamen. Los separó un hocico, en un compromiso cuyo desarrollo se hizo tan lento que se convirtió en una partida de ajedrez. Y el favorito apeló a la garra y al corazón, de la mano del brasileño Francisco Gonçalves, que completó su doblete propio en el más alto nivel iniciado con Una Arrabalera.

El GP General San Martín

Miriñaque, que hace tres años fue el ganador de la Polla, es el tercer caballo en quedarse con las tres pruebas del torneo, algo que solamente había sucedido en 2014 y 2016, cuando lo lograron el brasileño Ganesh y Besitos, respectivamente.